November 17, 2000


Florida y la elección del Sr. Presidente

Pedro Oscar Cruz Barea
Secretario General
Partido Acción Civil

Él tranque en el conteo de votos en el estado de Florida, trae a discusión un tema que más de doscientos años Estados Unidos había dejado de lado, porque hasta hoy no había representado problema.

El método mediante el cual se elige al Presidente de la Nación data de 1787 cuando los padres fundadores redactaron la constitución para el nuevo gobierno federal.

Visto en ese contexto, la elección del Presidente, mediante el colegio electoral era una manera válida ya que se trataba de la elección de un ejecutivo que iba a gobernar a trece países o Estados.

Aunque la guerra civil estableció definitivamente que no existe tal cosa como la unión de Estados o países libres o independientes que conservan su derecho a la secesión, los padres fundadores y la sociedad de los Estados Unidos de entonces pensaban que eran trece unidades políticas distintas, unidas únicamente por un gobierno central.

Es por esto para resultar electo presidente, se necesitaba el voto de cada estado por separado, lo que equivalía a un consenso de todos. Las elecciones correspondían a los Estados y no al pueblo de la Nación. Ese concepto no había nacido.

A medida que evolucionó la sociedad americana en materia de derechos democráticos, la elección de un gobernante mediante el voto indirecto en contraria a esos derechos.

Estados Unidos es una sola nación; un pueblo. Aunque esta dividido en estados, que es lo mismo que provincias, forman parte y están bajo la soberanía y el poder político del gobierno federal que es el gobierno de la nación.

El caso de la Florida debe servir de ejemplo para considerar establecer un sistema electoral uniforme para la elección de los funcionarios federales; Presidente, Vice-presidente, Senadores y Representantes. El sistema no puede seguir en manos de los estados individualmente ya que esto le quita uniformidad y confiabilidad.

De igual manera llegó la hora de enmendar la constitución para que el presidente y vicepresidente sean electos por la mayoría del voto popular.

El hecho de que cada voto de un sólo condado de la Florida tenga una importancia de vida o muerte para cada candidato, demuestra que el voto de cada elector cuenta, por lo que debe ser sumado directamente a su candidato votado, y no para elegir a unos electores.

El Presidente debe ser electo por el voto mayoritario de todos los ciudadanos del país y no por los estados como entidades políticas separadas.

Con esa enmienda, cada estado será importante para los candidatos. Los electores de Alaska o Wyoming serán tan importantes como los de California. Cada voto contará.

El sistema de voto directo para elegir al Presidente puede ayudar a que el elector vea la importancia de su voto lo que lo motivará a querer participar aumentándose de esta manera él por ciento de participación de electores.

No podemos sacar de contexto histórico la elección del presidente por medio del colegio electoral. De esta manera entenderemos que sí cumplió un fin. Pero que ya tenemos que dar paso a una forma que se ajuste a los parámetros de lo que hoy es la democracia.

La elección de Florida nos invita a rehacer la democracia, de manera que cada ciudadano mayor de 18 tenga en sus manos el poder para decidir con su voto directo, libre, secreto e igual, quien quiere que sea el hombre o la mujer que dirija los destinos de la nación por los próximos cuatro años.

El Partido Acción Civil es Reforestando la moral política, la justicia social y la esperanza de un mejor futuro para Puerto Rico.

¿Comentarios? Regresar a la Portada