May 31, 2002

“Déjame contarte.......un Bolero”

Por Arnoldo Varona

Aprovechando la cercanía al comienzo anual del XVI Festival Internacional Boleros de Oro de Cuba entre los días 13 al 23 de Junio próximos, y como un pequeño homenaje a la querida República Dominicana a quien se le dedica esta vez la mayor celebración del género mundial, quiero pasear mis recuerdos de niño en una historia verdadera y que aunque dolorosa por su trágico final trae a nuestra memoria lo hermoso y sacrificado de una relación amorosa que no llegó a consumarse.

Esta es la historia de un amor, dijo la canción, como no hubo otro igual.

Al igual que “Tristezas”, considerado el primer bolero cubano y nacido en Santiago de Cuba, el bolero de esta historia “Nosotros” refleja el mismo sentimiento de desesperación de dos amantes, de un amor truncado, pero que tuvo lugar de nacimiento al otro extremo de la isla archipielago, en la región de Pinar del Rio.

El personaje central de ésta historia es el compositor pinareño Pedro Junco Jr.,  un prolífero cantaautor y destacado poeta que desde temprana edad se distinguió al piano, amante de la naturaleza y de los deportes.

Según la crónica de esos tiempos (1940) sus amigos lo recuerdan como un ser desprendido, solidario y de un gran sentimiento interior, que es reflejado en las 36 canciones que compusiera en su corta vida, todas ellas de una suavidad y ternura pocas veces unidas en autor alguno, entre estas: ‘Me lo dijo el Amor’, ‘Como soy’ y ‘Cuando te vi llorar’ que sería su última composición.

El otro personaje central lo era una joven alta y hermosa, de cabellos negros y largos, de ojos expresivos y dulce rostro que procedía del interior de la provincia (San Juan y Martinez) y que su familia envió interna al Colegio de monjas  del ‘Inmaculado Corazón de María’ de la capital (el nombre de la joven nunca se ha dado a conocer por respeto a su conocido apellido local). Todas las tardes la joven, entonces de unos 20 años, al igual que Pedro entonces, salía del colegio de monjas para ir a estudiar al Instituto de Segunda Enseñanza. Pedro que estudiaba en el mismo plantel muchas veces pasó junto a ella observandola con detenimiento poco usual en él. En ese entonces y a pesar de su delgadez, era un joven de unos seis pies y dos pulgadas, de unas 175 libras, tenia la piel muy rosada y unos profundos ojos negros como atestigua una foto que todavia conservamos. Al poco tiempo los jovenes se enamoraron, viviendo un idilio a escondida de la familia de la muchacha que consideraba como pecado la fama de bohemio del compositor.

Fue un amor intenso, breve pero tambien desde el comienzo imposible, Pedro estaba enfermo mortalmente, la tuberculosis que en ese entonces era incurable minaba su cuerpo ya con solo 23 años de edad. Pasando los días Pedro comprendió que su amor por la joven era imposible y tenía que actuar inmediatamente ante lo sano y hermoso de ese mismo amor.  Fue una hermosa página de renunciamiento y profundo dolor.

Como despedida, el autor compone para ella el bolero “Nosotros” que dice así:

Atiendeme.. quiero decirte algo,que quizás no esperes, doloroso tal vez...

Escuchame... que aunque me duela el alma, yo necesito hablarte y así lo haré.

Nosotros, que fuimos tan sinceros, que desde que nos vimos, amándonos estamos.

Nosotros, que del amor hicimos, un sol maravilloso,

romance tan divino.

Nosotros,que nos queremos tanto, debemos separarnos,

no me preguntes más.

No es falta de cariño,

te quiero con el alma.

Te juro que te adoro

y en nombre de éste amor

y por tu bien te digo adios.

Cuenta la crónica de esa época que cuatro días antes de la muerte del músico, éste le envió a su bella amada el último mensaje y ella guardó luto a su amado por más de 10 años. Ya en su lecho de muerte le pidió al tenor René Cabel que cantara su composición y desde su cuarto, donde le llevaron un radio, pudo escuchar la bella melodía que hasta nuestros días ha sido interpretada por las mejores y más populares voces como Luis Miguel, Julio Iglesias, Plácido Domingo y entre otros, Don Pedro Vargas y Sarita Montiel.

Este año, en la nueva muestra del Festival Internacional Boleros de Oro cubano tambien como recordación al ya fallecido y querido “Negrito del Batey” dominicano Alberto Beltrán, se estarán homenajeando a Nilo Menéndez, Osvaldo Farrés, Isolina Carrillo, Cesar Portillo de la Luz y por supuesto también a aquel joven maestro del bolero y autor de “Nosotros”.

Return to the Frontpage