October 1, 2004

La UC enseña a los padres a ayudar a sus hijos a estar preparados para escuela

Los padres, no importa su nivel de escolaridad o conocimientos del inglés, son los maestros más importantes de sus hijos. Es por esto que dos especialistas de Extensión Cooperativa de la Universidad de California han creado un programa que enseña a los padres una variedad de maneras de enriquecer la infancia de sus hijos.

El programa “Leamos juntos” consiste de siete lecciones. El enfoque de la primera es darle a los padres confianza en su capacidad de enseñar a sus hijos. Algunos padres erróneamente piensan que únicamente las personas que han estudiado para ser maestros pueden enseñar a los niños. “Leamos juntos” enseña a los padres que simplemente hablando, jugando, cantando, leyendo o compartiendo relatos con sus hijos en cualquier idioma ayuda a prepararlos para los aspectos académicos, sociales y emocionales de la escuela.

La conexión, que ha sido bien documentada, entre exponer a los niños a libros a una temprana edad y sus destrezas de lectura más adelante motivó a las autoras del programa, Sue Manglallan, consejera juvenil y de desarrollo familiar de los Clubes 4-H y Sharon Junge, consejera de desarrollo juvenil con la misma organización en los condados de Placer y Nevada, a incorporar libros y ejercicios de lectura en cada lección.

“Los niños aprenden tantas cosas cuando se les lee, incluso lo que es un libro, a leer de izquierda a derecha, que hay una trama, personajes y que hay un desenvolvimiento”, apunta Manglallan. “Escuchar palabras aumenta su vocabulario y los expone a lenguaje que no es de uso cotidiano”.

El programa incluye actividades sencillas

El programa incluye una gran variedad de actividades sencillas que los padres pueden hacer con sus hijos para ayudarlos con su aprendizaje. Por ejemplo, en una lección, los padres aprenden cómo hacer un “teléfono para sonidos” para sus hijos hecho de piezas de tubería plástica PVC. Las instructoras les enseñan cómo ayudar a sus hijos a usarlo para fijar su atención en diferentes sonidos y practicar a conversar.

El escuchar es una de las mejores maneras de aumentar el vocabulario y mejorar la comprensión, pero aprender a escuchar requiere de mucha práctica. El “teléfono para sonidos” es un juguete excelente con el cual jugar y conversar, así como una herramienta útil para ayudar a los niños a escuchar sílabas de las palabras, según las consejeras de Extensión Cooperativa de la UC.

Al final de cada clase, los padres reciben materiales impresos que describen otras actividades a realizar con sus hijos. Por ejemplo, uno de los juegos para jugar en casa que requiere de la habilidad de escuchar se llama “encuentra un botón”. En las instrucciones se indica a los padres que escondan un objeto pequeño, como un botón, en algún lugar en el hogar. Luego, el padre o la madre dan dos o tres instrucciones a su hijo como, por ejemplo, “camina cinco pasos hacia delante, agáchate y levanta el papel”. Al aprender el niño a seguir instrucciones de dos o tres pasos, se pueden aumentar el número de pasos.

El programa “Leamos Juntos” se está usando en los condados de Placer, Nevada y San Diego gracias a subvenciones de la propuesta First 5 California de la Comisión para Niños y Familias de California. En el condado de San Diego, el programa se lleva a cabo en tres comunidades cercanas a la frontera donde la mayoría de las familias participantes son de bajos ingresos y ascendencia mexicanos. En Placer y Nevada, el programa se ofrece por todo el condado a padres de familia y profesionales en cuidado infantil.

“Animamos a los padres hispanohablantes a leerles a sus hijos en español”, apunta Manglallan. “Los niños van a aprender inglés cuando lleguen a la escuela pero leerles es importante”.

Los padres se preparan para enviar a sus hijos a la escuela

Participar en el programa ayuda también a los padres a prepararse para enviar a sus hijos a la escuela.

“Hablamos acerca de llevar a vacunar a los niños, [hablamos] sobre costumbres saludables, establecer una rutina y recalcamos la importancia de visitar la escuela antes del inicio de clases”, precisa Junge. “Queremos que los padres se enteren de lo que se espera de sus hijos en el kinder. Es más, desarrollamos el programa alrededor de lo que se esperará de los niños”.

Varios especialistas en educación infantil han leído y aprobado el contenido de “Leamos juntos” y personal de la Extensión Cooperativa de la UC lo está usando en varios condados. Además, cualquier escuela, agencia, iglesia u organización puede comprar el programa completo para presentarlo a grupos de padres, incluso las guías de las lecciones, libros recomendados, pláticas cortas, material audiovisual, actividades y materiales impresos para los padres. El programa está disponible en inglés y en español. A un costo de $100 y puede pedirse llamando a Sharon Junge al (530) 889-7285.

Return to the Frontpage