November 5, 2004

La Madre de América

Angélica Maria graba su primer disco con Joan Sebastian

Por Jose Daniel Bort

Angélica Maria no deja de sorprender con su vitalidad. Después de más de cinco décadas de trabajo ininterrumpido, lo único que piensa la novia de América es abrazarse una vez más con su público. “El año pasado estuve metida ocho meses grabando una telenovela. Ya sabes como es: te metes en el estudio antes que salga la luz del día y sales entrada la noche. Es una tortura. Lo que quiero ahora es dar una gran gira por toda América y sentir al publico de nuevo”, explicó la cantante.

Para lograr este sueño, Angélica se unió a su productor de siempre Alejandro Jaén para brindarle un tributo a uno de los grandes: Joan Sebastian. “Tu no me vas a creer como yo lo conocí. Se me presentó cuando recién empezaba. Me pregunto: ‘¿Quisiera escuchar una de mis canciones?’, yo le dije que si. Se sentó y la cantó, y era maravillosa. Le pedí otra, ésta me gustó más. Me cantó como cinco y todas eran estupendas. Yo le dije: ‘Tu te tienes que dedicar a esto, tu tienes la madera y el talento’. Después de muchos años, cuando nos volvimos a reunir y ya era famoso, él me lo agradeció” recordó feliz Angélica.

Y ahora la cantante tiene la oportunidad de agradecerle de vuelta. Nueve temas del compositor, en el que el dúo “Amor del bueno” sirve para titular el trabajo a su vez. “El mismo Joan me la compuso para que la cantáramos los dos. No te imaginas qué hermoso gesto. El es un caballero como los hay pocos”, enfatizó Angélica.

El mayor amor de su vida: su hija

En diciembre del año pasado falleció en Houston el marido de Angélica, Raul Vale. Para la actriz, lo más importante en ese momento fue asegurarse de que su hija estuviese bien. “Angeliquita me llamó en la mañana para darme la mala noticia. Ella estaba presentándose en Monterrey cuando me llamó desconsolada”, explicó Angélica.

“Lo primero que hice fue tomar un avión e ir a estar con ella. Pero mi hija es impresionante. Me dijo: ‘Mami, yo voy a honrar a papi de la forma en que él hubiese querido que yo lo hiciera. Esas personas afuera no tienen la culpa de que yo me sienta mal, así que voy a seguir adelante’. Angélica salio e hizo su show, aunque por dentro estaba llorando. Eso es tener coraje”, comentó Angélica.

Poco después, Angélica le confió a su madre que había sentido la presencia de su padre en la sala. “Lo sentí ahí, cuidándome como siempre lo había hecho, me confió. Ellos siempre fueron muy unidos”, declaro Angélica.

Ella y su hija, próxima a cumplir 30 años, se mantienen muy unidas. “Somos las mejores amigas. Vivimos juntas en una residencia en el D.F. y nos hacemos una gran compañía. Ella es mi confidente y mi amiga a la vez. Además, es una niña muy hermosa y un gran partido, y no lo digo porque sea mi hija” explicó Angélica.

La ganadora del Ariel hace casi cincuenta años significó en un tiempo el símbolo más reconocible de la misma industria del cine mexicano, cuando en los sesenta era la principal protagonista de las películas que se hacían en la época. Sin embargo, Angélica fue capaz de pasar del cine a la televisión, el teatro y la música con la misma intensidad. “Esa fue la clave de la vigencia, estar siempre activa y demostrar tu versatilidad” explicó.

Angélica tiene cifradas esperanzas en el futuro del cine mexicano y del latinoamericano en general. “la industria del cine ha estado dormida durante mucho tiempo, pero ahora se ve como los nuevos talentos han roto los moldes y están haciendo cosas muy interesantes. Estoy muy entusiasmada con estos trabajos. Entre los nuevos cineastas, creo que el que más me gusta es Cuarón”, dijo la novia de América del director de Y tu mama también y La tercera parte de Harry Potter.

La que fue por muchos la gran novia de América esta más que contenta en este momento con su rol de madre, y parece no tener nadie ni nada que la pare en su camino.

Return to the Frontpage