November 27, 2002

Comentario

Tony Garza Nuevo Embajador de EU en México

Por Lourdes Davis

Anthony Garza, el nuevo embajador de Estados Unidos en México ya tuvo su primera reunión oficial con el presidente de México, Vicente Fox, en la residencia oficial de Los Pinos.

El diplomático expresó que hará todo lo posible por “consolidar las excelentes relaciones entre nuestros gobiernos”. También destacó que existen varios retos a los que se tendrá que enfrentar en los aspectos del comercio, el medio ambiente, la lucha contra el crimen, la seguridad y la migración.

Asimismo, comentó que en la última reunión que tuvo con el mandatario estadunidense, George Bush, éste dejó en claro que la relación que hay entre ambos países es cada día más importante para estas dos naciones y debe de fortalecerse.

Garza también dedicó estos primeros días de trabajo a la preparación de la reunión de la Comisión Binacional México-Estados Unidos, la cual se está realizando en la capital de México con la presencia del secretario de Estado, Colin Powell, quien encabezará la delegación estadunidense.

Garza de 43 años de edad, nació en Brownsville, Texas y fue elegido Comisionado de Ferrocarriles en 1998. Asímismo, cuando el actual presidente de EU era gobernador de Texas, Garza trabajó como su asesor en asuntos fronterizos como el libre comercio, transporte, medio ambiente y otros problemas que se enfrentan en la frontera con México.

Tony Garza recibió su licenciatura en Administración de Negocios de la Universidad de Texas en Austin en 1980 y le fue otorgado el título de abogado en 1983 por la Escuela de Derecho de la Universidad Metodista del Sur (SMU).

Varios analistas consideran a Garza como uno de “los 100 personajes hispánicos más influyentes” de esta época y afirman que con su nombramiento como nuevo embajador, el presidente Bush está tratando de mantener relaciones diplómaticas productivas entre ambos países, especialmente entre las comunidades fronterizas.

Además del problema de migración y el tráfico de drogas que afecta a ambos lados de la frontera, recientemente se ha agregado “la guerra por el agua”. Algunos oficiales del gobierno estadunidense afirman que México no ha cumplido con sus obligaciones de compartir el agua del Río Grande, lo que ha dañado a numerosos granjeros del Sur de Texas.

El problema del agua afectó negativamente las relaciones entre ambos países y se agravaron aun más cuando el pasado embajador, Jeffrey Davidow, se atrevió a decir que los Estados Unidos utilizaría satelites para espiar el territorio mexicano en búsqueda de agua y obligaría a México a pagar esta deuda.

La Señorita Davis es educadora y escritora para Mexico.com

Return to the Frontpage