November 27, 2002

El Crimen del Padre Amaro

Por Claudia Hernández

El viernes 29 de noviembre se estrena en las salas de cine de San Diego, la controversial cinta mexicana: El Crimen del Padre Amaro dirigida por Carlos Carrera.

El Crimen del Padre Amaro, es la historia de un alma buena, un joven con buenas intenciones, con fe, que poco a poco se va corrompiendo, vendiéndose a los intereses de la Iglesia, ante la promesa de una mejor posición política dentro de la Iglesia, la generosidad y la riqueza espiritual se va convirtiendo en egoismo y amargura.

El Padre Amaro es la muestra fiel de la catarsis experimentada por todo aquel ser vivo que capitalice la categoría de humano, ya que experimenta la constante lucha contra el dudar y el apaciguarse, ya que por un lado tiene el deseo de cumplir con el compromiso que la Iglesia tiene con la gente más necesitada y por otro se encuentra con la mafia que prolifera a través de la ambición por el poder, dentro de la misma institución.


Diálogo entre Gael García (Padre Amaro) y Ana Claudia Talancon (Amelia)

Además, de no cumplir con el juramento del celibato, el cual realiza todo Sacerdote a fin de ordenarse como tal, ya que se enamora de Amelia, una linda joven sumamente cercana a la Iglesia. Y así, la historia se desarrolla entre sacerdotes que sufren el continuo padecer del corrompimiento de su ser y de su espíritu, tal como lo padece el Padre Benito, el cual acepta limosnas del narcotráfico, a fin de realizar obras de caridad y contribuyendo simultáneamente al delito de lavado de dinero ilicito, otro es el Padre Natalio, quien sabe que debe entera obediencia a la autoridad eclasiástica antes que a su parroquia no obstante, llega a la excomunión con tal de no abandonar intereses generados por un motor meramente personal, la guerrilla.

Dionisia, es un personaje que en lo particular resulta mi preferido, ya que encarna todo lo que según la sociedad es merecedor de rechazo, debido a que es ella quien a través de su locura pronuncia lo impronunciable, la verdad, hecho que hoy en día y siempre se ha visto seriamente manipulado dependiendo siempre de quien tenga el poder, Dionisia vive su locura, a través de la religión, lo cual, paradójicamente, le presta un asidero a la realidad.

Este filme cuenta con excelentes actuaciones de Gael García, como el Padre Amaro; Sancho García, como el Padre Benito; Ana Claudia Talancon, como Amelia; Angélica Aragón, como Sanjuanera; Damián Alcázar, como el Padre Natalio; Ernesto Gómez Cruz, como el Obispo; Jorge Zarate como el Padre Mauro; Pedro Armendáriz, como el Presidente Municipal y Lorenzo de Rodas, como Don Paco.

Este filme es una novela escrita por Eca de Queiroz, la cual fue escrita en 1875 en Portugal. Sin embargo, la barrera cronológica que separan a la obra original de lo que hoy en día embarga a nuestras sociedades en la realidad, no son para nada distintas, sino que, por el contrario, esta obra literaria escrita hace casi dos siglos, refleja la bitácora que hoy se escribe en nuestros días.

El Crimen del Padre Amaro, no solo retrata el caso de unos cuantos, sino la cruda realidad de lo que desde hace muchos años, por no decir que desde hace casi 2000, edad de la fundación de la Iglesia Católica, este tipo de hechos vienen aconteciendo, a sabiendas de todos y en silencio de oídos y conciencias obtusas que prefieren callar antes que evolucionar. Con esto no estoy acusando a nadie, ya que sé que cada uno de nosotros reflexionaremos y ejecutaremos juicios personales. No obstante, y en contra de que muchos católicos no han visto esta película, quien sabe por qué temores, yo considero que este filme no es más atrevido que la serie de tragedias que a diario nos bombardea como el listado de noticias internacionales y locales.

Ni más fuerte que el continuo comportamiento bestial y totalmente infrahumano que muchos seres humanos en este Planeta padecen precisamente por la corrupción y la total ausencia de virtud de quienes nos gobiernan o de quienes tienen el poder. Es esta la esencia que personalmente identifico como medula espinal de la realización de este filme y objeto real de estudio y análisis.

Así que dejémonos de subjetividades y abramos nuestra cordura e intelecto al análisis real y no a opiniones empapadas de ignorancia o fanatismo que lo único que han hecho es enfermar no solo a México sino a todo aquel que no ha querido realmente conocer a su Dios, cualquiera que este sea. Ya que, en lo personal, considera, Dios está por un arriba de toda la porquería mundana que puede producir este planeta y que por tanto ningún hombre puede llamarse digno representante de El y mucho menos hacer llamar Padre, debido a que no hay más padre que Dios. Y este, considero, es el problema de muchos, que se pronuncian de una y otra religión solo por costumbre y nunca por conocimiento. Ya que si se pronunciasen con conocimiento real de si y de su fe, considerarían el por qué resulta ridículo nombrar a un sacerdote representante de Dios en la Tierra, ya que por más que este haya rendido promesa, no podrá renunciar jamás a su condición humana que lo determina y lo genera. Por lo que, considero, que El Crimen del Padre Amaro, no es sólo sino una prueba fiel de esto, debido a que ningún hombre en la Tierra puede ausentarse de si mismo, a fin de cumplir ningún oficio.

Así, podemos ser testigos de la primera producción masiva que se atreve solo a pronunciar un secreto que solo se consideraba como tal, porque estaba en silencio, aunque jamás en desconocimiento. Es decir, este filme es como el secreto a voces del que todos teníamos conocimiento y que muchos han considerado pecaminoso por el simple hecho de haber sido pronunciado, ¿no les parece esto un tan Medieval?

Pues sí, efectivamente tal parece que el raciocinio de muchos data del siglo décimo, en donde el pecado capital era precisamente una de las facultades con la que Dios nos distinguió del resto del Reino Animal y del resto de los Seres Vivos: La razón.

Así que, todos aquellos que consideren este filme como la peor de la blasfemias, considero que primero, mucho antes de juzgar lo que ni siquiera conocen, su religión, hagan un concienzudo examen de sí y de su fe, a fin de ejercer la gracia con la que Dios nos ha congratulado, la capacidad de discernir y que en lugar de apagar el televisor tengamos la capacidad de dejar de ofendernos y comenzar a crecer no con esta película, sino, al comprobarnos como niños asustados con el Hombre Lobo, seres quienes además, por su juventud, poseen raíces por demás frágiles y fácilmente influenciables.

Ejecutemos lo que tanto defendemos, nuestras creencias y demostremos que estas no nos vuelven limitados o vulnerables, sino que, por el contrario, nos enriquece el espíritu tanto, como para que una película sea incapaz de causar tremenda ofensa.

Considero que lo único que debe mantenerse puro es el espíritu de cada uno de los seres humanos que habitamos este Planeta y que así y solo así podremos gozar de la mayor riqueza y paz jamás conocida, sin embargo, el hombre ha complicado y contaminado su devenir con intereses vulgares y mundanos que solo han tomado como pretexto a Dios, creando hechos de pobreza humana tal como un sinnúmero de corrientes religiosas, inventadas por el hombre y que hoy en día si nos disponemos a investigar, resulta ser que la fe es el mejor negocio de nuestros días sin excluir por supuesto al Catolicismo que no solo ha comerciado con esta, sino que además enpeñó nuestras conciencias a un estado situado en Roma y gobernado no por Dios, sino por otro hombre, ¿no es esto ridículo?

Pero, bueno, les reitiro la categoría de estas letras, solo son una muy personal opinión y los exhorto a que ejecuten ustedes la suya. Asistan a ver este extraordinario filme mexicano en cartelera desde este 29 de Noviembre.

Carlos Carrera nació en la Ciudad de México en 1962 y quien tiene en su haber cortometrajes de animación tales como: El hijo prodigo (1984); Amada (1988); Un muy cortometraje (1988); Malayerba nunca muerde (1988), ganador de La Cara-bela de Plata y del Premio a la Innovación Cinematográ en el Festival de Cortometraje de Bilbao, España en 1988, y del Premio Kodak en el Festival de Tel-Aviv; y El Héroe (1993), ganador de la Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes en 1994, del Premio Pittirre en Puerto Rico y del Premio Coral a la Mejor Animación en La Habana, Cuba. También, cuenta con un documental y entre sus largometrajes podemos mencionar algunos como: La mujer de Benjamín, (1990), ganador de los siguientes reconocimientos: El Gran Premio del Festival Interna-cional de Cine de Amiens; Mejor Opera Prima en el Festival de Cine Iberorameriano de Huelva, el Premio del Segundo Lugar de la Asociación de Cine de Arte en Europa, ganador también, del Ariel y el Heraldo por la mejor Opera Prima, entre otros muchos premios más. Algunos otros de sus filmes son: La vida conyugal, Sin remitente y Un Embrujo.

El guión y la adaptación del filme estuvo a cargo de Vicente Leñero, quien es uno de los más talentosos y proliferos literatos mexicanos. Leñero ha sido ampliamente reconocido por su trabajo literario como escritor, novelista y dramaturgo contando ya con un gran haber en cuanto a las letras se refiera, algunas de sus obras son: La voz adolorida, Los albañiles, Redil de ovejas, Los periodistas, La gota de agua por mencionar algunas de sus novelas. No obstante, también ha escrito cuentos tales como: La polvareda y otros cuentos, Cajón de sastre y Puros Cuentos. La producción del filme que hoy nos concierne, El Crimen del Padre Amaro, corre por Daniel Birman Ripstein y Alfredo Ripstein, quien ha producido películas basadas en argumentos de Gabriel García Márquez y ha trabajado con los escritores José Revueltas, Elena Garro, Carlos Fuentes, Jorge Ibarguengoitia, Sergio Magaña, Julio Alejandro por mencionar algunos.

El Crimen del Padre Amaro, es una cinta en la que se trabaja desde 1970, película que por diferentes circunstancias, no se había podido realizar hasta ahora. Este filme ha sido producido bajo el respaldo de una de las pocas productoras cinematográficas sobrevivientes de la Epoca de Oro del Cine Nacional, Alameda Films, compañía que fuese fundada en 1948. Así que, como pueden ver, es una cinta cuidadosamente creada además de que cuenta con el respaldo no solo de los mejores cineastas mexicanos, sino que, también goza del poder con el que solo las buenas obras, en conjunto con voluntad y racionalizado fin a mesura, pueden contar.

Return to the Frontpage