October 8, 2004

Noche de gala para los niños

Una lluvia de estrellas recaudando fondos para una causa noble

Por Jose Daniel Bort

La antesala del evento parecía más apropiada para los Oscares o Los Globos de Oro, los cuales se celebran cada año en el mismo recinto. Fotógrafos, periodistas, invitados, mirones y estrellas recorrían el Lobby del Beverly Hilton Hotel de arriba abajo, y la música de salsa se podía escuchar presagiante de la gran noche que la jornada benéfica “Noche de niños” tenía preparado para sus comensales.

Pero la verdadera “bomba atómica” que tenía tanta gente en alborozo era nada menos que la famosa chica del Bronx, quien acudía por primera vez a una gala a beneficio con su nombre en marquesina. Jennifer López llegó deslumbrante y eclipsó a todo el mundo con su bronceado natural y el pelo al-borotado, con tacones de aguja que realzaban el Va-lentino color melón con el fondo blanco arruchadito. El mundo se paró por un momento y lo único que se oía en la sala eran los gritos frenéticos de la marejada Papparazzi, dispuesta a matar si alguien se le ponía en frente del obturador de su cámara y la estrella.


Jennifer Lopez and girls from the Children’s Hospital Los Angeles . ‘Noche de Ninos’, a star-studded evening of entertainment to benefit the Children’s Hospital Los Angeles . Photo by Eric Charbonneau©Berliner

“Me sentí inmediatamente identificada con la labor que hace la fundación y decidí ponerme a la orden para ayudar a levantar fondos para el hospital que están construyendo. Me he encariñado mucho con los niños y estoy sinceramente feliz de que pueda aportar algo bueno para mejorar su calidad de vida”, dijo López a las cámaras de televisión.

El toque de Dusty

La velada fue la creación intelectual de Giselle Fernández-Farrand, quien es conocida en la ciudad por haber narrado las noticias en varios canales de televisión norteamericanos locales.

“El hospital de los niños de Los Ángeles recibe a cualquier niño independientemente de su condición para pagar, y es famoso por tratar los casos más difíciles de cáncer. Alrededor del 70% de los niños son de descendencia latina”, admitió Fernández-Farrand.

Giselle se unió a la labor del Children’s Hospital y conoció a un niño que le cambiaría la vida a muchas personas: Dusty Meraz.

“Esta no es una coincidencia. Algo más grande que mi misma está en juego aquí para que todo esto se dé de ésta manera” expresó Fernández-Farrand.

Ella hizo un documental sobre la vida del pequeño, quien quería ser actor. Al ver el trabajo videográfico, nada menos que Will Smith y Leonardo di Caprio se prestaron para otorgarle al niño una inscripción al sindicato de Actores (SAG). Pero di Caprio decidió establecer una relación con Dusty, se hicieron amigos después y el pequeño toco al actor en más de una manera.

El pequeño Dusty perdió su batalla contra el cáncer el año pasado, pero su ejemplo sirvió como inspiración para que 1,100 comensales se dieran cita en la velada, recaudando más de dos millones doscientos mil dólares entre el precio de entrada y una subasta silente que se llevó durante la recepción del VIP, antes del espectáculo.

La lluvia de estrellas

Eduardo Yañez y su actual novia Ana Carolina da Fonseca se encontraban entre los invitados, entre los que estaban también Tommy Hilfiger, Larry King y Melisa Rivers. Las latinas Daisy Fuentes (espectacular en un vestido negro asimétrico) y Laura Harring leyeron votos de buena voluntad para el hospital, resaltando su historia. Por su parte, el cantante venezolano Carlos Baute cantó el “chiqui chiqui” para empezar los festejos.

Inmediatamente después el bailaor Joaquín Cortes dejó boquiabierto a todo el mundo dando muestras de su ingenio con una banda flamenca. Lo siguió su compatriota Alejandro Sanz, cantando sus éxitos “No es lo mismo” y “Corazón Partio”.

Una delegación de la “Latin Recording Academy” responsable por los grammys latinos, aprovechó la oportunidad para presentar a Sanz con los cuatro premios otorgados en la última entrega del galardón. “Me siento tan emocionado como la primera vez, muchas gracias”, expresó el sorprendentemente sucinto Sanz.

Otro español hizo su presencia, esta vez a través del video. Cheech Marin apareció vestido de zorro, pero en la pantalla, el verdadero Zorro del cine, Antonio Banderas, lo retó a un duelo y le ganó. Banderas se disculpó ya que se encuentra filmando la segunda parte de la saga del enmascarado en México pero de igual forma aportó su granito de arena a la celebración.

Se le unió de la misma manera Celine Dion, quien alabó la labor del hospital y cantó uno de los temas de su espectáculo desde el escenario de Las Vegas. Su actuación dio lugar para que el CEO de la empresa MGM (recientemente adquirida por la Sony) Alex Yemenidjian, le otorgara el premio huma-nitario a la cenicienta de la noche, Jennifer López.

La actriz llamó al escenario a las cinco niñas del hospital con las que tiene una muy estrecha relación, y juntas recibieron la estatua de Lladro especialmente diseñada para esa noche. “Estoy tan movida por todo lo que está pasando ésta noche. Pero es muy importante no olvidar a todos los doctores y las enfermeras que son los verdaderos héroes que día a día hacen la vida de estos niños una vida mejor”, dijo López.

Para cerrar la noche, y sin vacilar, la actriz presentó al “Mejor cantante del mundo”, en sus propias palabras, su esposo Marc Anthony. La respuesta del salsero no se hizo esperar: “Te quiero Lola”.

Return to the Frontpage