October 8, 2004

Nueve candidatos para Distrito Escolar de Sweetwater

Por Pablo Jaime Sainz

Los nueve candidatos para los dos puestos de la Mesa Directiva del Distrito Escolar de Sweetwater tienen algo en común: todos aseguran que la educación de los estudiantes es su prioridad.

Y van a hacer todo en sus manos para convencer al público que son el mejor candidato para servir en la Mesa Directiva.

Los miembros de la Mesa proveen dirección en la política al superintendente y al personal del Distrito Escolar de Sweetwater. Son electos por cuatro años y seleccionan a los oficiales de la Mesa entre ellos mismos.

Con más de 39,000 estudiantes en los grados siete al 12 y otros 41,000 estudiantes adultos, el Distrito de Sweetwater es el distrito de secundarias más grande en California. Sirve a las comunidades del sur del condado de San Diego como Bonita, Chula Vista, EastLake, Imperial Beach, National City, Otay Mesa y San Ysidro/south San Diego.

La vasta mayoría de los estudiantes son de descendencia mexico-americana y latina.

Puesto No. 2

La contienda para el puesto número 2 tiene solamente dos candidatos: Pearl Quiñones, quien está tratando de ser reelegida y es la presidente de la Mesa Directiva en este momento, y Stan Canaris, un exdirector de la EastLake High School.

Canaris, de 65 años de edad, ha trabajado en el distrito por más de 30 años. Esa expe-riencia, dijo, le da las habilidades necesarias para dirigir al distrito en buena dirección –algo que la Mesa Directiva necesita, señaló el candidato.

“Tengo las cualidades para hacer un cambio positivo”, indicó Canaris. “Cada decisión que hagamos debe ser tomada en el mejor interés de los estudiantes. La actual Mesa Directiva no está haciendo eso. Necesitamos un cambio completo de actitud acerca de la forma en que hacemos las cosas. Necesitamos tener una inspección independiente para evaluar como hemos hecho los negocios en los últimos cuatro a ocho años y que nos reco-mienden como podemos mejorar”.

Canaris dijo que el mayor reto que enfrenta el distrito en este momento es la falta de instalaciones y la falta de reparaciones a las escuelas.

“Fui y le pregunté a la comunidad y a los maestros por recomendaciones y hay consenso necesitamos más salones de clases”, dijo.

Cuando se trata de ayudar a los estudiantes mexico-americanos, muchos de ellos estudiantes del inglés como segundo idioma, Canaris advirtió que “necesitamos proveer programas después de clases donde estos estudiantes puedan adquirir las herra-mientas que necesitan para aprender inglés”.

Pearl Quiñones, de 50 años de edad y residente de National City, dijo que hace cuatro años ella se convirtió en la primera latina en ser elegida para la Mesa Directiva del Distrito de Sweetwater. Ella resalta los logros del distrito durante su periodo: programas de admisiones garantizadas para los graduados de Sweetwater puedan asistir a la Universidad Estatal de San Diego, Point Loma Nazarene University y Alliance International University; y la construcción de tres escuelas nuevas en dos años.

“Cuatro años no son suficientes”, señaló. “Necesitamos que más padres se involucren en la educación de sus hijos”.

Quiñones trabaja en la Primaria Smythe en San Ysidro como una consejera para prevenir que los niños abandonen la escuela. Ella dijo que siendo una latina de descendencia mexico-americana, se puede relacionar con la experiencia de muchos estudiantes en el sur del condado.

“Quiero que esos estudiantes me vean como un modelo a seguir. Necesitamos seguir avanzando. Si lo vamos a lograr. Si se puede. Yo pude”.

Puesto No. 4

Bob Griego terminará su periodo en el puesto número 4 y no buscará la reelección. Petra Barajas, Art Garcia, Richard Hernandez, Archie McAllister, Jaime Mercado, Lorenzo Provencio y Eduardo Valerio están compitiendo por el puesto número 4.

Petra Barajas, una corredora de bolsa y agente de bienes raíces jubilada que vive en Chula Vista, está proponiendo varios cambios.

“Las principales responsabilidades de la Mesa Directiva son darle dirección al distrito”, aseveró.

Proveer estructura al esta-blecer políticas, asegurarse que haya responsabilidades y mantener al distrito enfocado en el aprendizaje y éxito de todos los estudiantes son alguna de las cosas que ella propone.

Art Garcia tiene más de 30 años en la educación pública. Trabajó por cinco años como asistente de superintendente en Sweetwater antes de jubilarse en el 2001.

Como muchos de los otros candidatos, Garcia señala la construcción de escuelas como una de sus prioridades. También dijo que está preocupado por hacerle reparaciones a las escuelas ubicadas en el lado oeste del distrito.

Citando bajos resultados en los exámenes, Garcia afirmó que “si la expectativa del distrito es que todos los estudiantes tengan la oportunidad de asistir a la universidad, ¿como podrían con resultados tan bajos en el octavo y noveno grado? La Mesa Directiva debe proveer nuevo liderazgo y nueva dirección al personal del distrito acerca del mejoramiento de los estudiantes y hacer a los empleados responsables”.

Richard Hernandez, un exoficial del INS y contador de San Ysidro, dijo que está preocupado porque los maestros están haciendo tareas que no están relacionadas a la enseñanza.

“Yo soy una persona administrativa”, afirmó. “Puedo rescribir las responsabilidades administrativas que están siendo relegadas a los maestros. La educación es lo más importante que hay. Los estudiantes en el distrito no están siendo enseñados como deberían ser enseñados”.

Hernandez ofrece una solución fácil a lo que él considera un gran problema en Sweetwater.

“Estoy preocupado con educar a Tijuana. Cuando era agente del INS noté que muchos niños de México cruzaban la frontera para educarse aquí. Debemos realizar verificaciones de domicilios para asegurarnos que estos estudiantes viven donde dicen que viven”.

Hernandez señaló que su prioridad principal es “darle a los estudiantes latinos que ya viven en Estados Unidos una mejor educación. Se han convertido en una minoría dentro de una minoría. Necesitamos darles lo más que podamos. Simpatizo mucho con nuestros niños”.

Archie McAllister, un oficial jubilado de la Naval, afirmó que su trabajo como maestro sustituto de medio tiempo en Sweetwater, le ha dado el entendimiento de los de las necesidades de los estudiantes.

“Estoy familiarizado con los problemas de los muchachos”, indicó. “Creo que necesitamos motivar a los muchachos. Muchos de ellos no se preocupan por su educación. Necesitamos motivarlos. También necesitamos que los padres regresen a las escuelas”.

McAllister dijo que él emigró de Escocia a los Estados Unidos cuando tenía nueve años de edad. Ese evento le da un mejor entendimiento de los estudiantes recién emigrados.

“Ya que yo también fui un inmigrante, puedo relacionarme a la experiencia de muchos de estos muchachos. Yo se lo que es adaptarse a una cultura”.

Jaime Mercado, quien por muchos años vivió en San Ysidro y trabajó par a Sweetwater por 32 años, dijo que su mayor preocupación es la construcción de nuevas escuelas.

“Quiero ver que el dinero sea usado de mejor manera”, afirmó. “Los recursos no están siendo enfocados en construir nuevas escuelas o en mejorar la enseñanza de los estudiantes”.

Lorenzo Provencio, de 70 años de edad y residente de Imperial Beach, tiene 39 años de experiencia como educador. Actualmente es maestro y presidente del PTA en la Primaria Parkview en Chula Vista. También tiene experiencia como miembro de mesa directiva, y ha servido por dos periodos en la Mesa Directiva de Sweetwater y tres periodos en la Mesa Directiva del Distrito Escolar de South Bay.

Provencio ha dicho que el demandará responsabilidad fiscal.

Eduardo Valerio es el presidente de la Fundación para la Educación de Sweetwater, para la cual recauda dinero para un programa del distrito llamado Compact for Success, un acuerdo entre el distrito y varias universidades locales.

Valerio quiere asegurarse de que haya más salones de clases disponibles para los estudiantes.

“Todos los estudiantes se merecen tener el mejor ambiente posible”, indicó en su página de Internet, www.votevalerio.com. “Los fondos de la propuesta BB deben ser enfocados a donde fueron prometidos. La ciudad, los contratistas y el distrito escolar deben compartir el peso de construir nuevas escuelas. Debemos trabajar juntos para proveer escuelas a nuestra creciente comunidad y renovar las escuelas más antiguas al mismo tiempo”.

Return to the Frontpage