November 9, 2001

Las Torres Gemelas y Los Salmos de David

Por Sergio Noguez

La destrucción de las Torres Gemelas ha ocasionado la muerte de muchos seres humanos; El panorama que se puede observar nos muestra un valle de sombra de muerte, pero ante esta situación no debemos de albergar ningún temor porque Dios está con nosotros como nos dice el siguiente pasaje biblico: "Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tu estarás conmigo..." (Salmo 23:4)

Ante esta situación nos hace falta la fortaleza espiritual para poder sobreponernos y realizar una obra de limpieza y reconstrucción; Necesitamos ayuda económica y personal para realizar todas las labores a diferentes niveles, pero es muy importante mantener en nuestro pensamiento que "Jehová es mi pastor, nada me faltará". (Salmo 23:1).

Existe un cansancio físico y mental pues han sido muchos días de intensa labor de rescate y el pensamiento humano no ha podido tener un descanso, pero el unirnos a Dios nos trae como resultado un mejor entendimiento de la situación y "En lugares de delicados pastos me hará descanzar; Junto a aguas de reposo me pastoreará" (Salmo 23.2).

Otro pasaje bíblico nos dice: "...Tu vara y tu cayado me infundirán aliento". (Salmo 23:4). Al buscar el significado de estas palabras en el diccionario encontré que decía que el "cayado" es un palo que utilizaban los pastores y la "vara" es una rama delgada y larga. El "aliento" en sentido figurado significa "vigor de ánimo, esfuerzo, valor". Podemos comparar esas dos Torres Gemelas con la "vara" y el "cayado" y aunque las destruyeron físicamente, su símbolo, su significado, jamás podrá ser destruído pues su recuerdo nos da el "aliento" necesario, la fortaleza necesaria para seguir adelante y volverlas a construir.

Esta situación ha dejado sembrado temor en el pensamiento de las personas que tienen que tomar un avión para ir a algun lugar pero debemos de reconocer la presencia de Dios en todo momento y no temer pues "Jehova guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre" (Salmo 121:8).

La destrucción de las torres ha sido algo terrible pero esto ha traído un gran cambio en el pensamiento de los residentes de New York, en la población de toda la nación, en toda la humanidad y ante este desastre, la reconstrucción de la forma de pensar de toda la humanidad ha comenzado, el amor que se ha manifestado a todos los niveles ha sido enorme y el comienzo de una lucha contra el terrorismo ha comenzado con la unidad de muchos países y todo esto podemos verlo como la ayuda infinita de Dios y así veremos Su enorme obra como nos dice esta cita: "Tierra, no temas; alégrate y gózate, porque Jehová hará grandes cosas:. (Joel 2:21).

Regresar a la Portada