October 6, 2000


Perspectiva

¿Para qué sirve el Voto Latino?

Por Jerome DeHerrera

A menos de seis semanas del 7 de noviembre, muchos se están preguntando si el voto latino jugará un papel importante en esta elección presidencial. Y la respuesta es simplemente si: el voto latino es y jugará un papel crucial en la elección del próximo presidente y en la del partido que controlará la mayoría del Congreso.

Actualmente la campaña presidencial se está concentrando en un grupo de estados que se denominan el "campo de batalla" . Estos son: Florida, Michigan, Illinois, Ohio, Pensilvania, Misuri, Colorado, Nuevo Méjico, Luisiana y Washington, porque en estos estados es donde el voto latino será decisivo para determinar el futuro de nuestra comunidad.

Y es, dada la importancia de estos estados, que los candidatos presidenciales han dedicado la mayor parte de sus esfuerzos para atraer a sus votantes y convencer a los pocos indecisos que quedan.

Las encuestas demuestran que la comunidad hispana, a excepción de los cubanos, apoya mayormente a Al Gore. Y como resultante, el partido Demócrata ha formado una Campaña Latina Coordinada cuyo único propósito es movilizar a los hispanos que son considerados como votantes de base por los demócratas.

Gilberto Ocañas, Director Asistente del Comité Demócrata Nacional y Jefe de la Campaña Latina Coordinada, dice que " los latinos tienen un papel primordial en estos estados (centros de batalla) y están dedicados a movilizar a un número record de latinos en todo el país".

Como parte de este esfuerzo coordinado, los dirigentes latinos han visitado a estos centros de batalla para apoyar y organizar a la comunidad hispana.

Henry Cisneros, antiguo Secretario de la Vivienda y Desarrollo Urbano, ha visitado a Michigan, Wisconsin y a Illinois. Federico Peña, antiguo Secretario de Energía y Transporte, ha visitado a Washington y Florida. Y Delores Alvarez, Administradora de la agencia federal de la Administración para los Pequeños Negocios, ha visitado a Pensilvania y Florida.

Estos esfuerzos han sido dirigidos a aumentar la fuerza que los latinos tuvieron en la elección presidencial de 1996, cuando cinco millones de latinos votaron, o sea, un 17% más que en la elección de 1992.

Este año, ese porcentaje debe aumentar. Si la Oficina del Censo dice que actualmente hay 21,3 millones de latinos que pueden votar, y si el porcentaje de votantes se mantiene igual, o sea que 5,6 millones de latinos votarían, un incremento del 12%.

Si las encuestas están en lo cierto, esta elección presidencial será una de las más cerradas en la historia, y esta sería la oportunidad perfecta para que los hispanos hicieran que su voto fuera decisivo.

Sin embargo, para que este voto de la comunidad hispana sea decisivo, los latinos deben votar en masa en áreas como Detroit, Kansas City y otros puntos de los campos de batalla.

Si el voto latino impulsa a uno de los candidatos a la victoria en estos estados, nuestra comunidad tendrá una mayor capacidad de decisión en áreas como la educación y la familia, y éstos son unos puntos demasiado importantes como para que nuestras familias no se motiven a votar por ellos.

Juntos, como una comunidad, nosotros podemos hacer la diferencia para decidir sobre el futuro de nuestro país y de nuestras familias. Y el tamaño de esta diferencia dependerá de la cantidad de votos que depositemos el día de las elecciones.

Jerome escribe una columna política desde Washington. Favor enviar culquer comentario a jeromedeherrera@yahoo.com

¿Comentarios? Regrese a la Portada