November 14, 2003

Pregunte a la Dra. Alice - Intérpretes Entrenados son el Estándard de Oro Para la Comunicación

La Sra. Chin, una mujer en sus años 60s, vino a verme porque sentía dolores de pecho. Debido a su edad y alta presión sanguínea, me preocupaba que pudiera tener algún problema cardíaco, así que le ordené unas pruebas. “¿Dónde se hacen esas pruebas?”, me preguntó. Le respondí que cerca, en el hospital local. “¿Hablan chino ahí?” fue su siguiente pregunta. Tuve que admitir que no sabía. Sin seguridad sobre si pudiera comunicarse en chino, ella dijo que no iría.

Más tarde atendí al Sr. Wong, a quien referí a un especialista porque estaba perdiendo su balance al caminar. Las pruebas mostraron que tenía artritis en el cuello que le estaba afectando la espina dorsal. Me dijo que el especialista le había recomendado cirugía pero que él no quería. Durante nuestra conversación me dí cuenta que no entendía los beneficios y riesgos de la cirugía. Resulta que el especialista apenas hablaba chino, por eso le dió otra cita al Sr. Wong con la condición de que trajera a su hijo como intérprete. Pero el Sr. Wong no quería exigirle eso a su hijo, quien tendría que faltar al trabajo para esto, y por eso no asistió a la cita. Lo que él no parecía entender es que sin cirugía su situación podría empeorar hasta el punto de no poder caminar.

Cada semana veo pacientes que se niegan a ser enviados a tomarse pruebas clínicas o evaluaciones de especialistas porque no hablan bien inglés, los especialistas solamente hablan inglés y no hay quién les traduzca. Cada semana, veo pacientes que regresan a verme después de haber sido referidos para pruebas o a especialistas y que no pueden decirme cuáles fueron los resultados de las pruebas, qué dijeron los especialistas o qué tratamiento le recomendaron.

Muchos pacientes dependen de su limitado inglés para comunicarse al buscar ayuda médica, pero como muestra el caso del Sr. Wong, esto resulta muchas veces en falta de entendimiento. Otros pacientes dependen de miembros de su familia y amigos, pero muchas veces no hay nadie que hable bien inglés como para interpretar. También, muchos pacientes no quieren exigirles a sus hijos u otros familiares para que falten a sus trabajos o a la escuela para ir con ellos. Y aún cuando hay alguien que habla bien inglés, no conoce bien la terminología médica y los conceptos.

Naturalmente, lo mejor sería tener un médico que hable su idioma, quien pueda comunicarse directamente con usted. Desafortunadamente, esto no es siempre posible, particularmente en un hospital o en la clínica del especialista. En esos casos, intérpretes médicos capacitados son el “estándard de oro” para comunicarse. Esto es particularmente cierto en situaciones difíciles o sensibles, como cuando se discute sobre los riesgos y beneficios de una cirugía o tratamientos de enfermedades sexualmente transmitidas, porque los intérpretes profesionales conocen la terminología médica, saben cómo interpretar correctamente y se puede confiar en que mantendrán la información en forma confidencial.

Cada vez más hospitales y clínicas están empezando a proveer intérpretes para sus pacientes que no hablan bien inglés. Y la mayoría de los seguros, incluyendo MediCal y Familias Saludables, proveen intérpretes para sus miembros que tienen limitaciones en el inglés. Parte del problema ha sido que los pacientes no piden intérpretes, por lo tanto los hospitales y los seguros no saben qué necesarios son estos servicios.

Si usted tiene problemas con su proveedor de servicios médicos, llame al Centro de Ayuda al 1-888-466-2219. Y si aún no puede conseguir un intérprete, usted puede pre-sentar una queja. Como consumidor, usted tiene derechos y uno de ellos es el de tener un intérprete.

Return to the Frontpage