October 17, 2003

Cine más grande que la vida

Clint Eastwood remueve cualquier crítica sobre su obra con Mystic River

Por Jose Daniel Bort

Bienvenidos al cine “experiencia”. Cine donde los temas tratados importan. Cine de elegancia y gradilocuencia. Cine épico y a la vez intimista. Cine comprometido e informal a su vez, confiando el material a actores de primera línea. En lo que respecta a películas de Hollywood, no se puede llegar más lejos que el “Mystic River”.

Eastwood es un cineasta sumamente afortunado. Tiene la capacidad de conseguir todas las ventajas de trabajar en un estudio como la Warner (en la que mantiene una oficina perenne, al estilo de las antiguas leyendas del cine). Sin embargo, cada vez que saca su cámara opta por hacer películas pequeñas que se pagan solas y que no tienen un ápice de malgasto financiero o temático.


Clint Eastwood

El autor (como todos los grandes) ha hecho películas menores engrasando los motores, descubriendo las cadencias de sus propios temas, hasta que en una película la maquinaria engrana y todo sale fluído, generalmente con una gran carga emocional. El momento de Eastwood ha llegado con esta película sobre lazos humanos y secretos incontables.

En los suburbios de Boston, tres muchachos adolescentes reparten su tiempo entre prácticas de Hockey en la calle y conversaciones sobre los Medias Rojas. Cuando un policía se acerca maliciosamente y toma a uno de ellos en custodia, las cosas se ponen negras rápidamente y seguro dejarán huellas en los tres protagonistas de la historia.

Nos acercamos al presente. Los tres muchachos ahora son hombres con vidas establecidas. El que más ha prosperado es Sean, encarnado por Kevin Bacon, un investigador de homicidios, que ve el antiguo vecindario desde lejos y recuerda. De ellos, es el que peor está sentimentalmente: su esposa lo abandonó por otro y lo llama constantemente por teléfono, sin hablar. Es el menos impactante de los personajes pero el que sirve para narrar la historia.

Sean Penn es Jimmy, que en vez de salirse del vecindario, decidió hacerlo su hogar de por vida. Desde su puesto clave como dueño del abasto local domina y controla todas las actividades alrededor suyo. Lamentablemente las cosas escaparon de su alcance una noche, y su primera hija es encontrada muerta y ultrajada.

Eastwood no rehuye la violencia, la manipula y la muestra sin reparos. Apunta la cámara, cual Dirty Harry en pena, exactamente donde la violencia está (en las manos ensangrentadas del principal sospechoso, en el foso donde consiguen el cadaver, en cualquier plano cerrado a la cara de Jimmy), y se aprovecha de ella para morbosamente contar la historia. Parece horrible pero no se puede quitar la vista de la cara. Eastwood sabe lo fascinante que es, y lo enseña sin tapujos.

El otro gran baluarte es su técnica en el manejo de los actores. Tiene el ritmo cinematográfico reducido a una ciencia, y sabe exactamente las dinámicas que funcionan.

Deja que Sean (con su compañero Whitey, en escena con un efectivo Laurence Fishburne), explote en sus diálogos juntos y deja al mandilón Dave (exquisitamente representado por Tim Robbins) asumir las pausas que necesite.

Dave es el secreto de la historia, el muchacho sacado de su inocencia que nunca más pudo reclamar su vida. Es la carta salvaje que juega a la improbabilidad durante toda la historia y que conoce su destino desde el principio. Robbins está maravillosamente acompañado por su esposa Celeste, la cual en manos de Marcia Gay Harden explota todas sus posibilidades. La pareja y Sean Penn deberían tener nominaciones al Oscar seguras para este año por sus trabajos.

Mystic River no deja de ser cruda de admirar, difícil en su contenido y retadora en su letargia pasivoagresiva, pero reverbera en la mente durante mucho tiempo después se revisita al menor momento y por las nimias circunstancias. Cuando el trabajo de un autor se recuerda una y otra vez más, moviendo las fibras sentimentales de cada uno de los nervios, se sabe que estamos ante una gran obra. Una obra maestra.

Mystic River
Actuada por: Sean Penn. Tim Robbins, Kevin Bacon, Laurence Fishburne, Marcia Gay
Harden y Laura Linney
Dirigida por: Clint Eastwood
Clasificación: R
5 de 5 chiles

Return to the Frontpage