October 6, 2000


COMENTARIO

En California la Universidad es Para Todos

por Ralph Pesqueira
San Diego, Fiduciario, Universidades Estatales de California

El gobernardor del estado recientemente firmó una nueva legislación dándole una buena noticia a los estudiantes de California que quieren asistir a la universidad.

El gobernador y la Legislatura Estatal han expandido el programa de ayuda financiera conocido como Cal Grants para que todo estudiante que se gradúe de la secundaria con un promedio de calificaciones de por lo menos un 3.0 no tenga que pagar las cuotas estudiantiles en el sistema de Universidades Estatales de California o de Universidad de California. A los estudiantes con un promedio de 2.0 o mejor se les dará un estipendio para ayudarles a iniciar sus estudios universitarios en un colegio comunitario.

Esta histórica expansión representa un compromiso de $1,200 millones de dólares. El mismo permitirá que se duplique el número de estudiantes que reciben subvenciones del estado y eventualmente podría beneficiar a una tercera parte de todos los estudiantes de secundaria de California. La meta es asegurarse de que todo estudiante de California asista a la Universidad sin importar su condición económica. Este es el tipo de mentalidad que ha hecho de California la envidia de otros estados y ha convertido al estado en la sexta economía más grande del mundo.

El gobernador y la legislatura están poniendo su granito de arena para que todo estudiante que trabaje arduamente y saque buenas calificaciones tenga la oportunidad de asistir a la universidad. También lo está haciendo el sistema de Universidades Estatales de California o CSU. Las cuotas estudiantiles del sistema CSU han disminuído por un 10 por ciento en los últimos dos años y no han sido incrementadas desde 1994. La cuota de $1,428 está entre las más bajas de la nación y es más baja que el promedio de cualquier otro estado del país. Pero muchos estudiantes y sus padres desconocen este hecho. Necesitamos asegurarnos de que estén enterados de cual es el verdadero costo para que todos los estudiantes jóvenes, capaces e inteligentes estén conscientes de que pueden hacer sus sueños realidad y que pueden costear sus estudios. El mito de que una educación universitaria es algo inaccesible impide el desarrollo de demasiados estudiantes con futuros prometedores.

Asistir a la universidad es indispensable para tener éxito en el futuro. La diferencia en los ingresos de por vida entre un estudiante que abandonó la secundaria y uno que se graduó de la universidad es de aproximádamente un millón de dólares. Pero más importante que eso es que la educación proporciona a nuestra juventud una carrera y una vocación que les ayude a contribuir a la sociedad y a sentirse satisfechos consigo mismos.

Nadie debería pensar que su situación económica lo excluye de luchar por este sueño. Veámos las siguientes características del estudiantado del sistema CSU:

Aproximádamente una quinta parte son los primeros en su familia en asistir a la universidad.

40 por ciento provienen de hogares donde el inglés no es el idioma principal.

Menos de la mitad son anglosajones y casi una cuarte parte son latinos.

Más de la mitad reciben ayuda financiera.

80 por ciento de ellos trabajan mientras asisten a la universidad.

La educación superior es algo alcanzable para todos y la hora de empezar a prepararse académicamente es ya. Ahora sabemos que una intervención temprana y el contar con un mentor aumenta de manera significativa las posibilidades de que estudiantes de bajos ingresos asistan y se gradúen de la universidad, particularmente si reciben asistencia desde una temprana edad.

Una vez más, el sistema CSU está poniendo su granito de arena. Diez recintos universitarios del sistema CSU recibirán un total de $8.4 millones de dólares durante el año escolar 2000/01 para el programa federal GEAR UP. El mismo está diseñado para conectar a estudiantes de escuelas intermedias con universidades y otras organizaciones para proveer a los alumnos y a sus familias los servicios de apoyo que los preparen para asistir a la universidad. El programa ofrece preparación académica y cursos avanzados a estudiantes de sexto y séptimo año. El objetivo del programa es alentar a los estudiantes a preparase para asistir a la universidad y asegurarles de que ésto es algo accesible.

El sistema CSU también ha enviado 80,000 cartelones a escuelas intermedias y secundarias de todo el estado, indicando exactamente que es lo que los estudiantes, de sexto grado en adelante, deben hacer para prepararse para la universidad. Los estudiantes y sus padres pueden obtener su propio cartelón en las oficinas de los consejeros escolares.

Pero los estudiantes y sus padres también tienen que poner de su parte. Los niños necesitan estímulo, dirección y apoyo. Los padres deben asumir la responsabilidad de estar al tanto del progreso académico de sus hijos y buscar apoyo cuando lo necesiten. Deben hablar con los maestros y consejeros sobre la educación de sus hijos y corregir cualquier debilidad. Demasiados estudiantes se graduan de la secundaria sin estar preparados para la Universidad —ya sea porque no sacaron buenas calificaciones o porque no tomaron los cursos adecuados. Esto no debería suceder.

Los californianos son muy afortunados de tener acceso a una educación a bajo costo y de alta calidad. Todos tienen acceso. Tomen ventaja de ello. Hay que empezar a prepararse desde una temprana edad, saber que es algo accesible y que la educación superior sirva como trampolín hacia un futuro productivo y prometedor.

Regrese a la Portada