November 15, 2002

Richard C. Atkinson anuncia su retiro como presidente de la Universidad de California

El Presidente de la Universidad de California Richard C. Atkinson - quien ha iniciado reformas nacionales en los exámenes de admisión universitarios, dirigido nuevos enfoques a las admisiones universitarias y el acercamiento comunitario luego que se aboliera la acción afirmativa en la UC, y propulsado innovación en el campo de la investigación científica para acelerar lo que la universidad contribuye a la economía de California - anunció hoy (13 de nov.) su intención de retirarse como presidente efectivo el 1 de octubre del 2003.

El décimo séptimo presidente del sistema de la Universidad de California, Atkinson ha dirigido a la universidad a través de un dramático período de crecimiento físico y programático. La inscripción en la UC ha aumentado por aproximadamente 30,000 estudiantes, los nueve planteles existentes se han expandido para satisfacer las crecientes necesidades del estado, y la UC ha comenzado la construcción de un décimo plantel en el Valle de San Joaquín.

Atkinson, mientras tanto, ha puesto prioridad en mantener y realzar los mundialmente conocidos estándares de excelencia en la enseñanza, la investigación y el servicio público. También ha sido una voz predominante a favor del papel central que juegan las universidades de investigación en la economía moderna y por la obligación que la UC tiene de servir a las poblaciones multifacéticas de California.

Atkinson, de 73 años, asumió su cargo el 1 de octubre del 1995, y habrá servido por ocho años cuando se retire. De los 17 presidentes que ha tenido la Universidad de California, solo cuatro han servido por más tiempo. Además, al momento de su retiro, Atkinson habrá pasado los últimos 27 años como director de la Fundación Nacional para las Ciencias, rector de UC San Diego o presidente del sistema UC.

“Ese es un largo plazo para posiciones de este tipo”, Atkinson le dijo a la Junta de Regentes durante una reunión en San Francisco. “Estos han sido años de muchas satisfacciones - llenos de retos, estimulantes y muy interesantes. Pero ha llegado el momento para darle cierre, y permitir que la Universidad continúe hacia delante bajo un nuevo liderazgo. También es tiempo, debo añadir, de que mis nietos compartan más con su abuelo”.

Cuando se retire, Atkinson regresará con su esposa, Rita, a San Diego, donde vivieron desde el 1980 al 1995 durante el tiempo que Atkinson fue rector en UC San Diego. La Junta de Regentes emprenderá una búsqueda nacional para su sucesor. Un comité de búsqueda será nombrado dentro de poco por John Moores, presidente de la junta.

Atkinson notó que asumió la presidencia en un momento durante el cual la universidad se enfrentaba a severas restricciones presupuestarias y un amargo conflicto sobre la acción afirmativa. Sin embargo, dijo, la universidad se ha recuperado y ha prosperado - reclutando y reteniendo a profesores del más alto calibre, manteniendo el acceso para los estudiantes más brillantes de California, expandiendo el acercamiento estudiantil y el desarrollo profesional para maestros para apoyar el mejoramiento de las escuelas públicas, planeando inteligentemente, para el crecimiento, y ofreciendo innumerables innovaciones para ayudara a resolver muchos de los problemas que enfrentan California y el país.

“No es el presidente quien es únicamente, o tan siquiera principalmente, responsable por estos logros”, dijo Atkinson. “Es la comunidad de la Universidad de California - los Regentes, la facultad, los empleados, estudiantes, padres, ex alumnos y amigos de la Universidad. Y es por eso, aún en tiempo de nueva incertidumbre presupuestaria, que confío en que la Universidad continuará prosperando.

“Durante los próximos 10 meses trabajaré para mantener al presupuesto de la Universidad en pies tan firmes como sea posible y para proveer facilitar la transición de mi sucesor como presidente. Pero a largo plazo, el éxito de esta Universidad descansa en las manos capaces de nuestra comunidad de gente creativa, energética y dedicada”.

Atkinson, un científico cognoscitivo cuyas investigaciones han tratado con los problemas de la memoria, los conocimientos y el aprendizaje, fue miembro por mucho tiempo de la facultad de la Universidad de Stanford, y también pasó tres años en la facultad de UCLA. Es miembro de la Academia Nacional de las Ciencias, de la Sociedad Filosófica Americana, de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias, y de la Academia Nacional de la Enseñanza. Ha servido como presidente de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia y como presidente de la junta de la Asociación Americana de Universidades. Una montaña en Antárctica lleva su nombre.

Luego de servir como director de la Fundación Nacional de las Ciencias en Washington, D.C., Atkinson fue nombrado rector de UCSD en el 1980. El plantel creció substancialmente mientras él estuvo a su cargo y alcanzó renombre nacional como uno de los centros principales de investigación del país.

En agosto del 1995, Atkinson fue nombrado presidente de la UC por la Junta de los Regentes. Sus responsabilidades como presidente incluye la supervisión de 10 planteles con una inscripción de casi 200,000 estudiantes, cinco centros médicos y tres laboratorios nacionales que la UC maneja para el gobierno federal y una fuerza laboral a través del sistema de unas 170,000 personas.

Atkinson asumió su cargo solo meses luego de que la Junta de Regentes adoptara el SP-1, una resolución que eliminó la consideración de la raza y la étnica en los procesos de admisión a la Universidad de California. Bajo el liderazgo de Atkinson, la universidad expandió de forma dramática sus programas de acercamiento con las escuelas primarias, intermedias y secundarias, trabajando para mejorar el rendimiento académico y la preparación universitaria de estudiantes de todo tipo de procedencia. Adicionalmente, a exhortación del Gobernador Gray Davis, la universidad expandió grandemente sus programas de desarrollo profesional para maestros en las escuelas públicas de California para mejorar el rendimiento escolar a través del estado.

Mientras tanto, con el apoyo de Atkinson, la Junta de Regentes rescindió al SP-1 en mayo del 2001, aunque la Proposición 209 mantiene la prohibición de la raza en las admisiones.

La universidad también ha iniciado dos nuevos programas, la Elegibilidad en el Contexto Local y el Programa de Admi-siones Duales, para asegurar que los estudiantes sobre-salientes en las escuelas preparatorias de California tengan acceso a la UC. Estas dos medidas fueron diseñadas para exhortar a los estudiantes de preparatoria a tomar las clases más difíciles y superarse en ellas. Este mensaje fue reforzado por la iniciativa por la cual Atkinson se ha distinguido nacionalmente: el desafiar al SAT.

En febrero del 2001, Atkinson propuso que la UC dejara de usar el examen SAT I y en vez usara exámenes de aprovechamiento académico atados al currículo de las preparatorias. Argumentó que los estudiantes deberían ser evaluados por su dominio de ciertas materias fundamentales en vez de nociones indefinidas de aptitud o inteligencia innata. Aunque su enfoque era en las necesidades de la UC, a fin de cuentas la compañía que produce el SAT I acordó reformar el examen a través del país. Empezando en el 2005, los estudiantes tomarán un nuevo SAT I que incluye un ensayo escrito, matemáticas más avanzadas y donde se eliminan ciertos tipos de preguntas de analogía verbal que tenían solo la más nebulosa relación con lo que los estudiantes aprenden en la escuela.

Mientras tanto, a la vez que la UC hacía planes para aco-modar a un crecimiento en la inscripción de 40 por ciento entre el 1998 y el 2010, Atkinson se mantuvo atento a preservar la calidad en la Universidad. Los salarios de la facultad crecieron para llegar a niveles competitivos, y los fondos federales y privados para la investigación alcanzaron nuevos niveles, 12 investigadores de la Universidad recibieron Premios Nobel, y dos planteles adicionales se hicieron miembros de la prestigiosa Asociación Americana de Universidades. Hoy en día, UC Berkeley, UC Davis, UC Irvine, UCLA, UC San Diego, y UC Santa Barbara son todas miembros de la AAU - haciendo que la UC sea el único sistema universitario en el país con más de un plantel en la asociación.

Atkinson también se esforzó en reclutar a individuos altamente calificados para dirigir a los planteles; contrató a ocho de los 10 rectores existentes. Los beneficios de pareja doméstica fueron extendidos a los empleados de la UC, y centros de cuidado para niños en los planteles fueron expandidos durante este plazo, como parte de una serie de iniciativas dirigidos a reclutar y retener personal del más alto calibre.

Atkinson puso énfasis especial en los beneficios que brinda a la economía la investigación universitaria y lanzó nuevas iniciativas para maximizar este impacto. El Programa de Investigación Cooperativo entre la Industria y la Universidad fue formado para promover acuerdos en áreas críticas para el futuro económico de California. Atkinson y el Gobernador Davis lanzaron a los Institutos California para la Ciencia y la Innovación, que comprenden cuatro centros de investigaciones que intentan mejorar la economía y la calidad de vida en el estado. Bajo Atkinson, la Universidad expandió sus inscripciones de ingeniería y ciencias de computadoras por más de 50 por ciento para mejor satisfacer las necesidades laborales de California.

Además de lanzar un décimo plantel en Merced, la Universidad abrió un nuevo centro académico en Washington, D.C.; expandió su presencia en Londres y Ciudad México; y comenzó a trabajar en un ambicioso plantel de ciencias de la salud en Mission Bay para la UC San Francisco.

Otras iniciativas lanzadas durante la presidencia de Atkinson incluyen a la Biblioteca Digital de California, que reúne colecciones electrónicas de las bibliotecas de la UC en un repositorio en Internet; una Maestría en Estudios Avanzados, un nuevo programa para adultos que trabajan; una serie de programas para aumentar los lazos entre California y México en los campos de la enseñanza, la tecnología y la salud; y esfuerzos por expandir el número de estudiantes graduados luego de muchos años sin crecimiento.

“Ha sido un honor servir como su presidente, y le debo mi gratitud a muchas personas”, Atkinson le dijo a los Regentes cuando anunció su retiro hoy. “Más que nada, les doy las gracias por la oportunidad de servir a esta gran Universidad y la gente de California.”

Return to the Frontpage