November 22, 2000


50 Estudiantes del Este del Condado Reciben Reconocimiento

Cincuenta estudiantes del este del Condado de San Diego fueron reconocidos por la supervisora del segundo distrito, Dianne Jacob por sus esfuerzos para evitar que los jóvenes tengan acceso al alcohol.



Cristina Gómez (centro), estudiante de cuarto año de la secundaria Grossmont, espera recibir su certificado de reconocimiento por sus esfuerzos por combatir el abuso del alcohol y otras drogas entre menores de edad. La acompaña su hermana Sandra (izq).

El grupo honrado, compuesto por 53 estudiantes de diferentes escuelas secundarias e intermedias del este del condado, recientemente participó en el operativo, "Stop `N Bust". A través de dicho operativo, que contó con la participación de líderes comunitarios, representantes de diferentes agencias judiciales y comerciales, diferentes grupos de estudiantes visitaron negocios que venden bebidas alcohólicas para pedirles a los dueños que desplegaran carteles que advierten a los adultos que es en contra de la ley proveer alcohol a menores de edad. El acto tiene una multa multa máxima de $1000 dólares y hasta 32 horas de servicio comunitario.

Los estudiantes visitaron casi 40 negocios en Santee y El Cajon, la mayoría de los cuales accedieron a desplegar el cartel.

"Creo que son un excelente ejemplo para otros jóvenes de la región", dijo la supervisora Dianne Jacob, quien reconoció al grupo de estudiantes durante el Tercer Foro Binacional Sobre el Consumo de Alcohol por Menores en México, una conferencia anual sobre el tema en la que participan representantes de México y Estados Unidos. "Este es el tipo de esfuerzo que se necesita para lograr nuestra meta", agregó la supervisora, refiriéndose a prevenir que los jóvenes consuman bebidas alcohólicas en cualquier lado de la frontera.

"Queda mucho por hacer... para poner un alto a este creciente problema", indicó Jacob, quien otorgó a los estudiantes un certificado como reconocimiento por la labor que realizan en sus comunidades. "Necesitamos realizar más programas educativos para proteger las vidas de nuestros jóvenes y de aquellos que los rodean".

Felices, los estudiantes, uno de los cuales formó parte del panel de oradores de la conferencia, dieron las gracias a la supervisora por tomar en cuenta su labor por reducir el consumo de alcohol por menores.

"Se están dando cuenta de que estoy haciendo algo por mi comunidad por evitar que los adultos les den alcohol a los adolescentes", dijo Cristina Gómez estudiante de cuarto año en la secundaria Grossmont.

Gómez, de igual manera que el resto de los estudiantes es miembro de la Alianza Juvenil del Este del Condado, un grupo de estudiantes creado por la organización Comunidades en Contra del Abuso de Substancias (CASA, por sus siglas en inglés) para involucrar a los jóvenes en la prevención del abuso de substancias.

"Este reconocimiento me da más ánimos de seguir ayudando", agregó la estudiante quien dijo haber estado en fiestas donde los mismos padres les ofrecían bebidas alcohólicas a los hijos. "Está mal. Las muchachas no saben los peligros que corren. Pueden ser violadas o quedar embarazadas", indicó la estudiante quien dijo que es miembro del grupo para servir como un ejemplo positivo. Sandra, su hermana menor por casi tres años y estudiante de primer año en la Grossmont, también es miembro de la Alianza Juvenil del Este del Condado.

Por su parte, Michael Zepeda, estudiante del cuarto año de la secundaria Rancho Bernardo y también miembro de la Alianza Juvenil, dijo estar cansado de ver a sus compañeros sufrir por consumir bebidas alcohólicas.

"He visto los efectos negativos que el alcohol y las drogas tienen en mis compañeros", dijo Zepeda. "Quiero ser parte de un movimiento positivo".

Regresar a la Portada