October 14, 2005

Para que Nadie Quede sin Votar

La nueva ley que permitirá votar a millones de mexicanos en el extranjero se pone a prueba

Por Eduardo Stanley
Pacific News Service

A fines de junio de este año el congreso mexicano aprobó la propuesta de ley que permitirá a millones de ciudadanos de ese país votar en el extranjero, culminando así años de reivindicaciones y reclamos por parte de quienes dejaron sus tierras para buscar un futuro mejor en otro país, pricipalmente Estados Unidos.

La creciente importancia económica y política de los migrantes mexicanos ya no pudo ser ignorada y lentamente sus voces comenzaron a ser escuchadas. Si bien la ley que establece el derecho al voto no es lo que originalmente se pedía, no deja de tener trascendencia histórica ya que por primera vez millones de migrantes podrán influir en el destino de México.

“Hay 4.2 millones de votantes registrados que viven en Estados Unidos”, dijo Jesús Martínez Saldaña, primer diputado de los migrantes michoacanos. “Es muy importante la promoción del voto”. Martínez participó de la conferencia de prensa convocada por el Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB) el martes 4 de octubre en Fresno, donde esta organización anunció que promoverá intensamente el voto de los mexicanos.

El primer paso es conocer los principales requisitos para poder votar: tener credencial de elector, registrarse con el Instituto Federal Electoral (IFE) por medio de una solicitud y, finalmente, mandar el voto por correo registrado en el 2006. Y también se necesita conocer las fechas para cada uno de estos pasos.

“A quienes están registrados y tienen su credencial de elector, les recordamos que este documento no caduca y por lo tanto no es necesario renovarlo”, dice Martínez. Y agregó que aquellos que visitan México en diciembre y que no están registrados, deberían aprovechar para hacerlo.

Los que tienen su credencial deberán comunicarle al IFE su deseo de votar. Para esto, deberán registrarse enviando una forma con sus datos. La forma se puede obtener en los consulados mexicanos o en el internet (www.ife.org.mx). El plazo máximo para enviar esta forma es el 15 de enero, 2006. “la gente debe prestar atención a ciertos detalles”, afirma Oralia Maceda, representante del FIOB. “Por ejemplo, las formas no se pueden fotocopiar, deben ser originales”. También le recuerda a los interesados que no pueden registrarse con un apartado postal, sinó declarando su dirección física.

Luego, del 15 de abril al 20 de mayo el IFE mandará las boletas para votar a los que se registraron. Los votos deberán mandarse por correo registrado a México. De acuerdo a un comunicado del IFE, los sobres serán recibidos directamente en el aeropuerto, y por lo tanto, están asegurados.

Durante la conferencia de prensa se aclaró que para registrarse con el IFE y votar no se requiere residencia legal en este país y que solamente los ciudadanos mexicanos pueden participar.

Pero además de motivar a los mexicanos a votar, organizaciones y activistas están interesados en garantizar que la mayor cantidad de gente participe de este proceso. Y para esto, organizaciones como el FIOB asesorarán a quienes necesiten ayuda para completar la forma de registro. “Tendremos formas disponibles y les diremos cómo llenarlas”, comenta Maceda. “El Frente Indígena tendrá también voluntarios a lo largo del Valle Central y trabajará con otras organizaciones para asegurar este proceso, inclusive en Los Angeles”.

Por su parte, el diputado Martínez comentó sobre los esfuerzos realizados en Michoacán en apoyo a este proceso. Entre otras medidas, el congreso y funcionarios de ese estado están buscando una amplia colaboración con gobiernos locales para promover el voto entre sus ciudadanos, familiares de migrantes y los que visiten sus comunidades durante las fiestas decembrinas.

Las dudas iniciales sobre el proceso, en parte debido a la tradicional falta de credibilidad del correo mexicano, parecen estar cediendo debido a los pasos dados por las autoridades a fin de corregir estas deficiencias y generar una mayor confianza entre los ciudadanos. Las presiones de activistas y organizaciones de base como el FIOB serán cruciales para lograr transparencia en este proceso. “No les diremos por quién votar, sino cómo registrarse con el IFE y los pasos que deben seguir hasta mandar el voto”, concluye Maceda, optimista.

Return to the Frontpage