October 4, 2002

Davis firma la ley sobre arbitraje laboral para campesinos

Como se esperaba, el gobernador Gray Davis escogió entre dos controversiales propuestas, favoreciendo al final a los trabajadores agrícolas sindicalizados y dejando atrás a los inmigrantes indocumentados.

En el último día que tenía para hacerlo, Davis firmó la conjunta medida SB1156-AB2596, del senador John Burton, demócrata de San Francisco, otorgando así la opción de convocar a un mediador independiente si las negociaciones entre obreros del campo y granjeros fracasaban.

Desde un principio hubo indicios de que Davis firmaría sólo una de las dos medidas de interés para los latinos, recurriendo a la técnica que sus críticos han clasificado ya de “una firma, un veto”.

Alrededor de las cinco de la tarde, Davis anunció la firma hacia la SB1156-AB2596, arrancando la alegría y los gritos de “¡Sí se pudo! ¡Sí se pudo!” de las decenas de representantes del Sindicato de Trabajadores Agrícolas (UFW) congregados fuera del Capitolio.

“La firma del gobernador significa el final de los abusos laborales hacia los trabajadores más pobres, que son los campesinos,” manifestó Arturo Rodríguez, presidente de la UFW, en un comunicado de prensa.

Por si hay fracaso

La nueva ley propone el uso de un mediador en casos de fracasadas negociaciones por un contrato entre la patronal y el UFW.

El mediador trabajará abierta-mente con ambos lados y no independientemente. Si después de determinado tiempo no se llega a un mutuo acuerdo, el mediador preparará un contrato, que presentará a la Junta de Relaciones Laborales Agrícolas (ALRB), cuyos miembros son nombrados por Davis.

Estos, a su vez, tendrán 10 días para aceptar o rechazar la recomendación del mediador.

En caso de que alguna de las partes —agricultores o el sindicato— no estén de acuerdo con la decisión, podrán apelarla a los tribunales.

Asimismo, la ley sólo beneficiará a 75 compañías, que actualmente están en busca de un contrato, incluyendo a Picsweet, del condado de Ventura; D’Arrigo Brothers, del área de Salinas, y la empacadora Excelsior del condado de Kings.

La ley, que no incluirá a agricultores con 25 empleados o menos, expirará en cinco años y sólo beneficia a campesinos sindicalizados.

Segunda versión

La SB1156-AB2596 fue una segunda, una versión más suavizada que la SB 1736, la propuesta original, que pedía un arbitraje obligatorio, en vez de la ayuda de un mediador.

“Los trabajadores beneficiados van a ser miles de personas que por varios años han carecido de un contrato justo, con buen salario, y beneficios,” dijo Marc Grossman, portavoz del UFW.

Los patrones, sin embargo, lamentaron la firma. “Estamos molestos, ciertamente esta ley dejará un impacto negativo en la economía de California y representa una carga única para la industria agrícola,” dijo Celine García, vocera de la Asociación de Agricultores del Oeste (WGA). “Vamos a ejercer acción legal... Vamos a pelear’’, advirtió.

Asimismo, algunos expertos políticos sugieren que la decisión de Davis pudo haber sido políticamente motivada, escogiendo la medida del UFW para detener críticas y rumores de favorecer a grupos o individuos que hayan contribuido dinero a su campaña electoral.

Return to the Frontpage