November 19, 1999


Corridos de la Revolución

 

Adelita

Adelita se llama la ingrata
la que era dueña de todo mi placer
Nunca pienses que llegue a olvidarla
ni a cambiarla por otra mujer.

 

Si Adelita quisiera ser mi esposa
si Adelita fuera mi mujer
le compraría un vestido de seda
y la llevaba a dormir al cuartel.

 

Si Adelita se fuese ir con otro
le seguiría la huella sin cesar,
en aeroplano, en un buque de guerra
y si se quiera hasta en tren "melitar".

 

Ya me llama el clarín de campaña
como valiente guerrero a pelear
correrán por los raudales la sangre
pero olvidarte jamás lo verás.

 

Y si acaso yo muero en campaña
y mi cadaver en la tierra va a quedar.
Adelita, por Dios te lo ruego,
que con tus ojos me vayas a llorar.

 

Adelita por Dios te lo ruego
Nunca vayas a hacerme traición.
Sabes bien que mi amor es ya tuyo
como lo es todo mi corazón.

 

La Rielera

Yo soy rielera, tengo mi tren,
no tiene ruedas
y corre muy bien.

 

Cuando me llama, que va ya a salir;
adiós, querida, se va tu querer.

 

Tengo mis zapatos blancos, y mi faldita de olán
y mi rebozo de seda, que me regaló mi Juan.

 

Yo soy rielera, tengo mi Juan,
soy su querida, él mi querer.

 

Cuando me llama que va ya a salir;
adiós, querida, se va tu querer.

 

Yo soy rielera, tengo mi tren,
no tiene ruedas, y corre muy bien.

 

Cuando me llama que va ya a salir;
adios, querida se va tu querer.

 

Pobrecitos garroteros, no pueden tener mujer
porque la vida la traen bajo las ruedas del tren.

 

Yo soy rielera, tengo mi Juan,
soy su querida, él es mi querer.

 

Cuando me llama que va ya a salir
adios querida, se va tu querer.

Regrese a la Portada