October 3, 2003

Una vida de leyenda

Rita Moreno en plenitud de forma

Por Jose Daniel Bort

Más de cuatro décadas han pasado desde que el nombre de Rita Moreno se convirtió en sinónimo de alegría y talento, gracias a su inolvidable actuación en el clásico “West Side Story”. Su merecido Oscar de la academia (el primero a una actriz latina), y el resonar de los compases del Fandango “America” en la cabeza de cualquiera al mencionar su nombre son evidencia absoluta de este evento que marcó para siempre la vida de la actriz.

“Si, marcó mi vida. Me dio fama y reconocimiento, me abrió las puertas a oportunidades que no tenía y me dio un Oscar y un globo de Oro. No se puede pedir más”, agregó la veterana actriz, quien recientemente cumplió cincuenta años de vida artística.

Sin embargo, sus inicios no fueron color de rosa. Si bien fue la primera latina en romper el molde, la lucha contra el estereotipo en aquel tiempo la mandó al psiquiatra. “Indias vírgenes en películas ‘Westerns’ clase B o cómicas estereotipadas con acento ridículo diciendo: ‘Ah! You think you can fool Lolita? But you can’t!’. Esas eran mis opciones como actriz. Gracias a Dios que me conseguí con Jerome Robbins”, explicó Moreno.

El director de la escena de Broadway había trabajado con Rita anteriormente en “El Rey y yo” donde la actriz tuvo un destacado personaje secundario. Moreno recuerda que el proceso de audición para Anita fue brutal. “La actuación y el canto bien, pero al día siguiente me llamaron para bailar. No hay preparación, te lo dan y en cinco minutos tienes que hacer la combinación en ritmo y con gusto. Yo había dejado de bailar profesionalmente hacía más de cinco años. Estaba aterrada. Fue el golpe de suerte más grande de mi vida”, recalcó la actriz.

Ella asume la suerte como definitoria en la vida de un artista, pero tambien la contínua preparacion. “Conocí a tantas como yo, con cantidad igual de talento y belleza, inclusive más que yo. Me tocó a mí. Ricardo Montalban lo expresa muy bien: ‘la puerta está un poco abierta, ahora hay que empujarla’”.

Del Vaudeville a la casa de los babys

Cuarenta años y Tonys, Grammys, Globos de Oro y un Oscar después, la carrera de Moreno sigue flagrante y llena de vida. Se destacó en Televisión con su personaje de Sister Peter Marie Reimondo en Oz, nos llega en las pantallas en su primer personaje en español en la película de John Sayles Casa de los Babys y estará próximamente en escena gracias a la obra ganadora del Tony Master Class en Berkeley, donde vive.

“Es insolito que éste sea mi primer personaje en español, pero te digo sinceramente que nadie me lo había pedido con anterioridad. John me redactó una carta personal en español (que escribe perfecto), donde me explicó por qué quería que yo hiciera su personaje. Cuando recibes un regalo como ése, tu respuesta es un inmediato sí”, dijo la actriz.

Ubicada en un no identificado país latinoamericano, la película narra las vicisitudes que un grupo de madres “americanas” pasan para conseguir la adopción de los niños huérfanos del pueblo. Moreno personifica a la señora Muñoz, la dueña del hotel donde residen estas mujeres para cumplir con los requisitos impuestos por la ley del país. Su relación con estas mujeres es fieramente ambivalente.

“Desprecia y critica sus costumbres y modales, pero también las necesita para correr su negocio y darse los lujos que se da. Es una mujer atrapada en una sociedad que no le permite avanzar y sin embargo ella ha sabido conseguir un lugar privilegiado en ella. Tiene muchas contradicciones fabulosas a la hora de actuar”, comentó Rita.

Casada con Lenny Gordon (un médico sin relación alguna al mundo del espectáculo) por casi cuarenta años, la actriz creó su residencia en el área de la bahía, en la región de Berkeley, donde disfruta de ver crecer a sus dos nietos varones y ayuda a su hija Fernanda Luisa con su negocio de fabricación de joyas. “Cocinar, estar con mi marido y pasar las tardes con mis nietos, eso es lo que más me gusta”, admite la actriz.

Mientras tanto, se prepara de la mano del director latino Moisés Kaufmann de atacar a otra leyenda de la escena, nada menos que a la cantante Maria Callas en la reposición de “Master Class”. “Moisés quiere hacerlo en Inglés y en español, pero yo le pedí que hiciéramos una cosa a la vez, para poder hacerlo bien. Ese personaje es escalofriante, habla toda la obra”, confesó Rita.

Mientras tanto, no parará hasta que el mundo la aguante. Se siente más joven que nunca: “Yo soy el producto de todos mis defectos, y estoy muy contenta con el resultado”, afirmó la actriz.

Return to the Frontpage