November 14, 2003

Politica A La Mexicana

Palabras sin hechos

Por Luz Aída Salomón

“Mucho ruido y pocas nueces” exclaman los mexicanos cuando se habla demasiado sin ver resultados concretos entre el decir y el hacer. Este es el estilo de los politicos en México y del que no se ha escapado el Presidente Vicente Fox, en relación con las negociaciones sobre un Acuerdo Migratorio con Estados Unidos.

La primera semana de noviembre el Presidente Fox realizó una gira por los estados de Arizona, Nuevo México y Texas. Desde que llegó a Phoenix, Arizona, Fox se sintió tan apapachado por centenares de inmigrantes mexicanos que al son del mariachi volvió a sus tiempos de campaña, prometiendo desde el ansiado Acuerdo Migratorio hasta el voto de los mexicanos en Estados Unidos para las elecciones presidenciales del 2006.

Pero de regreso a México, el 7 de noviembre, los paisanos pusieron a Fox con los pies en la tierra al preguntarle qué ha hecho por los mexicanos en Estados Unidos. Luis Pelayo, dirigente del Hispanic Council de Illinois, molesto por el funcionamiento del Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME) pidió su desaparición porque no se les permite expresar las críticas al Gobierno mexicano, por parte de los 152 líderes de la comunidad migrante que integran el Consejo Consultivo de dicho Instituto.

Esta inconformidad fue en respuesta a la renuncia solicitada por la Secretaría de Relaciones Exteriores a 42 líderes de organizaciones de mexicanos y mexicoamericanos en Estados Unidos, con el pretexto de que no fueron electos por la comunidad migrante y no cumplen con los requisitos del cambio de estatutos del IME. Al respecto, J.R. González replicó que el Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Ernesto Derbez, los llamó a participar a nombre del Presidente Fox y decidieron participar para poner su mejor esfuerzo.

Por su parte, otro de los 42 afectados por la solicitud de renuncia, Héctor Flores, líder de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos con 125 mil afiliados en Estados Unidos, aseguró que el IME es una instancia del Gobierno mexicano imposibilitada para satisfacer las necesidades de la comunidad migrante en Estados Unidos y que tienen el derecho a criticarla para buscar vías adecuadas, en México y Estados Unidos, para solucionar los problemas de la migración.

Los 152 líderes del IME se congregaron en la Ciudad de México para la segunda sesion plenaria del Consejo Consultivo y reunirse con el Presidente Fox. Ese mismo viernes, 7 de noviembre, en la residencia oficial de Los Pinos, los consejeros del IME, dirigentes chicanos y representantes de gobernadores estadounidenses, fueron al grano, reclamando a Fox que “ya era tiempo” de pasar de las palabras a los hechos en las soluciones al problema migratorio.

En el relato de este encuentro con el Presidente mexicano, el diario nacional Reforma (11/08/03) destacó que el representante de Sacramento, California, Arnoldo Torres, considera que al Gobierno mexicano le falta una visión clara para negociar con Estados Unidos un acuerdo migratorio, pues hasta ahora sostiene una estrategia de pedir, sin definiciones concretas sobre lo que haría México a cambio para frenar el flujo migratorio.

“Tenemos talento, lo que necesitamos es que abran las cab… puertas para que podamos participar. México tiene responsabilidad en la solución del problema migratorio. No puede depender sólo de lo que los congresistas de Estados Unidos quieran aprobar. Fox tiene que decirle a Bush a qué se compromete”, reclamó el dirigente chicano.

Carlos Olamendi, asesor en migración del gobernador electo de California Arnold Schwarzenegger, consideró en cambio que lo que está faltando es que el Poder Legislativo mexicano haga su parte, y frente a los congresistas estadounidenses tomen una actitud propositiva.

Con la presencia del Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Ernesto Derbez,en esta reunión el Presidente Fox respondió con un balance de su gira por el sur de Estados Unidos, la queja de que aún hay autoridades que se resisten a reconocer la matricula consular y, eso sí, presumió que este año sumarán 14 mil 500 millones de dólares los envíos de los mexicanos que trabajan en Estados Unidos, lo que podría convertirse en la primera fuente de divisas en México, por encima de los ingresos por venta de petróleo, turismo o inversion extranjera directa.

Pero Fox olvidó el revuelo en el Congreso mexicano que está provocando la iniciativa presidencial de reforma hacendaria que empezará a discutirse esta semana en la Cámara de Diputados y de la que depende la reactivación de la economía con la consecuente generación de empleos que paliarían la migración. Sin embargo, esto fue poca cosa frente a la reacción del Canciller Derbez, quien dos días después recibió a la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados y aceptó que los legisladores acompañen al Presidente Fox a sus viajes a Estados Unidos y otros países con miras a “proteger” a los paisanos.

En pocas palabras, por el momento el problema migratorio y sus probables soluciones por parte del Gobierno mexicano, sólo tienen como respuesta el turismo legislativo y más dimes y diretes en el Congreso sobre las tan anunciadas reformas estructurales, empezando por la hacendaria, mientras los mexicanos de aquí y allá esperan la recuperación económica del país.

Correo electrónico: luzaidasalomon@hotmail.com

Return to the Frontpage