November 3, 2000


Hispanic Radio Network/La Red Hispana
LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Eduardo Salinas

Indecisos e Hispanos Figuras Importantes de una Cerrada Elección Presidencial

Finalmente llegó la hora de la verdad para los aspirantes a ocupar la Casa Blanca por los próximos cuatro años. Tras una campaña electoral de cuatro meses los principales candidatos de la contienda George Bush, por el partido Republicano y el Demócrata Al Gore, se presentan a estos comicios en medio de un empate técnico de popularidad, y con la única esperanza de atraer el voto de los electrores indecisos, quienes definirán el futuro político del país, según coinciden varias organizaciones y analistas políticos.

De acuerdo con el Centro de Estudios Políticos de la Universidad Americana, "a pesar de que Estados Unidos cuenta con una de las demcracias más sólidas del planeta, la larga tradición de abste-cionismo entre los votantes mezclada con la paulatina pérdida de identidad de los dos principales partidos políticos han depositado en manos de los indecisos el destino de las elecciones del 7 de noviembre".

Parece ser que no obstante el gasto de 120 millones de dólares desde el lanzamiento oficial de las campañas electorales hasta la fecha, el mensaje de los candidatos no ha sido lo suficiente claro para el electorado. Hasta el momento "el 15% de los electorales desconoce aún si ejercerá su derecho al voto, o en caso de acudir a las urnas todavía no sabe por quien votar", según una encuesta de la cadena de televisión CBS.

"Tomando en cuenta que los más recientes sondeos de popularidad realizados por la agencia de noticias Reuters, la cadena de televisión por cable CNN y la agencia Gallup, coinciden en citar que la diferencia entre Bush y Gore no se extiende más allá del 10%, es obvio pensar que el 15% de indecisos es el grupo de votantes más importante conforme se acerca el día de la elección", destacá Emilio Viano, analista político de la Universidad Americana.

Sin embargo, según el experto "este país enfrenta una gran vergüenza llamada abstencionismo. Es penoso darse cuenta que en Estados Unidos una de cada dos personas con posibilidades de voto, ejerce ese derecho".

Para el diario Christian Science Monitor, esa significativa falta de participación cívica "muestra una severa contradicción social ya que por tradición a los estadounidenses les gusta considerarse colectivamente como el faro de la democracia en el mundo. Pero cuando se trata de llevar a la práctica el ejercicio elemental, la votación, el modelo norteamericano de conducta es, no participar".

Como hispanos nuestro papel en este proceso es muy importante. Ejemplo de ello es ver cómo la gran parte de las decisiones políticas que se adoptan en el gobierno federal en aras del bienestar social no contemplan a los hispanos. Y el motivo de esto no es un secreto, es un cambio, la falta de representación política de nuestra comunidad en la alta esfera del gobierno.

Bill Richardson, Secretario de Energía y considerado el hispano de más alto rango en el gobierno actual sugiere que "esta realidad podrían cambiar a favor de los millones de latinos que radicamos en Estados Unidos". Según Richardson, "sólo a través del ejercicio cívico del voto, la comunidad hispana podrá ir adquiriendo la experiencia y el terreno necesarios para llevar al día en que uno de los candidatos presidenciales sea de origen hispano".

Henry Cisneros, ex Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano coincidió al afirmar que si bien "por ahora son los indecisos los que definen la elección, mañana podremos ser los hispanos. Y, mejor aún, apoyando un candidato de origen hispano".

Veamos que el 7 de noviembre las boletas electorales no tendrán sólo los apellidos de Bush y Gore. Junto a ellos estarán los nombres de otros cuatro candidatos presidenciales que a pesar de no contar con posibilidades reales, amenazan con dividir el voto.

Sólo por citarlos, los cuatro postulantes invisibles en esta contienda son: Pat Buchanan, Partido Reformista; Ralph Nader, Partido Ecologista; John Hagelin, Partido Ley Natural y Harry Browne del Partido Libertario.

"Esta inclusión de otros partidos independientes además del Demócrata y el Republi-cano, indica que al menos un sector poblacional está cansado de ver cómo el poder de la nación más industrializada del planeta se alterna únicamente entre dos frentes políticos que nada tienen que ver con sus bases ideológicas", recalcó Viano.

Por una parte la plataforma de Bush, quien promete un aumento al presupuesto militar, y asegura que daría una pronta solución al problema del amplio despliegue de soldados esta-dounidenses en el mundo y promueve la prohibición de armas automáticas, difílmente se le puede relacionar con aquel grupo de activistas en contra de la esclavitud, que en 1854 dan origen al partido Republicano, en alusión al Frente Demócrata Republicano que fundara Thomas Jefferson.

De igual manera quien podría afirmar que Al Gore, que se muestra a favor de una fuerte defensa de los intereses nacio-nales en el exterior, capáz de liderar al mundo hacia la paz, la prosperidad y la libertad. Y quien al mismo tiempo respalda el uso de la tecnología contra la delicuencia y propone severas medidas contra el crimen, se identifica plenamente con las bases del partido Demócrata que nació hace más de 200 años impulsando la teoría de que un gobierno estable debe construirse sobre una base amplia y popular.

Entonces, si los tiempos cambian y las instituciones también, ¿por qué no sentar las bases de nuestro propio tiempo como hispanos? El primer paso será participando en esta elección.

Como ciudadano estadounidense su mejor aporte será acudiendo a las urnas a votar, como residente o indocumentado alentando a quienes pueden sufragar para que hablen a través del voto por aquellos que aún no pueden hacerlo.

Sembremos la semilla de la cultura del voto entre los hispanos. Enseñemos a nuestros hijos la importancia de este derecho y en un futuro veremos que como afirma Cisneros, "sólo los hispanos llevaremos a la Casa Blanca a alguien que nos entienda y defienda, alguien de origen hispano que piense como nosotros".

Si aún tienes dudas sobre el proceso electoral del 7 de noviembre la Red Hispana podrá guiarte y ayudarte a esclarecer el panorama. Lo único que tienes que hacer es llamar gratuitamente al número telefónico 1-888-787-2346, donde será un placer atenderle en su propio idioma.

Regrese a la portada