October 8, 2004

Una Semblanza de Cristóbal Colón el Descubridor de la América

“Desde Tierra del Fuego hasta Alaska”

Por: Paco Zavala

Mucho se ha escrito sobre el tema del descubrimiento de América. Tan es así que se han encontrado vestigios de que otros viajantes, exploradores y marinos de otras culturas lo hicieron antes del gran genovés Cristóbal Colón, pero a este ilustre cartógrafo y marino es a quien se le atribuye el crédito de tal hazaña.

El próximo martes 12 de octubre celebramos un aniversario más del descubrimiento de las Américas; acto realizado por el marino y cartógrafo genovés Cristóbal Colón. Hace ya 512 años que ocurrió este hecho que ha contribuído a cambiar la faz de la tierra en todo su contorno político, geográfico, económico, religioso, cultural, etc.

Cuando a Moctezuma le llegan las primeras noticias muy vagas de que hombres extraños y barbados habían aparecido por el mar y que venían de oriente; estas eran las primeras noticias que llegaban a la tierra de Aztlán sobre tal hecho consumado en 1492, en el que Colón había descubierto un nuevo mundo y que los españoles ocupaban ya en las islas antillanas. Desde 1506, Juan Díaz de Solis y Vicente Yañez Pinzón habían descubierto la península maya (hoy de Yucatán), pero hasta 1511, no llegaron allí los náufragos del banco de las Víboras, de los cuales sobrevivieron Gonzalo Guerrero y Jerónimo de Aguilar. Indudablemente que los mercaderes pochteca trajeron la noticia a Texcoco, pues Netzahualpilli pasó a México a hablar con Moctezuma y a pronosticarle la destrucción de su reino. Netzahualpilli, (1462-1516) era el Rey de Acolhuacan e hijo de Netzahualcóyotl; su reinado se caracterizó por la severidad con que gobernó y por su prudencia. El mandó construir el palacio a Huitzilopochtli en Texcoco y Moctezuma II lo privó de territorios, además de la investidura imperial.

Indudablemente que el fanatismo que ya existía en aquellos tiempos sobre la leyenda astronómica de Quetzalcoatl, misma que ya era verdad indiscutible y que hablaba del triunfo de los hombres que venían de oriente, ésta noticia los alertó y los impactó, sobre todo para los creyentes y fanáticos como Moctezuma.

Escribir sobre este hecho sin precedentes en la historia del mundo, es asunto de nunca terminar por lo extenso que es, por los descubrimientos que se han hecho de la verdad y las infamias cometidas y por el tiempo transcurrido, lo anterior fueron unos pincelazos a datos históricos sobre las primeras informaciones que se tienen sobre la llegada de los españoles a estas tierras en aquellos tiempos.

Ahora bien, Cristóbal Colón, nació en Génova en 1446 (o proba-blemente en 1451). Sus padres fueron Domenico Colombo y Susana Fontanarossa, a los veintitantos años contrajo matrimonio en Lisboa con Felipa Moniz de Perestrelo, hija de uno de los colonizadores de Porto Santo y su trabajo consistía en realizar trazado de mapas, así inició el esbozo de su proyecto para llegar a las Indias Orientales, navegando por el Oceáno Atlántico. Su proyecto se basó en dos aspectos: Uno, que la tierra era redonda y otro, que la masa de tierra euroasiática era lo más grande que se conocía en esos tiempos.

En el año de 1481, Colón entra al servicio del Rey Juan de Portugal, al cual expuso su proyecto. El rey escuchó a Colón y envía una carabela sin resultado positivo. En 1484 se va a España y logra entrevistarse con la reina Isabel en Córdova en 1486. El plan de inmediato no podía realizarce por estar enfrascados con la guerra en Granada. Colón, siguió a los reyes a Salamanca, en donde ganó el apoyo del cardenal Mendoza. En la Rábida, cerca de Huelva, se aloja en el convento, en donde gana los afectos de fray Juan Pérez, confesor de la reina y el fraile inicia nuevas negociaciones. Por fin la empresa logra el apoyo financiero de los aragoneses y así se llegaron a las capitulaciones de Santa Fé, el 17 de .abril de 1492.

En estos documentos Colón, es designado almirante, con carácter hereditario de las islas y tierra firme que descubriese, asignándosele además el título de Virrey y Capitan General de esas tierras y un décimo de los productos de las mismas. Al fin, Colón, se traslada a Palos de Moguer y, con la ayuda de los hermanos Pinzón organiza la expedición.

Fleta tres navíos, la Santa María, que fue la nao capitana, de 100 toneladas, la que comandó Colón, con 52 hombres de tripulación y las carabelas La Pinta y La Niña, de 50 y 40 toneladas respectivamente, estas fueron comandadas por los hemanos Martín Alonso y Vicente Yañez Pinzón. Ya con las tres naves, la expedición partió del Puerto de Palos el 3 de agosto y a las 2 de la mañana del 12 de octubre, Rodrigo de Triana, piloto de La Niña, anunció que divisaba tierra. En este mismo día Colón, tomó poseción de la tierra avistada, que era la isla llamada por los indígenas “Guanahaní”, a la que Colón, rebautizó y le otorgó el nombre de San Salvador, una de las islas de Las Bahamas. Colón de inmediato exploró las Bahamas, las costas de Cuba, que llamó Juana y Haití, a la que bautizó con el hombre de Hispaniola. Encalló la Santa María y con su casco Colón construyó un fuerte que llamó de Navidad, en donde dejó 44 hombres. El 4 de Enero de 1493, prosiguió el viaje en la carabela La Niña y el 15 de marzo del mismo año arribó al puerto de Palos, de aquí continuó hacia Barcelona en donde se encontraba la corte y en ésta ciudad Colón fue recibido como gran personaje de España.

Así, Colón continúa con su labor y el 24 de septiembre de 1493 realiza su segundo viaje. En este segundo viaje lo acompañan tres carracas (antiguas naves de transporte maritimo de hasta 2,000 mil toneladas) y 14 carabelas en las que lo acompañaban una tripulación de más de 1,500 hombres. El 3 de noviembre de 1493, toca tierra del Nuevo Mundo nuevamente en la Dominica y descubre Marigalante, Guadalupe Montserrat, Antigua, las Islas Virgenes y Puerto Rico a la que llamó San Juan Buatista.

Colón, continúa su ir y venir, hasta que cayó de la gracia de la corona española y lo apresan y lo envían engrillado a España, en un o de los actos más infames e injustos. La flagrante injusticia de este trato provocó un cambió en la opinión de la corte castellana y el 17 de diciembre de 1500, Colón fue nuevamente recibido y restituído en sus derechos y propiedades. El 9 de mayo de 1502, parte nuevamente en su cuarto viaje y en esta ocasión se le prohibió llegar a Haití.

El 15 de Junio arribó a la isla de Martinino (probablemente a Santa Lucía), pero una tormenta lo obliga a refugiarse en las costas haitianas, de allí parte hacia Jamaica y el 14 de julio hace el descubrimiento de la isla de Guanuja en la costa Hondureña. Contnúa buscando por la costa mantos auríferos y el 28 de junio de 1504, parte nuevamente de retorno a hacia España, arriba a Sanlúcar y sigue para encontrar la corte en Segovia y después a Valladolid, lugar en el que residió más de un año y muere un 20 de mayo de 1506. Sus restos fueron sepultados en la Capilla de Santa María de las Cuevas, en Sevilla; en el año de 1542 sus restos son llevados a Santo Domingo; después en el año de 1796, al ceder España esa poseción a Francia, los restos son trasladados a la Catedral de la Habana, en donde fueron exhumados al perder España el dominio de Cuba. Desde entonces los restos de Cristóbal Colón resposan en la Catedral de Sevilla, España.

Para concluir, esta reseña, de los escritos de Critóbal Colón, hasta nuestros días han llegado dos informes sumarios de su primer viaje y a través de copias, el diario de navegación de su primer viaje.

Estas tierras, toman el nombre de “América” del navegante florentino Ame-rico Vespucio (1454-1512). Americo, nació en Florencia, descendiente de una familia antigua y su nombre en italiano es Amerigo Vespucci.

Return to the Frontpage