October 7, 2005

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Victor Arreola

Prestamistas depredadores

Tal vez haya usted visto los comerciales en la televisión. Son esos que dicen cosas como “¿Mal crédito, o no tiene crédito? ¡No importa, nosotros lo ayudamos! ”  O  quizás haya recibido un cheque en su correo por miles de dólares para arreglos en su hogar, o lo que usted quiera. Las compañías que utilizan estas tácticas para enganchar a muchos consumidores son ejemplos de prestamistas depredadores.

Personas de la tercera edad, inmigrantes, y gente de bajos recursos económicos se ven hechos víctimas de tácticas abusivas y, a menudo fraudulentas de agencias financieras y bancarias que los explotan con relativa facilidad debido a la situación desventajosa en la que se encuentran. Para personas mayores de edad, esto puede significar la dependencia en un ingreso fijo para todo tipo de gastos, incluyendo medicamentos e imprevistos.

Estos préstamos abusivos se manifiestan de diversas maneras. Las más comunes incluyen los préstamos de adelanto de sueldo (Payday loans), préstamos de anticipo de reembolso de impuestos (Refund Anticipation Loans), préstamos hipotecarios, refinanciamientos de hipoteca, y también en forma de préstamos sobre el valor líquido de una propiedad (Home Equity Loans).

Todas estas transacciones financieras implican un alto grado de riesgo para las personas que participan en ellas. Esto se debe comúnmente a las exageradas tazas de interés, y cuotas infladas, y al hecho que los agentes o corredores que facilitan estos préstamos falsifican o esconden esta información. Para la persona que recibe el préstamo, esto generalmente resulta en un círculo vicioso de deuda del cual es muy difícil salir, y ni para que hablar de algún esfuerzo por ahorrar.

Una tendencia inquietante es la participación de instituciones financieras tradicionales en prácticas depredadoras, principalmente en el área de los préstamos hipotecarios. Compañías como Wells Fargo y Citigroup se han visto involucradas en disputas legales en diferentes estados debido al manejo de este tipo de transacciones por parte de sus afiliados y subsidiarios

Más allá del mercado residencial, las instituciones bancarias se han mantenido alejadas de ciertos consu-midores, creando un vacío que ha permitido el crecimiento de la industria de los prestamistas depredadores. En las partes del país donde se concentran los grupos de menor ingreso existe una abundancia desproporcionada de agencias secundarias de servicios financieros, las cuales frecuentemente se anuncian como “Currency Exchange” y otros nombres similares. Estas compañías recaudaron en el año 2002 ingresos combinados de más de 40 mil millones de dólares, de acuerdo a un reporte del Banco Federal de Reserva de Chicago.

Una parte fundamental del problema es la falta de información por parte de los consumidores. En muchos casos, las personas que obtienen crédito a través de compañías “secundarias” no conocen ni siquiera la taza de interés anual sobre la cantidad que reciben. Datos como este son clave para tener un punto de referencia o comparación entre un préstamo y otro.

Existen fuentes de información como el Better Business Bureau y la AARP, por mencionar algunos, donde los consumidores pueden averiguar si las compañías con las que están haciendo trámites, ya sean de hipoteca, refinanciamiento, préstamos sobre nómina, o si tienen algún historial problemático; y ésta es la mejor defensa ante las tácticas abusivas, el tener toda la información que usted necesite y conocer sus derechos ante la ley.

Para más información sobre el tema, comuníquese con su Línea de Ayuda en Español llamando gratis al 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage