October 5, 2001

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Diego Alvarez

Y ahora ¿qué sigue?

Después de los sucesos ocurridos el pasado 11 de septiembre en las ciudades de Nueva York y Washington, en los cuales, por medio de un ataque terrorista, fueron derribadas las torres gemelas de la Gran Manzana, y en los cuales murieron miles de personas inocentes, la sociedad americana y la comunidad internacional se preguntan, ¿y ahora, qué sigue?

Inmediatamente después de los ataques al World Trade Center y al edificio del Pentágono, los ánimos de los americanos sólo clamaban justicia, a cualquier precio y en cualquier lugar. Vamos a la guerra, era el rumor general que se percibía, desde la espesa humareda que se levantaba implacable sobre la zona sur de Manhattan, hasta los estados más alejados de la unión.

Cualquiera creería que para castigar a los culpables bastaría con descargar un puñado de bombas mortíferas sobre las montañas de Afganistán, con la seguridad de que allí estaría escondido el presunto cabecilla del ataque terrorista, el temible Osama Bin Laden; después, todo regresaría a la normalidad.

De lo que la gente común y corriente no se había percatado, es que los terroristas son una gran organización que extiende sus negras alas por diferentes países en los cinco continentes, y que esa organización posee instrumentos de muerte y devastación como las temidas armas biológicas.

Un informe del congreso de los Estados Unidos lo informó, el país no está preparado para responder a un ataque terrorista con armas biológicas. La Oficina General de Contabilidad señaló que las organizaciones federales no han logrado organizar un plan coordinado para enfrentar un ataque bioterrorista. El informe señala también que algunas organizaciones tienen listas de agentes biológicos y en ocasiones duplican programas encaminados a ofrecer ayuda a gobiernos estatales y locales.

"Cuando se tiene un punto de vista cerrado, existe la duplicación y con ello el desperdicio, además de que no se emplean efectivamente los dólares que se están invirtiendo en el sistema", señaló el senador republicano de Tennessee, Bill Frist.

El informe del Congreso destaca que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Atlanta mantienen listas por separado de agentes biológicos peligrosos. Por ejemplo, la viruela está en la lista del CDC, pero no en la del FBI, lo cual representa un problema, según indicó el senador Bill Frist, quien también es médico.

El estudio también cuestionó por qué los Departamentos de Agricultura y de Transporte, así como la Dirección de Alimentos y Medicinas (FDA) fueron excluídos de actividades que involucran una respuesta nacional a un ataque terrorista con armas biológicas.

Esta declaración contrasta con la del Secretario de Salud y Servicios Humanitarios, Tommy Thompson, quien dijo que los Estados Unidos estaba preparado para hacerse cargo de cualquier tipo de ataque biológico. En una entrevista, Thompson dijo: "Tenemos que asegurarnos que la gente comprenda que está a salvo y estamos preparados para hacernos cargo de cualquier contingencia".

Thompson señaló que en cada una de ocho áreas escogidas en Estados Unidos, se han almacenado 50 toneladas de suministros médicos, incluídas vacunas, antibióticos, máscaras antigas y ventiladores, que pueden ser transportados en horas hasta cualquier sitio. El secretario aseguró que 7,000 miembros del personal médico están listos para responder a cualquier crisis, en cualquier lugar del país.

Lo cierto es que ya la Organización Mundial de la Salud ha dado la alerta, no sólo dentro de la unión americana, sino en los diferentes países, a los cuales sugiere planear efectivamente una respuesta para contrarrestar infecciones deliberadas. La Doctora Gro Harlem, Directora General de la Organización, dijo que cualquier ataque de Antrax o viruela debe ser controlado por una efectiva respuesta, en la que vigilancia y coordinación, son vitales.

Por lo pronto, y mientras no se desate una guerra, podremos dormir tranquilos y confiar en que la Red Global de Alerta y Reacción, un sistema de 72 redes regionales y globales de laboratorios, expertos en salud pública y sistemas de infor-mación, detectarán a tiempo cualquier brote de agentes patógenos en la población, y como dicen los optimistas, controlar y salvaguardar a toda la sociedad.

¿Quiere saber más sobre el bioterrorismo? Dirígete a la página www.accesohispano.org. ¿Tiene algún comentario o sugerencia? Envíelo a: columnavertebral@hrn.org

Regresar a la Portada