October 7, 2005

México del Norte
Por Jorge Mújica Murias

¡Trabajas y te vas!

“Ante la incapacidad del gobierno del presidente Vicente Fox para formular una sola propuesta para alcanzar un acuerdo migratorio con Estados Unidos, diputados y senadores de todos los partidos politicos propusieron al secretario de Relaciones Exteriores, Luis Ernesto Derbez, una serie de acciones, entre las cuales se incluye negociar con autoridades estadounidenses un permiso de trabajo temporal bajo el esquema de diez meses de trabajo y dos de estancia en México, o bien, dos periodos de 5-2, previo depósito de una fianza de 2 mil 500 dólares”.

Así dice el cable que circuló esta semana por las agencias noticiosas mexicanas. Como a todo, le vemos una cosa buena y cosa mala.

Lo bueno, es que es la primera acción formal de parte de México para ponerle algo en la mesa a los gringos respecto a un eventual tratado migratorio. En los cuatro años desde que Fox le dijo a George W. Bush en el jardín de la Casa Blanca que quería “un tratado migratorio para este fin de año”, el de 2001, no había pasado nada.

Lo malo, es que los legisladores mexicanos todavía no le pegan al clavo y no tienen idea de nuestra situación en México del Norte.

Para variar, prácticamente se suman a la propuesta de George W. de “trabajas y te vas”, una idea muy cómoda para que aquellos en México se están muriendo de hambre crucen la frontera legalmente, sin Minutemen ni serpientes ni calores ni fríos, y se pongan a mandar remesas a lo bestia antes de que se mueran de hambre los familiares que dejaron atrás.

También es cómoda para Estados Unidos, porque le permite saber por adelantado a cuántos macuarros va a poder contratar en la industria de la construcción y pagarles el salario mínimo, o a jornaleros agrícolas va a envenenar en los campos del país mientras recogen las cosechas bajo salarios de cuatro centavos por cubeta de fruta.

La iniciativa incluye un “deposito en garantía” de 2,250, que dicen los diputados va a devolverse al trabajador cuando vuelva a su lugar de origen, y que en última instancia, “es lo que pagaría el migrante al coyote para poder cruzar la frontera ilegalmente”.

Al otro lado del charco

Prácticamente al mismo tiempo que los congresistas mexicanos aceptaban el “trabajas y te vas”, el gobierno socialista español terminaba un programa de legalización de sus propios indocumentados.

Y también allá en la “madre patria” hay desventajas, pero por lo menos hay más atención a la realidad. Desde el cierre del programa de amnistía, que los baturros llaman “blanqueo”, porque significa reiniciar la vida del migrante con un expediente “en blanco”, se lanzan los operativos de control que incluyen inspecciones laborales para “detectar y sancionar a los empresarios que sigan con-tratando en negro”.

Y que no se ofenda otra vez Jesse Jackson: “en negro” quiere decir “sin papeles”.

Pero también habrá sanciones a los patrones que no hayan empezado a pagarle cuotas a la Seguridad Social por los trabajadores que ya tramitaron su amnistía.

En otras palabras, ya no se vale contratar indocumentados, pero hay que cubrirle las cuotas a los ex indocumentados, que se calculan por lo menos en unos 700,000.

De hecho, el gobierno español dice que el programa fue un gran éxito: “No sólo alcanzamos sino que superamos las metas previstas. Este ha sido un plan único”, dice el ministro de Trabajo, Jesús Caldera. “Se trata del mayor proceso de afloramiento de economía sumergida en Europa en los últimos 40 o 50 años”.

No le falta razón: Gracias a la Amnistía, a la Seguridad Social española le entrará la bonita cantidad de 1,400 millones de euros extras, unos 1,800 millones de dólares.

Pero el dinero no vendrá de los trabajadores, sino de los patrones. Por eso se plantean las sanciones. El plan no es perfecto, pero es mucho mejor que el “trabajas y te vas” de Bush y los diputados mexicanos.

Es más, un montón de mexicanos van a salir beneficiados. De hecho, Ecuador y Colombia tienen miles de migrantes en España, y América Latina ya le gana a África como exportador de migrantes a la madre patria. A la mejor hay que ponerse a cruzar el charco en vez de cruzar el río.

Contacto Sr. Murias at mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Return to the Frontpage