November 4, 2005

El cielo y el pollo

“Chicken Little” es Disney en una nueva dimensión

Por Jose Daniel Bort

Siguiendo la revolución empezada por los ahora famosos estudios Pixar (The Incredibles, Finding Nemo, Toy Story) y continuada por Dreamworks (Shrek, Madagascar) los verdaderos crea dores de las películas animadas, los estudios Disney, se unen a la nueva técnica de CG en sus películas (Animación por computadora).

La última película que se hizo completamente a mano fue La sirenita. A partir de los noventa, todas las películas han tenido la ayuda electrónica para completar su producción.

El año pasado fue crucial para la industria. Películas de animación “antigua” como Simbad y El hermano Oso no dieron los resultados esperados, mientras que las películas de animación en tres dimensiones rompían records en taquilla.

El resultado fue uno de los más difíciles momentos en la historia del cine: la empresa Disney decidió eliminar toda su división de películas en dos dimensiones para concentrarse nada más en proyectos con la nueva tecnología.

“Chicken Little” es el primer resultado de este trabajo.

Contando una versión de la fabula del pollo que se le cae el cielo (más conocida en nuestros países como la fabula de Pedro y el Lobo), Disney hace una gran apuesta al futuro con esta película. Chicken Little (Zach Braff) es un pollito dispuesto a recuperar su dignidad, luego que un año antes había sonado la campana de emergencia y gritado a todos los habitantes de la villa que corrieran por sus vidas.

El problema era que Pollito confundió un pedazo de cielo por un maíz, y causó una alharaca tan grande que puso a su padre Gallo Buck Pluck (Garry Marshall) en problemas con toda la comarca. Durante su tiempo como paria, Pollito se amiga con el patito feo (Joan Cusack), el cachorro cochino (Steve Zahn) y el pez fuera del agua (Dan Molina), todos con la misma suerte.

La situación empeora cuando a Pollito le cae un pedazo de cielo en la cabeza de verdad, verdad. Con su reputación en ruinas, Pollito necesitará de la ayuda de sus amigos para evitar la invasión de Aliens que se avecina al pueblo, lo que lo podría con-vertir otra vez en un héroe a los ojos de su padre.

Disney tiene la muy difícil tarea de superar a su alumno Pixar, quien se ha convertido en el estándar de oro en la industria gracias a su impecable estilo y esfuerzo en presentar historias originales. Este siempre ha sido el talón de Aquiles de Disney, quien ha sufrido por varias etapas de sinsabores en sus películas, causadas prioritariamente por la falta de buenas historias.

Pero también ha visto sus buenos tiempos, y durante varias décadas Disney era el estándar de cualquier animación. El tiempo dirá si Chicken Little será uno más del montón o el inicio de una nueva era de animación para el estudio, que vio una época dorada hace quince años con la creación de clásicos como La bella y la Bestia, La sirenita y Aladino. Chicken little es la película animada número cuarenta y cinco del estudio.

Return to the Frontpage