October 15, 2004

Libres por la palabra: Protesta nacional contra crímenes a periodistas en México

Por Luis Alonso Pérez

Francisco Ortiz Franco, editor del semanario ZETA, fue asesinado el pasado 22 de junio en la ciudad de Tijuana, al momento en que abordaba su auto, acompañado de sus hijos de 8 y 10 años.

Un hombre encapuchado –supuesto sicario de la mafia– descendió del lado del copiloto de un automóvil, le disparó cinco veces y emprendió la huida.

Su noticia apareció rápidamente en los noticieros nacionales y en las primeras planas de los periódicos.

El pasado lunes 11 de octubre se llevó a cabo una protesta en la ciudad de México y en las principales ciudades del país, en repudio a su homicidio y el de otros tres periodistas mexicanos asesinados en los últimos siete meses.

Manifestación Nacional

La manifestación comenzó a las 11 de la mañana, hora de la ciudad de México, con una marcha que dio inicio en el Monumento a la Revolución y llegó a su fin en el edificio del Senado de la República, en donde hicieron entrega de una carta de protesta y una declaración de diez puntos que contiene demandas y denuncias a las autoridades, pero a la vez incluye un compromiso de mejorar la profesión del periodismo en el país.

El documento lleva el nombre “Declaración contra la violencia a periodistas y por la plena libertad de expresión en México” fue realizado gracias a las discusiones en el foro del Centro de Periodismo y Ética Pública y firmado por 300 comunicadores de 25 estados, con el apoyo de profesionales de ocho países.

Entre sus puntos principales destacan las demandas para que las autoridades permitan la plena libertad de expresión y castigo ejemplar para las agresiones en contra de periodistas. Demandan el derecho a un salario digno, al secreto profesional, así como que los delitos perpetrados contra los informadores sean establecidos como de carácter federal en lugar de local.

Sin duda la demanda más importante es que las autoridades garanticen la seguridad para el ejercicio periodístico, debido a que en México existen amenazas que restringen la libertad de expresión. Entre las más graves se encuentran la censura política y el crimen organizado, particularmente en la frontera norte del país, en donde se ha obligado a los medios a practicar la autocensura como la única forma de garantizar la seguridad de los periodistas.

A la vez que el documento contiene exigencias a las autoridades, también incluye una iniciativa de parte de los periodistas para asumir un compromiso ético de mantener el respeto y derechos de los involucrados en la información, sin sacrificar la calidad informativa, así como rechazar la impunidad a los periodistas deshonestos que abusan de las facultades y el poder de sus medios como forma de satisfacer sus intereses personales.

Este documento también fue dirigido a los legisladores, gobernadores y en especial al Presidente Vicente Fox.

Manifestación en Baja California

Al mismo tiempo que se llevaba a cabo la manifesta-ción en la capital del país, un grupo de reporteros, camarógrafos, fotógrafos y locutores bajacalifornianos se reunieron en el Centro Cívico de la ciudad de Mexicali –capital del Estado– para manifestarse en contra de la violencia a periodistas y a favor de la garantía a la plena libertad de expresión en este Estado.

Comunicadores de El Mexicano, La Crónica, La Voz de la Frontera, TV Azteca, Univisión, entre otros, llevaban carteles con las frases “Ni uno más” y “Basta de impunidad” así como un moño negro en señal de luto.

En el evento se realizó un breve discurso en el que se hicieron públicas sus demandas y se exigió el esclarecimiento de los delitos en contra de sus colegas.

Al final se guardó un minuto de silencio por los compañeros que han fallecido.

Crímenes a periodistas

Once periodistas han sido asesinados en México durante los últimos cuatro años, nueve se han cometido en los estados fronterizos de Tamaulipas, Chihuahua y Baja California. Cuatro de ellos en los últimos siete meses.

El asesinato más reciente fue el del Leodegario Aguilera Lucas, editor de la revista Mundo Político. Su cuerpo fue encontrado el 8 de septiembre después de varios días de secuestro, en la ciudad de Acapulco, Guerrero.

El 31 de agosto, el columnista y profesor de preparatoria Francisco Arratía Saldierna fue encontrado agonizando afuera de un hospital en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas después de haber sido secuestrado.

Su cuerpo mostraba señas claras de tortura, especial-mente en las manos, ya que todos sus dedos se encontraban fracturados. Fue trasladado al hospital cercano donde falleció.

Se cree que su muerte fue parte de una venganza por sus críticas severas a personajes políticos y a miembros del crimen organizado, en su columna “Portavoz”.

Sin duda el crimen de mayor repercusión nacional fue el del editor del Semanario ZETA Francisco Ortiz Franco, el 22 de junio en la ciudad de Tijuana.

Su caso ha sido analizado por la Sociedad Interamericana de Prensa y por el Comité de Protección a Periodistas, el cual ha enviado a la ciudad de Tijuana a dos de sus miembros con el fin de reunir información y en base a ello, hacer pública su postura ante el caso.

El primer asesinato de este año fue el de Roberto Mora, director editorial de El Mañana de Nuevo Laredo, Tamaulipas, quién fue apuñalado al bajar de su automóvil el 19 de marzo.

Return to the Frontpage