November 21, 2003

Carlos y Eduardo detrás de las cámaras

Ponce y Verástegui terminan de rodar “Meet me in Miami”

Por Jose Daniel Bort

Las hermosas playas del sur de California doblan por el azul del atlántico ante las cámaras de cine de la nueva producción “Meet me in Miami”. Mientras tanto, el protagonista de “Chasing Papi”, Eduardo Verastegui, vestido de blanco y con una bandana índigo en la cabeza, le tira moneditas al equipo que lo filma desde el cuarto piso de la casa colonial.

“¡Corten!.. Muy bien Eduardo, ahora hazlo más enternecido” le comentó Eric Hannah, el director. “¡Producción, por favor recojan las monedas que vamos otra vez... ¿Qué se perdieron? ¿Alguien podría prestar unas monedas? ¡Yo se las reembolso!” gritaba el productor de la cinta.

“Lo que me gusta de mi personaje es que es solidario con sus amigos, y al final aprende que el amor verdadero se puede tener a la vuelta de la esquina, a pesar de que se busque por todo el mundo para conseguirlo” dijo Eduardo, entre descansos de bastidores.

Las moneditas se las estaba aventando a su mejor amigo de la infancia (en la película) Luis Montero, encarnado por Carlos Ponce. Como Carlos no necesitaba contestar en ese momento, estaba recibiendo un masaje en el set por parte de la terapeuta que los acompañó durante todo el rodaje.


Escena de ‘Meet me in Miami’.

“Hemos estado filmando en Nueva Zelanda desde principios de este año, y ahora estamos prácticamente haciendo los detallitos que faltaban, está quedando exactamente como lo queríamos”, comentó Carlos, quien después del “lunch break” se preparó inmediatamente a hacerle la cortesía de responderle a sus colegas.

“Antes no estaba en mi sitio porque no tenía parlamentos que responder, pero es siempre cortés para tus compañeros actores responderles cuando lo necesitan, a pesar de que tu no aparezcas en escena”, contestó el siempre galante Ponce.

“Meet me in Miami” cuenta la historia de Luis Montero, un joven de una familia adinerada que decide no asumir sus responsabilidades hasta que no consiga al amor de su infancia, una chica neozelandesa que conoció diez años atrás. Eduardo es su mejor amigo, que lo ayuda en la búsqueda de la mujer de su vida.

“Es una comedia para toda la familia, que desde el más pequeño hasta el abuelito pueden disfrutar. Se basa en que el amor y la amistad verdadera son indestructibles” confesó Verástegui, a quien le tocaba su turno en la mesa de masaje.

Los dos actores han cultivado una amistad, producto de estar en varios continentes debido a las filmaciones. “Carlos y yo tenemos mucho en común, él es un excelente compañero de trabajo”, comentó Verastegui.

Return to the Frontpage