November 11, 2005

La novena edición del festival de cine y video Imaginería Audiovisual de la Frontera

Por Luis Alonso Pérez

La novena edición del festival de cine y video Imaginería Audiovisual de la Frontera IAF, realizada el pasado viernes 4 y sábado 5 de noviembre, presentó al público tijuanense una selección de los trabajos más recientes e innovadores en materia audiovisual, pero además demostró una vez más que cuando la creatividad excede las formas convencionales, es hora de que las formas cambien.

El festival IAF forma parte de una nueva corriente de “micro-festivales” independientes de uno o dos días, que tienen como principal objetivo de dar espacio a trabajos que no están diseñados para su proyección en un formato de festival de cine convencional. En su mayoría producciones en video digital, con narrativas no convencionales y estructuras no lineales, video abstracto, video experimental, video de intervención, animación y otros tipos de formatos.

La organización del festival Imaginería Audiovisual de la Frontera es realizada por Producciones Artcore, que según su director Salvador Ricalde se limita a “un par de manos y algunos amigos que colaboran”. Para Ricalde la palabra frontera no solo hace referencia al espacio geográfico donde se lleva a cabo, sino que también se refiere a la tendencia del festival a brincar fronteras entre estilos, géneros, formatos y barreras artísticas del material que proyectan.

El evento de dos días comenzó con la proyección de la selección oficial de trabajos audiovisuales en el cine Latino –uno de los cines más anti-guos de Tijuana y el único que sigue funcionando– seguido por la proyección del trabajo y plática con Nicolás Chirikoff, un artista visual francés que realiza producciones innovadoras en formato “Flash, para cerrar con la presentación de la película en video “Coapa Heights” a cargo de su director Yibran Assued.

Posteriormente se llevó a cabo una fiesta de inauguración en el antiguo cine Bujazán, ahora transformado en centro artístico Multikulti, presentando la musicalización en vivo de los cortometrajes clásicos El asalto al tren y La lámpara de Aladino, a cargo de los músicos electrónicos FAX y El Lazo Invisible.

“La fiesta es una parte muy importante y que siempre ha estado presente en el festival” comentó Salvador Ricalde “aparte de que es el jolgorio, se presentan los “visuales”, que es la visualización en vivo de música de DJ’s”

El festival continuó el sábado por la noche con la fiesta de clausura y presentaciones audiovisuales, en la que se exhibieron los proyectos de diversos artistas visuales de la región, actos en vivo de los músicos Silverio del Distrito Federal, Maniqui Lazer de Mexicali, Chicas y Tucán, así como el DJs locales, acompañados de la proyección de visuales a cargo de VJs como Nicolas Chirikoff, Canis Latrans,Vj Sal, lestat, Pr4gma.

Sin duda una de las proyecciones más esperadas para el sábado fue el video del proyecto “Tijuana Destrucción Derby”, un video de intervención realizado por el mismo Ricalde, en el que organizó una competencia pública de choques entre siete autos, con el fin de exhibir el video de la competencia, al mismo tiempo que presentaba los siete autos participantes, pero compactados en cubos de chatarra.

El festival IAF comenzó hace nueve años como una muestra de cine y video universitario, como una forma de comenzar a mostrar los trabajos que en aquel entonces estaban realizando bajo el nombre de colectivo “Bola 8”. Con el tiempo la muestra comenzó a abrirse para dar espacio a trabajos de otras universidades, presentar largometrajes y a transfor-marse en un evento de dos días. De ahí surge la idea de hacerlo un festival bajo el nombre Imaginería Audiovisual de la Frontera.

A pesar de la poca asistencia de parte del público tijuanense, el festival tiene mucho éxito en otros lugares. Anualmente es invitado a presentar el trabajo que recopilan en otros cinco o seis festivales de cine de otros lugares. Hace un mes estuvieron presentando el material en Francia, hace tres años estuvieron en Berlín y la próxima semana viajará a Guadalajara al festival Croma.

El festival nació con la meta de hacerse diez años seguidos y según Ricalde el próximo año se piensa “cerrar con broche de oro”. Tal vez el festival se continúa de otra forma y si no, pues

“Esta experiencia ha sido muy grata porque cada año nos han hecho crecer los golpes, el ver trabajos de otras partes y movernos a otras partes, pero también ha sido muy duro mantener la imagen del festival. Por eso incluimos la imagen del luchador, porque siempre vamos nadando contracorriente, siempre luchando”.

Return to the Frontpage