November 11, 2005

Recordando a los Latinos muertos por miembros del departamento del Sheriff de Vista

• Investigación sobre el uso excesivo de fuerza por los cuerpos policiacos de San Diego.

Por Luis Alonso Pérez

En la noche del Día de Muertos, la señora María Manzo encendió una veladora frente a la fotografía de su hijo Jesús Eduardo Manzo de 23 años, que murió hace tres meses cuando trataba de huir de agentes del departamento del Sheriff de Vista, quienes abrieron fuego por temor a que el sospechoso les disparara. Los reportes indican que Manzo no portaba armas de fuego, sólo traía una herramienta tipo “Leatherman” en su bolsillo.

En esta noche, los miembros de la comunidad de Vista se han reunido en una vigilia para recordar a Jesús y a otros cinco jóvenes Latinos que han muerto en altercados con las autoridades policiales, tres de ellos en un lapso de cinco días.

“Estoy muy triste, porque a mi hijo nunca lo voy a volver a ver. Jamás me lo van a regresar con una vigilia, ni con un rezo, con nada lo voy a volver a ver. Yo me siento acabada, cansada, sin ganas de vivir” comentó María Manzo, quien describió a Jesús como un hijo excelente, porque jamás le levantó la voz y jamás le desobedeció.

Pero para las autoridades, Jesús Manzo no era visto de la misma manera, ya que había trasgredido las leyes en ocasiones anteriores, de las cuales testificó como culpable de haber entrado ilegalmente a un vehículo en el 2001 y de encontrarse bajo la influencia de metanfetaminas en el 2004. Sin embargo, personas cercanas, aseguran que Manzo estaba tratando de cambiar su vida y mantenerse en el camino correcto desde el nacimiento de su hija Anahi, de apenas siete meses.

El día en el que Jesús murió, María Manzo se encontraba trabajando, cuando regresó a casa recibió la dolorosa noticia de que su hijo había muerto. “No sabría decir que fue lo que sucedió ese día porque yo no estaba ahí. Yo no he tenido ningún tipo de noticias de parte de las autoridades, no se han contactado conmigo, así que no se nada”.

Los otros cinco casos de muertes a jóvenes Latinos en Vista sucedieron en situaciones similares a la del caso de Jesus Manzo. Cinco días antes de su muerte, el 28 de julio, las autoridades le dispararon y mataron a Sergio García Vásquez cuando atendían un reporte de violencia doméstica, debido a que los atacó con una pesa de 10 libras. La noche del 29 de julio, un día después del incidente de García, agentes del Sheriff le dispararon y mataron a Jorge Ramírez, después de una persecución a pie debido a que era sospechoso de un asalto a mano armada. Los oficiales abrieron fuego a corta distancia al sospechar que Ramírez podría sacar una pistola de su bolsillo, pero sólo encontraron una navaja.

Mario Moreno, un joven activista de la comunidad opina que los problemas raciales jugaron un papel muy importante dentro de todos estos casos, y comenta que él mismo se ha visto involucrado en problemas con las autoridades a causa de encajar dentro de un perfil racial. “Los jóvenes en esta comunidad han aprendido a temer a la policía, no los ven como los benefactores de su sociedad, los ven como los opresores que se acercan a intimidarlos”.

El Teniente Hernando Torres del departamento del Sheriff de Vista opina que la raza no tiene nada que ver con estos incidentes. “No creo que la gente piense que voy a dejar que los asistentes del Sheriff vayan tras la comunidad Hispana siendo yo mismo Hispano. Yo no uso el uniforme las 24 horas del día. Mis hijos no tienen cabello rubio ni ojos azules, ellos también son hispanos. Cuando están patrullando las calles de Vista ¿Tú crees que ellos saben quienes son mis hijos o hijas? Ellos no saben quien son. Así que yo espero que los asistentes del Sheriff traten a todos los miembros de la comunidad con dignidad y respeto, espero que sean profesionales”, comentó el Teniente Torres.

“Yo quiero que la comunidad sepa que no tiene por qué tenernos miedo. Que estamos aquí para servirles. Muchas veces tenemos que utilizar la fuerza para hacer un arresto y hacer de la comunidad más segura, pero usamos la fuerza como último recurso. No llegamos a trabajar todos los días pensando que vamos a brutalizar o matar a alguien, al contrario, llegamos a trabajar esperando hacer que la comunidad sea más segura” agregó Torres.

Sin embargo, personas como la señora Silvia Ramos opina que los miembros de la oficina del Sheriff actúan de manera muy violenta, ya que su hijo Sergio Ramos murió durante un altercado con miembros del departamento del Sheriff de Vista, después de que un vecino llamara al 911 para pedir auxilio, ya que Sergio Ramos estaba a punto de suicidarse con un cuchillo. Según comentó la señora Ramos, los oficiales le dieron 15 balazos a escasos quince minutos de haber llegado al lugar, según lo que le informaron las autoridades, su hijo había intentado atacar a uno de los oficiales.

“Yo creo que actúan muy violentamente, como que nos tienen mucho coraje” comentó la señora Ramos al referirse al trato de los oficiales hacia los Latinos. Uno de los asistentes del Sheriff que mató a su hijo también mató a uno de los cinco jóvenes muertos este año. “Yo pienso que esto debe de tener alguna consecuencia, él sigue trabajando. Si tanto le gusta matar, ¿por qué no lo mandan a Irak?” agregó la señora Ramos.

La forma de actuar de las autoridades policiacas ha enfurecido a la comunidad, ya que consideran que el usar la fuerza de esta forma no era necesaria, por lo que vecinos como Silvia Ramos, Mario Moreno y otros miembros de la comunidad han decidido crear la Coalición por la Justicia, Paz y Dignidad, con el objetivo de informar a la gente de Vista sobre sus derechos legales, así como establecer un proceso de documentación de abusos por parte de los miembros del departamento del Sheriff.

La Coalición ha organizado varias reuniones y eventos para informar a la comunidad sobre lo que está sucediendo, así como para protestar en contra de las injusticias que sienten que se han dado lugar en Vista. Tal es el caso de la marcha que se llevó a cabo el sábado 22 de Octubre, en la que vecinos y algunas madres de los jóvenes muertos salieron a las calles a exigir justicia por sus hijos.

“Justicia… justicia es lo que pido a gritos” comentó sollozando María Manzo “Yo por mis hijos he trabajado y luchado sola toda mi vida, para que me lo vinieran a arrebatar de esa manera, no es justo. Yo sólo quiero que se castigue al culpable, no pido nada más, pero aunque se haga justicia, mi hijo jamás va a regresar”.

Miles Ashdown contributed to this story.

Return to the Frontpage