October 10, 2003

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos

“Cielos Claros” para corazones saludables

Durante los últimos veinte años hemos visto mejoras importantes en la calidad del aire en gran parte de los Estados Unidos.  Pese a estas mejoras, millones de estadounidenses todavía viven en áreas que no cumplen con los estándares de salud para la calidad del aire de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos. Mientras la calidad del aire es una preocupación de todos los estadounidenses, los hispanos tienen una razón específica para entender los riesgos que la contaminación ambiental representa para su salud.

A pesar de que la población hispana en los Estados Unidos es relativamente joven —el 66 por ciento de los hispanos son menores de 35 años conforme a estadísticas brindadas por el Instituto Nacional para el Corazón, los Pulmones y la Sangre— las enfermedades cardíacas son la causa principal de muerte entre este grupo.

En años recientes, docenas de estudios médicos han establecido un vínculo entre la contaminación del aire y la salud cardiovascular. Un tema especialmente preocupante es el contaminante conocido como materia particulada fina (o materias de partículas finas).  Debido a la habilidad de estas partículas microcópicas de llegar a las profundidades del corazón y los pulmones, pueden ocasionar numerosos problemas de salud, incluyendo la agravación de las condiciones cardiopulmonares existentes. Las personas que padecen de enfermedades del corazón y los pulmones, particularmente los ancianos y los niños, tienen el mayor riesgo cuando están expuestos a estas partículas.

La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos ya ha tomado num-rosas acciones que reducirán las concentraciones de las materias finas particuladas, incluyendo el establecer nuevos estándares rigurosos para los vehículos de pasajeros y los motores diesel grandes. Además, el Presidente Bush ha propuesto el esfuerzo más agresivo en la historia reciente con el fin de reducir la contaminación de las plantas de energía eléctrica-o sea, el Acta de los Cielos Claros.

De ser aprobada por el Congreso de los Estados Unidos, el Acta de los Cielos Claros reduciría en un 70 por ciento las emisiones de los tres contaminantes más dañinos emitidos por las plantas energéticas. Cuando la iniciativa sea implementada en su totalidad, Cielos Claros evitaría miles de muertes prematuras cada año. Esta Acta brindaría miles de millones de dólares en beneficios económicos, ahorraría millones de dólares en gastos de cuidado médico y aumentaría por millones el número de personas viviendo en áreas con el aire limpio todo el año. Para el año 2020, los Cielos Claros ayudaría a 35 condados adicionales que albergan a 12 millones de personas, a cumplir con las normas de salud establecidas por la EPA para la materia particulada fina.

El Acta de los Cielos Claros, en combinación con controles más estrictos de otras fuentes de contaminación, ayudará a proveer reducciones reales y seguras de la contaminación aérea en los años venideros. Mientras tanto, la EPA está trabajando para garantizar que haya un fácil acceso a la información sobre la calidad de aire en su comunidad. Un índice sobre la calidad del aire está disponible en la mayoría de los periódicos, en los informes del tiempo televisados y en el sitio de la EPA en el www.epa.gov/airnow. Desde el primero de octubre, este índice de calidad de aire se amplió para incluir los pronósticos sobre las partículas de materia fina.

Para aprender más acerca de cómo el Acta de los Cielos Claros del Presidente Bush reduciría la contaminación de materias finas en su área, y de cómo esto contribuye a mejorar su salud,  visite el sitio: www.epa.gov/clearskies  o llame a su Línea de Ayuda al 1-800-473-3003.

Fuente: Jeff Holmstead. EPA’s Assistant Administrator for the Office of Air and Radiation

Return to the Frontpage