October 7, 2005

Editorial:

Proposicion 76: Presupuesto estatal y fondos escolares

Cómo está ahora: El estado de California ha tenido problemas de presupuesto desde 2001. Una caída en la bolsa de valores y el debilitamiento de la economía causaron que los ingresos del estado cayeran por debajo de los compromisos de gasto que se hicieron cuando la economía era más fuerte. Aunque los ingresos del estado están volviendo a aumentar, todavía no son suficientes para cubrir el gasto actual del estado.

La partida mayor del presupuesto es en educación. En 1988, los votantes aprobaron la proposición 98, que establece un nivel mínimo de fondos para escuelas y colegios comunitarios basado en el número de estudiantes y las tasas de crecimiento económico.

Lo que haría la Prop. 76: Cambiaría la Constitución de California sobre el manejo del presupuesto estatal de la siguiente manera:

1) Añadir un nuevo límite al gasto. El gasto del estado quedaría limitado al del año anterior, más el promedio del crecimiento de los ingresos de los últimos tres años.

2) Dar al gobernador mayores poderes para recortar los gastos del estado. Si los ingresos estatales caen por debajo de los niveles esperados, los legisladores tendrían 45 días para arreglar el problema. Si la legislatura y el gobernador no se ponen de acuerdo en la solución, entonces el go-bernador tendría la autoridad para recortar ciertos programas.

3) Cambiar la forma en cómo se calcula el nivel mínimo de fondos para escuelas y colegios comunitarios.

El argumento para el sí en ésta proposición, comienza por aclarar la necesidad de controlar el gasto del estado, declarando que el presupuesto del sistema de California está roto, resultando con déficits, presupuestos no balanceados y gastos fuera de control. Todo esto es verdad. Pero la verdadera pregunta es: ¿cómo el estado se ha involucrado en tantos problemas? ¿Será por lo qué el estado gasta en educación?

Fue hace unos pocos años que en los libros de contabilidad del presupuesto del estado registraban excedentes, (dicho de otra manera, había dinero de sobra), cuando sucedieron dos catástrofes económicas. La primera fue el choque de dot.com que prácticamente eliminó el Silicon Valley. A esto le siguió la desregulación de energía, lo cual causó que las compañías de energía aumentaran el costo de gas y electricidad a precios exhorbitantes al mismo tiempo creando una escasez artificial en el estado.

Para que California continuara su curso, el Gobernador Gray Davis eliminó el excedente del presupuesto y California todavía no se recobra.

Esto, por supuesto hace que California se encuentre en tan difícil posición y en respuesta a las más recientes proposiciones por parte del gobernador al proponer una reforma constitu-cional para adquirir un poder imprecedente sobre el presupuesto para el mismo y para los gobernadores del futuro.

En 1988, los votantes del estado aprobaron la Proposición 98, una Constitución Estatal, la cual era la garantía de un mínimo de fondos para años escolares de K-12 y colegios comunitarios. El gobernador quiere cambiar la Prop 98, dando menos fondos para el proceso educativo durante una emergencia fiscal. Como ha sido expuesto antes, fueron los fondos escolares los que crearon el déficit en el presupuesto, pero el gobernador ahora pide que sacrifiquemos la educación de nuestros hijos para solucionar los problemas del presupuesto del estado. Esto no tiene sentido.

El problema con ésta proposición es que ni sugiere, ni recomienda ninguna otra solución, así como tampoco se dirige a los problemas del presupuesto del estado o el origen de los problemas percibidos. Se basa solamente en un segmento de la economía para solucionar el presupuesto. Esta propuesta sería más apreciada si el gobernador actuara dando el ejemplo, pero él es uno de los más grandes despilfarradores en Capitol Hill, su presupuesto personal ha crecido. Y ésta proposición sería respaldada si el estado, uno de los más ricos en el mundo, controlara el gasto estatal en educación, el cual no está.

Estudiantes minoritarios ya se enfrentan a serios problemas de cortes presupuestarios a nivel nacional, y a nivel estatal no hay suficientes fondos para asegurar que nuestros hijos reciban la mejor educación posible. El costo para asistir a colegios comunitarios ha subido a tal grado que se ha convertido en algo prohibido para que las familias de bajos ingresos manden a sus hijos.

Esta proposición no hace nada más que distorsionar gastos exagerados por nuestros legisladores, solo cambia las reglas que se mantienen para controlar gastos y al mismo tiempo dar control autoritario sobre el control del presupuesto al ahora gobernnador y retener el presupuesto escolar como rehén. No se conforme por menos para Sus Hijos!

La Prensa San Diego recomienda enfáticamente:

Vote NO en Prop 76

Letters to the Editor Return to the Frontpage