November 2, 2001

Miami: Una Dama Que Gime Por Los Grammys Latino

Por Efrain Logreira-Ripoll

Miami sigue ahogada por el llanto causado por la humillación que le ha ocasionado la crítica de la prensa mundial después de haber perdido, no sólo los Grammys Latino en dos ocasiones, lo cual le representaba millones y millones de dólares para su economía, o por su política interna extremista, sino también por la hecatombe debido a la intransigencia de carácter paternal de un puñado de exiliados cubanos residentes en esa ciudad al no querer regresar a Elián González, el pequeño balsero cubano a su tierra natal. Y ahora, por último, como por desgracia, se quedó sin "la Voz de la Fundación". Estas últimas pedradas entre ellos mismos, los ha hecho añicos y han puesto a toda la metrópolis —ésta hermosa ciudad que siempre había brillado por su "sol y sus estrellas"— en un via-crucis de penumbra sobre toda la comunidad hispana-ibero-indio-latino-americana de todo el globo.

La Dama Anfitriona

Miami quiso, por segunda vez en los archivos de la historia, ser la "dama anfitriona", para galardonar a las "estrellas del firmamento musical hispano" de los Grammys Latino. La desgracia inaudita de la dama fue que, las doncellas que le servían, en vez de llamar a sus heraldos para que ellos formaran coros angelicales para que le cantasen sinfonías de hermandad a toda la hispanidad durante las ceremonias, las doncellas prefirieron (porque aún estaban en luto por lo de Elián) juntar a sus famosas "lloronas de sepelios" para que predicaran absurdas elegías.

El resultado a ésta demencia fue obvio: "El sol y las estrellas" se vistieron de color lúgubre sobre el teatro seudo-dramático de la dama anfitriona y, prefirieron, a que antes de que le sucediera algo más drástico a la anfitriona, llevarse consigo los Grammys Latino y dárselos a Nuestra Señora de Los Angeles, para que ésta les diera el sepelio apropiado.

Un Teatro Abstruso

El problema de Miami es que está sucumbida entre telones de amarguras por este puñado de exiliados cubanos. Detrás de sus bastidores, ellos tienen a Miami llena de sosiegos, de histeria, de luchas intestinas, de absurdas intolerancias, de requerimientos inasequibles, de aullidos incontrolables e incesantes sin motivo o razón, de falta de incapacidad y de proyección internacional; la han hecho mezquina al raciocinio de la verdad, a las intransigencias sin valor, a la ingratitud a los beneficios recibidos; han establecido grupos de anti-todo a lo que no sea para su beneficio personal; han inventado ordenanzas inconstitucionales (los mismos que secuestraron a Eliancito) de fanatismo en contra a lo que no sea "cubano" de Miami, y de cabecillas como los Ninoskas, Garcias, González, Basultos, Sánchez, Morenos, Pérez Franco, Hernandez, Chirinos, Izquierdos, Foyos, entre otros tantos, personajes que a lo mejor hoy te adulan, pero mañana te desnudan con palabras rellenas de contradicción.

Un Melodrama Viejo

Parafraseando un artículo del Miami Herald con relación a estos personajes, "…los líderes del exilio cubano por cuatro décadas sólo han utilizado tres estrategias para tratar de promover sus mensajes anti-castrista a los no cubanos. El primero: Gritarle a todo el mundo al oído. Segundo: Si esto no funciona, o no te da ningún apoyo, gritar más alto. Y tercero: Si esto aún no te da resultado, denuncia con vigor a la gente a la que les estás gritando y continúa gritando". Y yo le añado a esa nota: Tírales a los artistas que te visitan (como lo hicieron con el grupo musical Los Van Van) piedras, latas, botellas y todo lo que tengas en tu refrigerador lleno de venganza umbilical si no te gustan.

Sin Arte de que Hablar

Coño (vulgarismo entre sus conversaciones cotidianas), analicen esto: Los caudillos, los manipuladores y los secuestradores de ideas de la ingenua dama anfitriona, lo único que han podido reproducir musicalmente es la vieja "conga", pero ésta, ya está cansada, si no, pregúntemelo a mí que fui testigo de la presentación de los Grammys Latino del 2000 en Los Angeles. Les doy un ejemplo: Glorita Estefan, empezó el show de la premiación bailando, después se fue al micrófono para presentar a sus invitados, más adelante cantó otra vez, y lógico, ella tenía que cerrar el show. Pero, ¿saben una cosa? en el balcón no se oían aplausos para ella (la concurrencia que va a la galería son los poderosos, pues son ellos los que compran los discos). Ahora, yo no sé si fue que los productores del certámen les dijeron a los adolescentes presentes en la galería que no la aplaudieran, o si fue sencillamente porque Glorita ya no "conguea". O, en el caso del homenaje otorgado a Emilio Estefan, como el "Man of the Year" (vea el comentario en TVChismes.com, "Los Grammys Latinos: Que Descansen en Paz), el cual fue un fiasco y una mentira total. Por eso los Estefans no quisieron asistir a la premiación el 2001.

Cambio de Guión

Residentes de la pequeña "Havana" y de sus alrededores y, doncellas aturdidas y "llo-ronas de sepelios", digieran lo siguiente: Si no hubiera sido por los artistas cubanos de la isla quienes fueron nominados a los Grammys Latino por diseminar alrededor del mundo la música cubana, ustedes, el puñado de cubanos revolucionarios del exilio no hubieran estado en la película. Como lo dije antes, los talentos musicales del exilio no han producido musicalmente algo que tenga una rúbrica, o que se asimile con un ritmo de sabor cubano-del-exilio.

Entonces, ¿Por qué no hacen lo siguiente? Empiecen a crear una línea armónica entre ustedes mismos y traten de difundir sus inquietudes, ya sean políticas, artísticas o sentimentales basadas en la experiencia del exilio en una forma liberal o conservadora, pero que sea positiva y decente, de la misma manera que lo hicieron los cubanos de la isla galardonados a los premios Grammys. Al hacer esto, toda la hispanidad se va a sentir orgullosa de compartir con ustedes sus ideologías y de apoyarlos en todo.

La falta de raciocinio es lo que pone a éste puñado de exiliados revolucionarios de la ciudad de Miami en el pelotón de la ignorancia, pues no tienen la capacidad de proyectar el sentido de la unión y de la convivencia social y, especialmente que, la falta de altruismo los ha convertido a todos ellos en parias de los pantanos de la Florida.

Una Política Huérfana y Secuestrada

Miami está manipulada y secuestrada por líderes faltos de experiencia (Carrollo, Penelas, Mas Santos, y todo el clan político) que no tienen razón o causa alguna para estar en el poder y de privar a los demás habitantes no cubano-americanos y anglo-norteamericanos, e inclusive, a los otros cubano-americanos no "participantes", a vivir sin "libertad de expresión" y de propagar un virus ambiental morboso dentro de esa honesta sociedad.

A Miami la han convertido en una ciudad huérfana de ideologías, porque la han abnegado sólo a un interés, y éste es, el poder económico dentro de ese puñado de exiliados cubanos residentes en esa. Estos llamados ciudadanos demócratas o republicanos (todo depende de por donde vaya la corriente), no tienen una agenda o un modelo, las luchas internas entre ellos mismos por el poder de quién tiene o tendrá más, desatan el caos dentro del resto de la comu-nidad. Entonces, es obvio, que cuando se trata de un acon-tecimiento que implique ganancias económicas - como los Grammys Latino - se revuelva la marea de las avaricias y se desaten las dentelladas.

Lágrimas de Cocodrilo

Para que las doncellas y las "lloronas de sepelios" paren de seguir derramando más lágri-mas de cocodrilo sobre la dama anfitriona, necesitan de Mas Santos, no, no, no, no me mal interpreten, no estoy hablando del heredero a la fortuna de Jorge Mas Canosa (que en paz descanse), fundador de la ahora cuasiextinta FNCA. " I mean", más santos, más beatos, para que estos grupos de rebeldes atormentados reciban la bendición y una absolución total.

La otra alternativa que viene a la mente es, instituir el Ñañigo como una "ordenanza municipal" para la purificación de sus almas perdidas. A lo mejor, éste ritual le traerá nuevamente a la dama que gime "el sol y las estrellas". Mientras esto no suceda, Miami nunca podrá ser la Meca cultural hispana-ibero-indio-latino-americana. Nosotros, los miembros de éstas comunidades que vivimos en éste país y con herencias tan arraigadas a nuestra sana, hermosa e inteligente cultura, jamás lo permitiremos. Ah, por último, olvídense de tratar de revivir los Grammys Latino. Estos, de una vez y por todas murieron. ¡Que descansen en Paz!

Regresar a la Portada