November 24, 2004

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos

Un Español Internacional: ¿Para Qué?

Por Manuel Lombera

No todos los Españoles son iguales. Y no me refiero a los de España, sino a nuestro idioma. Caminando por las calles o comiendo en un restaurante uno puede hablar con otros Latinos y no entender algunas palabras. Y es que ya sea por su significado o por su entonación, el Español que se habla en América Latina no es el mismo en cada país. Es precisamente cuando estas formas distintas de hablar un mismo idioma convergen en un país multicultural como Estados Unidos, cuando surge la necesidad de establecer ciertas normas comunes.

Entonces ¿existe un Español internacional, que se hable igual en todos lados, o al menos un “Español norteamericano”, que hablen todos los Latinos por igual? La respuesta a esta pregunta es motivo de investigaciones y debates entre lingüistas de gran importancia para la identidad de nuestra lengua.

Algunas profesiones en particular demandan que quienes se desempeñan en ellas, se vean obligados a encontrar y utilizar un Español que tal vez no apliquen en su vida cotidiana. Los periodistas, por ejemplo, tienen que comunicar noticias y hacerse entender por igual entre todos los Hispanohablantes; y nos referimos en especial a aquellos periodistas que reportan precisamente para nuestra comunidad en los Estados Unidos.

Imaginemos que pasaría si un reportero argentino informa en la televisión sobre el ingreso mensual de los Hispanos y en lugar de usar la palabra ‘dinero’ utiliza la palabra ‘plata’. Muchos Latinos no sabrían a qué se refiere -o en todo caso- se extrañarían ante el término. ¿Se podría decir entonces que los periodistas adoptan el llamado ‘Español Internacional’?

Si bien nosotros hablamos de la forma en que nos enseñaron en casa, no hay duda de que una gran influencia en nuestra forma de comunicarnos proviene de los medios de comunicación: son los diarios, la radio, la televisión, quienes nos acercan a la forma de hablar y las palabras comunes de nuestros vecinos Latinos. Pero no sólo a ello, sino también a sus costumbres, estilo de vida y problemas sociales.

El Latino promedio en los Estados Unidos sabe más del resto de los países Latinoamericanos de lo que lo hace el Latino en su país de origen. Por ello, ya no resulta extraño escuchar intercambios lingüísticos y culturales entre personas provenientes de diferentes países. Este fenómeno social está modificando nuestra comunidad no sólo a nivel idiomático, sino que también afecta directamente la forma en que vivimos y consumimos la cultura Latina.

Hoy en día somos aproxi-madamente 35 millones de Latinos en los Estados Unidos; 35 millones de razones para llegar a acuerdos en el idioma que nos permitan obtener beneficios comunes. Al leer instrucciones de medicamentos bilingües, recetas de comida e incluso al estudiar las reglas de conducir en Español por ejemplo, las palabras utilizadas son cuidadosamente seleccionadas para que no haya confusiones. Esto quiere decir que el proceso de modificación del Español ya se inició, se está transformando y tardará algunos años más en consolidarse. Nuestra convivencia diaria y la necesidad de entendernos claramente, son dos grandes motivos para seguir integrando a todos los Latinos en este país no sólo a través de su idioma, sino también mediante el intercambio cultural.

Pero ¿qué pasará con los acentos y palabras tan propios de cada región? Por ello no hay que preocuparse. Esos cantitos tan propios de cada país no desaparecerán -al menos no a nivel personal o familiar. Qué aburrido sería no poder adivinar la procedencia de alguien por su manera de hablar o no tener palabras que intercambiar con quienes nos rodean. La mezcla de culturas ya ocurrió, hay que celebrarla. 

No hay que olvidar que existen muchas organizaciones y servicios que apoyan el desarrollo de nuestra co-munidad en los campos de la educación, salud y finanzas en nuestro idioma. Para obtener más información sobre estos servicios y acceder a ellos, llama gratis a tu Línea de Ayuda llamando al 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage