November 7, 2003

No estoy satisfecha

Karyme Lozano sabe muy bien lo que quiere

Por Jose Daniel Bort

En estos días los televidentes tienen doble tanda de Karyme Lozano. A las 7 de la noche es la mala del cuento en “El manantial” y a las 9 de la noche protagoniza el refrito de las Amazonas, convenientemente retitulado “Niña amada mia”.

“Ese es un deseo que Diosito me brindó después de pedirle mucho. Pero te tengo que confesar que uno de mis grandes caprichos era tener una novela con mi nombre”, exclamó la artista.

Otro de los regalos de Dios a la Niña Amada es su hija Angela, quien la acompaña a todas partes. “La llamé así porque Diosito me la regaló para brindarme toda la felicidad del mundo”, dijo Karyme orgullosa. De su padre, Aitor Iturrioz, muy bien gracias. No comentarios.

La artista ha subido como la espuma en su meteórica carrera en televisión. Acaba de firmar con una prestigiosa agencia de representación en Los Angeles, donde se acaba de mudar hace apenas dos meses.

“Tienen unos planes estupendos para mi. Auguran que estaré trabajando en Los Estados Unidos en muy corto tiempo. Ellos no solo manejan artistas, también se encargan de producir películas, una de ellas es ‘Imagining Argentina’, que se estrena el próximo año”, dijo la actriz.

La película está protagonizada por Antonio Banderas, Emma Thompson y Kuno Becker, con una tentativa fecha de estreno para abril del próximo año. Sin embargo, Karyme debe volver a Mexico ya que comienza a filmar su primera película, en donde realizará su primer desnudo ante la cámara.

“El cuerpo humano es bello. No tengo problemas en hacerlo si la historia lo amerita y el proyecto es bueno. Y te puedo garantizar que este proyecto es fabuloso. La obra en que está basado ha estado en cartelera en México por años y mi personaje me encanta”, dijo Karyme.

“No quiero que mi Angela crezca con complejos. Estoy educando a mi hija para que tenga respeto y libertad en su vida. Ella no conoce el morbo, y trataré de que se mantenga así por mucho tiempo”, explicó la actriz.

“Nuestra cultura nos cul-tiva ser un poco penosillas. Siempre y cuando sea de buen gusto (y la playa en donde esté se promueva), a mí me encanta andar “topless” y natural. No le veo nada malo a eso”, acertó Karyme.

De la misma forma en que la desnudez no es reto para ella, sus personajes en las novelas dejaron de serlo. “Es un poco más de lo mismo. El mismo medio cohibe la creatividad. Estoy lista para enfrentar otro tipo de retos. Quiero hacer de loca, de vampira, de astronauta. Necesito esa energía de personajes super diferentes”.

El otro gran proyecto es continuar su carrera como cantante, en la que dio sus primeros pininos en su nativo México. “Estoy limpiando todos mis cuadernos de poesía, tomando lo mejor que tengo de mi invención. Estoy muy próxima a sor-prender a muchos con lo que viene al respecto”.

Mientras tanto, Karyme no para de viajar. Está en ambas costas con la intensidad de un CEO de una transna-cional. “Hace poco estuve recordando viejos tiempos en Orlando, con viejos amigos e invitada por la gente de Disney. Le compré a Angela un vestido de Blanca Nieves y ¡No se lo quería quitar en tres días! Quería estar disfrazada todo el tiempo”.

Como dicen por ahí, de tal palo, tal astilla.

Return to the Frontpage