November 4, 2005

2000 son demasiados: Vigilia en honor a los soldados caídos en Irak

Foto y texto por
Luis Alonso Pérez

Jasson Cook, 25 años, Washington State. Victor Cortez, 29 años, Pennsylvania. Kelly Courtney, 28 años, Georgia. Ryan Cox, 19 años, Kansas.

Estos son algunos de los nombres de los más de dos mil soldados muertos en Irak. Esta cifra puede parecer estremecedora, y lo más triste es saber que detrás de cada número hay un nombre, una vida, una madre, un hijo, una viuda.

“¿Por qué estamos en Irak?”; “¿Cuál es la causa noble?”; “¿Cuáles armas de destrucción masiva?”; “¿Cuál es la relación entre 9/11 e Irak?”. Estas son tan solo unas de las preguntas en las mantas de los manifestantes en la vigilia en honor a los soldados caídos en Irak, llevada a cabo el pasado Miércoles 26 de Octubre frente a la Plaza Horton en el centro de San Diego. Un evento al que acudieron alrededor de 250 personas, sin embargo, más de 100 mil personas se reunieron en las 1,354 vigilias realizadas alrededor del país. La pregunta en la mente de todos: ¿Cuántos más?


Fernando Suarez del Solar en una de las 1,354 Vigilias por todo el país.

“Estas demostraciones son para recordar a los más de dos mil muchachos muertos con uniforme norteamericano”, comentó el señor Fernando Suárez del Solar “pero también para llamar la atención del gobierno y decirles que el pueblo está cansado de esta ocupación ilegal en Irak, que estamos cansados de que la sangre de nuestros hijos esté siendo derramada por intereses oscuros, ya que nunca se demostró la existencia de las armas de destrucción masiva, ni la relación del once de septiembre con el gobierno Iraquí”.

El señor Suarez del Solar es el padre de Jesus Suarez del Solar –el primer soldado México-americano en morir en Irak– y el director del proyecto Guerrero Azteca, uno de los grupos participantes en la vigilia. Muchos de los participantes eran padres o abuelos que exigiendo que todos los hijos o padres regresen sanos y salvos a casa.

Uno de los padres que tiene que vivir la tremenda preocupación de no volver a ver a un ser querido es Larry Hall, cuya hija fue enviada y permanece en Irak por motivos que no comprende, ya que hace casi dos años y medio el presidente Bush declaró que la misión había sido cumplida.

“Creo que como sociedad estamos completamente desilusionados de nuestros gobernantes. Considerando los grandes errores cometidos, primero por meternos en este conflicto y segundo por su inhabilidad de sacarnos, ¿cómo esperan que tengamos fe en las decisiones que realicen a futuro?” comentó el Hall.

Durante la vigilia se leyeron los nombres, rangos, lugares de origen y edades de los soldados que han muerto, en su gran mayoría jóvenes menores de 30 años, muchos de ellos de origen latino.

“Es muy importante para los jóvenes, particularmente los latinos, pensarla no dos veces, sino tres, cuatro o cinco veces antes de enlistarse a las fuerzas armadas norteamericanas” comentó Cristian Ramírez, del Comité de Servicio de los Amigos Americanos.

“Nuestro mensaje es claro y estamos aquí para mostrar nuestro repudio a esta guerra que ha costado la vida de dos mil soldados, sin olvidar las vidas de los miles de civiles iraquíes que también han fallecido en este conflicto, así como los cientos de billones de dólares invertidos y mal gastados en esta guerra” agregó Ramírez.

Según reportes del proyecto Iraq Body Count se estima que el número de civiles iraquíes muertos durante el conflicto asciende a 30,098 y según el proyecto National Priorities, el costo de la guerra excede a los 200 billones de dólares, cantidad con la que se hubieran podido contratar a más de 3.5 millones de maestros para escuelas públicas, o haber construido más de 1.8 millones de unidades habitacionales en el país.

Al caer el sol, los participantes encendieron sus velas para rendir honores a todos aquellos soldados que no regresarán a casa.

La pregunta en la mente de todos: ¿Cuántos más?

Return to the Frontpage