October 1, 2004

La Amante de Brecht

Título: La Amante de Brecht
Autor: Jacques-Pierre Amette
Editor: TusQuets Publishing
Contenido: 198 Páginas
Precio: S/p
ISBN:84-8310-265-x

Por: Paco Zavala

Mencionar o escribir de un personaje como Bertold Brecht, el conocido dramaturgo alemán, me parece aventurado y muy audaz y, más si se le trata como un personaje incluído en una novela.

En la Amante de Brecht, su autor Jacques-Pierre Amette, está muy interiorizado sobre las andanzas del maestro, logra una narración muy natural y amena.

Cuando Brecht regresa a Berlin Oriental en 1948, se encuentra con una ciudad, que en nada se parece a lo que el conocía. Se encuentra con una ciudad ruinosa, destruída, invadida de miseria y de tanques soviéticos.

Si nos adentramos en el Diario de Trabajo que dejó Brecht, en él hace tremendas anotaciones sobre la situación que prevalecía en ese entonces en Alemania. Al-gunas de estas anotaciones Brecht, las hace con sorna y amargura, tal vez por lo acontecido en su ausencia.

En el exilio desde 1933, recorrió países tales como Dinamarca, Suecia, Finlandia y los EE.UU., en su Diario de Trabajo Brecht, casi no hace mención de pasajes relacionados con su vida privada, para él, eso es privado absolutamente.

Por lo tanto ésta novela, la podríamos clasificar como sorpresiva.

En su retorno a Berlin, Brecht es acompañado por su mujer, la actríz Helene Weigel y regresa con la firmeza de dirigir el famoso Deutsches Theater, teatro en el que iniciará sus actividades montando la célebre obra “Antigona” de Sofocles, bastante conocida por la gente de teatro.

Bertold Brecht, desde 1926, se inicia en el marxis-mo y se une al proletariado; así que para 1948, ya cuenta con 22 años de militancia, pero la desconfianza de los comunistas no permite fiarse de nadie, por lo tanto Brecht para ellos no es una excepción, tienen que asegurarse de que él es un verdadero “camarada”, porque quince años en el exilio posiblemente lo cambiaron. .

Estos, conocedores de la debilidad del dramaturgo por el sexo opuesto, le preparan un cebo y escogen a la hermosa actríz vienesa María Eich, quien se convierte en la sombra del maestro.

María, vigila sigilosamente y con sumo cuidado todos los movimientos de Brecht e informa a los comu-nistas de tales movimientos, con el fin de que estén enterados de la lealtad de éste. María, demuestra que no es una timorata y además como no tiene nada que perder y si tiene que proteger a una hija y algo de un pasado dudoso y obscuro con su padre y con su esposo que disimular o borrar, se presta al juego.

Algo que llama la atención, es que también de una forma muy ligera se califica al maestro como de aficionado a la bebida.

En ciento noventa y ocho páginas de texto, se trata un tema interesante de una manera muy fugaz, ligera y atractiva.

El autor, se hace acreedor con este libro al Premio Goncourt 2003. Jacques-Pierre Amette, nace en Normandía en 1943. Ha publicado desde 1965. Ha sido colaborador de la Nouvelle Reuve Francaise, fue director de colección en la Editorial Mercure de France. En 1970, se instala en la Martinica y trabaja para France-Antilles y fue además corresponsal del New York Times. En 1972, se unió a la revista Le Point. Es autor de varias novelas y de obras teatrales. En ésta novela La Amante de Brecht, se relaciona con el mundo del teatro, el cual conoce bastante bien.

Return to the Frontpage