November 21, 2001

Controversial Colección de Poemas de Mariana Martinez

Por Pablo De Sainz

Mujer, joven y poeta.

Esas tres palabras describen a Mariana Martínez, la misma Mariana Martínez que a sus 22 años ha creado una gran controversia alrededor de su colección de poesía titulada "No tengo texto ni piel ni mirada" (Universidad Iberoamericana Noroeste, 2001).

Nacida en la Ciudad de México en 1979, pero viviendo en Tijuana desde hace 15, Martínez ha publicado una colección que contiene temas como la sexualidad, la búsqueda de uno mismo, y desesperación.

"Creo que las adolescentes que leen mis poemas se identifican porque yo soy una morra como ellas", dice Martínez. "Yo soy una morra común, con las mismas ondas, y me gusta un chico que no me hace caso, y le gusto a otro chico pero yo no le hago caso, tú sabes".

Pero la controversia ha sido creada por un poema en especial, el titulado "Por suerte los hombres". En este poema, Martínez toca el tema de la liberación femenina, de cómo una mujer no necesita depender de un hombre. Sin duda, un poema feminista.

"Ese poema ha sido malinterpretado," dice Martínez. "Los hombres se sienten agredidos por lo que digo, pero ellos agreden a las mujeres en sus canciones, las rancheras, los corridos. Todo eso agrede a las mujeres.

"Una vez un lector me mandó una carta donde decía que yo odiaba a los hombres. Creo que no leyó bien el poema. Yo no estoy atacando a nadie, solo estoy diciendo lo que he vivido".

Los poemas de "No tengo texto ni piel ni mirada" fueron escritos, en su mayoría, durante los ocho meses que Martínez estuvo estudiando en Uruguay. Sus experiencias en ese país las escribía en un diario, mismo donde dibujaba figuras que retrataban sus estados de animo. Esas mismas figuras aparecen en el poemario.

"En Uruguay fue un autodescubrimiento a diario", dice Martínez. "Era la primera vez que estaba tan lejos de mi familia, de mis amigos, de Tijuana".

Según Martínez, Tijuana, la gran ciudad fronteriza, toma un lugar importante en su poesía.

"La ciudad, Tijuana, lo que estoy viendo, influye mucho en mi poesía", dice Martínez. "Eso lo note cuando estaba en Uruguay. Montevideo es una ciudad muy tranquila, sin mucho movimiento. Tijuana, en cambio, tiene el sol, la tierra, la playa, mucha, mucha acción. Tijuana es la puta que todos queremos mucho".

Uno de los temas que reaparece en sus poemas es la sexualidad, la intimidad entre una pareja.

"El sexo es metáfora de muchas cosas," dice Martínez. "De nuestra vulnerabilidad por ejemplo. A diario esta flotando, es cuando somos más vulnerables".

Aunque apenas tiene 22 años, Martínez lleva varios años escribiendo poesía.

"Empecé a escribir públicamente a los 15 años", dice Martínez. "Tenía un novio y le escribía cositas, algo así. Desde chiquita, la palabra fue un medio para expresarme".

La estudiante de Comunicación de la Universidad Iberoamericana Noroeste, dice no sentirse limitada por ser poeta y mujer.

"Yo creo que las mujeres escritoras no estamos marginadas", dice Martínez. "Es solo cuestión de tener mentalidad positiva".

Prueba de su constante superación, es la fluidez y la forma directa que poseen sus poemas. Los poemas de Martínez pueden ser digeridos con facilidad.

"No me gusta leer complicado," dice Martínez. "Quizá por eso mis poemas son sencillos, accesibles, breves, y con muchos dibujos acompañando el texto".

Pero esta mujer es multifacética. Otros campos a los que ha incursionado son el video y el ensayo, y es este último género en el cual Martínez está actualmente trabajando.

"La poesía es muy íntima, tiene límites", dice Martínez. "El ensayo se presta para escribir sobre temas que no podría escribir en un poema. En mis ensayos escribo sobre temas de política, conciencia social".

Mujer, joven y poeta, tendremos Martínez para rato.

 

"Por suerte los hombres"
Por suerte los hombres no son indelebles;
Sería difícil andar por ahí todas manchadas.
En tintas, como recién desenvueltas del
Periódico de ayer.
Por suerte los hombres no son indelebles.
Se quitan con acetona.
 

Regresar a la Portada