November 23, 2005

Los Funcionarios del Gobierno Federal y del Estado Deben Dejar sin Efecto Las Políticas Anti-Forestales

Por Lupe Molina

Hace dos años las personas que diseñan las políticas estatales y federales me dejaron a mí y a otras 120 personas sin trabajo.

No nos despidieron personalmente –pero sus políticas mal aconsejadas, hechas en nombre del medio ambiente sentaron las bases para que nuestro empleador quebrara y nos dejaron sin trabajo.

Perdí un empleo que había mantenido durante 33 años. La mayoría de los que trabajabamos en la empresa, Wetsel-Oviatt Inc., habíamos trabajado allí durante muchos años y ganábamos buenos salarios.

Trabajábamos para una empresa que administró de manera responsable las tierras forestales durante 64 años. Nuestra compañía regularmente recibía elogios por su administración de la tierra. Producíamos madera que se utilizaba en la construcción de viviendas en California.

Los legisladores estatales y federales han creado una situación que prácticamente imposibilita a las empresas administrar las tierras forestales privadas y públicas. El resultado es que tenemos bosques superpoblados que no están en buenas condiciones y que están predispuestos a incendios catastróficos como los que asolaron a nuestras comunidades de California del Sur hace dos años.

Estos incendios fueron el comienzo de la peor y más trágica temporada de fuegos forestales de la historia de California. En pocos días, 12 incendios ardían en el Sur de California, afectando a gran parte de San Diego y del Inland Empire.

Estos incendios quemaron 750,000 acres, mataron a 24 personas y destruyeron 3,700 hogares y les costaron miles de millones de dólares a los cali-fornianos.

No solo más destruyendo vidas, hogares y viviendas a su paso, pero meses después causaron deslaves de lodo en la cual perdieron la vida 14 personas.

A causa de las quemazones, la fundacion de la tierra creció débil por la falta de los árboles fuertes, causando estos deslaves de lodo que se llevaron varios hogares y vidas.

Los legisladores de Sacramento —que a menudo repre-sentan áreas urbanas con muchos latinos— continuaron su ataque contra las tierras forestales alejadas de sus hogares (construidos con la madera de los bosques, si se me permite mencionarlo). Ellos sugirieron límites para los tamaños y edades de árboles que pueden talarse y cobrar más tarifas a las compañías forestales.

Ninguna de estas propuestas tiene base científica ni refleja una comprensión de las ciencias forestales. Por el contrario, son reacciones emocionales que ponen en riesgo las vidas de los trabajadores forestales y de los que viven en el área que potencialmente podría ser afectada por los incendios forestales.

Las dos cosas más importantes que California debe hacer es instalar cortafuegos efectivos y restaurar la cantidad histórica de árboles en los bosques. Actualmente, alrededor del 74% de los bosques nacionales están superpoblados de manera no natural, lo que crea un verdadero polvorín.

¿Cuántas familias deben perjudicarse antes de que nuestros legisladores tomen un momento para comprender que debe promoverse una explotación forestal responsable en California?

Todos los que vivimos en California tenemos interés en los bosques, independientemente de donde vivamos. Todos podemos disfrutar el paisaje, su belleza y aprovechar los productos de la madera que se explota aquí en California.

Nuestros legisladores y los funcionarios federales deben comprender las consecuencias de sus políticas. Ellos dejan sin trabajo a las personas y alientan la importación de madera de países que no tratan a sus bosques tan bien como noso-tros tratamos a los nuestros.

Es tiempo de que nuestro gobierno deje sin efecto las políticas que han dejado sin empleo a muchos trabajadores dedicados –incluyendo muchos latinos.

Más importante, si no cuidamos nuestros bosques, la historia se vuelve a repetir causando la perdida de árboles y vidas en California.

Lupe Molina se desempeña como Superintendente de área y Gerente de seguridad de Wetsel-Oviatt Lumber Company. Para más informa-ción visite La Fundación de Sivicultura al www.calforests.org o llámenos en español al 1-800-575-0446.

Return to the Frontpage