October 10, 2003

Quentin usa a Uma para matar a Bill

Alucinante explotación de géneros es Kill Bill

Por Jose Daniel Bort

Tarantino a secas, el amado, odiado, reverenciado, temido y discutido director pop de los noventa, tardó seis años en traer un nuevo producto a las pantallas. Valió la pena la espera.

Lo odias o lo amas. No hay media tinta con este director. Lo que es indudable es su profundo conocimiento de como usar una cámara y apuntarla a la cabeza del espectador dispuesta a partirla en dos. Tarantino sabe de cine y usa el medio como los maestros.

Las películas de Tarantino manipulan la violencia. Es uno de los pocos directores que es capaz de acercarla tanto al visor del espectador que se hace sentir implacable, o alejarla de forma tal que tan solo puede parecer ridícula. La primera escena de “Kill Bill” se puede llamar “Tarantiana”. ¿Alguna vez se ha imaginado cómo puede doler un tiro a quemarropa? Aunque algunos directores de acción pueden haberlo olvidado, Tarantino se lo recuerda al público sin aspavientos.

Pero después, a mitad de la película, Tarantino rompe la convención, y se gasta cuatro mil quinientos galones de sangre (de tres tipos, la americana, la japonesa y la china) en una de las escenas más sangrientas jamás imaginadas, de esas que nadie se las cree. Todo esto lo hace con la profunda convicción que el público entenderá el resultado.

“Kill Bill” se explica en el título. Vamos a matar a Bill. Eso es todo. Lo que le falta de contexto lo tiene en acción y suspenso. Y en una construcción de personajes clásica que siempre funciona. El mayor éxito de este film es la depicción de los personajes de la “Novia” y Bill. A pesar de que solo vemos a Bill de reojo por algunos segundos, al ver a “Kill Bill” sabemos todo sobre Bill. Y estamos deseando matarlo.

La novia pertenecía al grupo de “Víboras asesinas a sueldo” que encabeza Bill. Al abandonar el escuadrón y tratar de hacer una vida diferente, Bill jura venganza. En el día de su boda, con su hijo en el vientre, Bill y el resto de las “víboras” atacan la iglesia en El Paso, Texas, donde se casa la novia y matan a todo el mundo. Tan solo la novia queda milagrosamente viva, en coma.

Cuando la novia despierta cuatro años más tarde, quiere venganza.

Tarantino ejercita su arrogancia al extremo cuando decide cortar su creación en dos. “Kill Bill” quedó tan larga que entre cortarla toda y dejar una película completa, decidieron dejarla larga y distribuirla en dos entregas. La segunda parte de “Kill Bill” estará en carteleras a mediados de Febrero del próximo año. Para el espectador americano, esta estratagema suena a abuso. Pero, lamentablemente, Tarantino tiene dos poderosas razones para justificarla.

La película tiene dos evidentes influencias: Los “spaguetti” Westerns italianos y los films de Kung Fu chinos y japoneses. Si bien es notable la influencia spaguetti en la primera parte, la película está basada principalmente en las cintas de acción orientales. El maestro Sonny Chiba recrea su personaje “Hattori Hanzo” de la serie de los ’70 “streetfighter” (peleador de la calle), y es responsable de la coreografía de las peleas, una de las protagonistas del film. La segunda parte promete la misma ecuación al revés.

La otra verdadera protagonista es Uma Thurman. Su “novia” (inspirada y prometida a la actriz durante años) es una maravillosa invención cinematográfica, digna de ingresar al panteón de las mujeres más impresionantes jamás filmadas. Thurman utiliza el minimalísmo y la inteligencia para resolver un personaje tan físico, y esto le añade una dimensión indispensable al film. No habría “Kill Bill” de no existir Uma.

El primer volúmen sí se sostiene por sí solo y es quizá mucho mejor que la anterior “Pulp Fiction”. Esto es una premisa bastante alta, y tendremos que esperar a que la segunda parte se estrene para corroborarlo. Por lo pronto, La Novia y Bill danzarán su oda a la muerte con gracia y estilo; cercano y distante, implacable y ridículo.

Kill Bill
Actores: Uma Thurman, David Carradine, Vivica Fox, Daryl Hannah, Lucy Liu, Sonny Chiba.
Dirigida por: Quentin Tarantino.
Clasificacion: R
Chiles: 5 de 5

Return to the Frontpage