October 10, 2003

México del Norte
Jorge Mújica

El Día de la Raza

Llega el 12 de octubre y las típicas celebraciones de Cristóbal Colón, el marinero perdido que viajó de un continente a otro sin saber bien a dónde iba. Igual de perdidos están los celebrantes, porque a pesar que el viaje ya cumplió la mitad de mil años, todavía no saben bien qué celebrar.

En México (del Sur), se le llama el Día de La Raza y todavía no encontramos a nadie que nos pueda explicar si se trata de la blanca, que descubrió riquezas sin par en el llamado nuevo continente o de la negra, que ni ganas de viajar tenía, pero también llegó a este continente o de la amarilla, que los datos históricos prueban había estado en este continente siglos antes que don Colón.

En Estados Unidos no se meten en tanta bronca y para ser correctamente políticos y no ofender a ninguna raza, lo que celebran es el Día de Colón. Los principales celebrantes son los italianos, no los españoles y de hecho son los únicos que recuerdan la fecha.

Pero aquí en México del Norte a la raza (no la de colores) sino a La Raza, la gente, la tropa, le ha dado por celebrar una carrera.

Hace algunos años comenzó la tradición de echarse una carrerita en Nueva York, desde la Catedral de San Patricio (santo patrono de los irlandeses, que pelearon en México contra la invasión gringa) al barrio del Bronx, sede y residencia de más poblanos que toda la provincia de la tierra de los camotes y las lenguas viperinas. El motivo de la carrera era celebrar que habían completado otra carrera, la de la frontera hasta la Gran Manzana sin que la “migra” los hubiera podido alcanzar. Además, celebraban porque habían conseguido trabajo o superado alguna bronca de salud aunque no tuvieran seguro médico.

Exagerados como siempre, los mexicanos han ido ampliando la carrera paulatinamente y mientras más larga, más tardada. Antes la carrera se corría nomás el 12 de diciembre, pero hoy es tan larga que comienza el 12 de octubre.

La Virgen maratónica

Este año la carrera cubrirá 5.771 kilómetros, abarcará 14 estados de México del Norte y 10 de México del Sur. Es la carrera de la Antorcha Guadalupana, que sale de la Basílica de la Virgen de Guadalupe en el DeFe y llega a la Catedral de San Patricio, en Nueva York.

Aunque Vicente Fox ya nomás quiere un programa de trabajadores huéspedes-braceros, de este lado de la frontera La Raza insiste tercamente en un acuerdo migratorio, en que se terminen la discriminación y el racismo contra migrantes mexicanos y que le den licencias de manejo a todos los que no maten a nadie durante el examen de manejo.

Además, se insiste en la reunificación familiar y la plena vigencia de los derechos laborales, sociales y políticos de los migrantes. Casi nada. Nomás todo.

La carrera la organiza la Asociación Tepeyac, red de organizaciones comunitarias para la defensa y promoción de los derechos humanos de millones de migrantes; y para competirle a la Caravana de la Libertad, este año demanda la regularización migratoria de más de 25 millones de trabajadores indocumentados ciudadanos de México del Norte.

La carrera comienza a las siete de la mañana en la Basílica de Guadalupe con una misa que oficiarán obispos y sacerdotes de México del Sur y del Norte, con Alex Lora cantándole a la Virgen en solidaridad con los emigrantes. También habrá un foro por los derechos de los inmigrantes en el Monumento a la Revolución, con autoridades federales y locales, además de organizaciones que apoyan a los emigrantes como Alianza Bracero Proa, Cáritas, Sin Fronteras y Mujeres Migrantes y una celebración artística en la Plaza de la República. Ya cayendo la tardecita, habrá más actos en Neza y Chalco.

Del DeFe la carrera pasa por el estado de México, Morelos, Guerrero, Puebla, Oaxaca, Tlaxcala, Hidalgo, Veracruz y Tamaulipas, estados con cientos de miles de emigrantes. Luego cruza la frontera por Matamoros y pasa por 14 estados de Estados Unidos, para llegar a Nueva York el 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe.

Así que ya sabe, no se quede atrás y haga un poco de ejercicio. Quien quita y cargando la Antorcha Guadalupana le va mejor que cruzando Arizona y haciendo deporte puede usted reunificarse con su familia y celebrar.

Return to the Frontpage