May 28, 2004

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Otto Rodriguez

Seguridad Diplomática: Agentes en Acción

Entre las muchas cosas que saben hacer, ellos pueden manejar tan intensamente “como en las películas”. Y cuando hablan de su profesión y cuentan sus experiencias investigando fraudes de pasaportes y visas estadounidenses o cuidando la seguridad personal de Colin Powell, lo hacen con regocijo y seguridad en la voz.

Ellos son los hombres y mujeres del Servicio de Seguridad Diplomática (SSD) adjunto al Departamento de Estado de Estados Unidos. Y lo cierto es que cuando Xavier Castellanos y Maurilio Rojano-García decidieron un día solicitar un puesto como agentes especiales de esa agencia federal nunca imaginaron que harían tantas cosas en tan poco tiempo.

Castellanos, quien trabaja como supervisor para el Ser-vicio de Seguridad, dice: “Esta es una carrera única. Somos agentes federales en una or-ganización diferente a otras dependencias del gobierno y trabajamos en todo el mundo, lo mismo en Pekín, en Argentina, Londres e Islamabad”.

La labor de estos agentes especiales incluye asesorar a embajadores estadounidenses en materia de seguridad personal, protección de instalaciones y de la información. También protegen la seguridad personal de funcionarios del servicio diplomático estadounidense y de dignatarios que visitan a Estados Unidos.

Al hablar sobre sus funciones, tanto Castellanos como Rojano-García, quien trabaja como agente especial de esta agencia en Washington, DC, destacan la investigación de casos de fraude de pasaportes y visas estadounidenses.

“Hay terroristas y traficantes que intentan conseguir pasa-portes y visas americanas para entrar a Estados Unidos y cometer actos criminales. Nuestra agencia investiga esos casos y se encarga de arrestar a los implicados”, dice Castellanos.

Sobre la protección a digna-tarios extranjeros, Rojano-García habla con orgullo de cuando estuvo encargado de la seguridad de la primera dama mexicana en una reciente visita a Estados Unidos. “Esa fue una experiencia muy positiva, pues fue la primera vez que tuve la oportunidad de representar a mi país ante una personalidad extranjera”, señala Rojano-García, quien destaca también que en apenas dos años ha viajado a varios países y participado en misiones como agente especial.

Él menciona igualmente las inmensas posibilidades de desarrollo profesional dentro del Servicio de Seguridad Diplomática. “Cada dos años una persona cambia de responsabilidades. Después de Washington me asignarán otra misión. Siempre tienes nuevas responsabilidades y eso es algo que hace a la gente quedarse en la agencia de por vida”.

Además del salario, que según Castellanos y Rojano García es uno de los mejores entre las agencias federales, trabajar para SSD tiene otros incentivos. Por ejemplo, cumplir misiones en ciertos países donde hay un alto nivel de riesgo implica un 30 por ciento por encima del sueldo regular. Además del hecho de que la embajada estadounidense corre con todos los gastos de alojamiento y estancia de los agentes especiales, al igual que la de sus cónyuges e hijos. Castellanos señala, por ejemplo, que mientras cumplía una misión en Madrid, España, sus hijas estudiaban en uno de los mejores colegios de la ciudad. Y la embajada estadounidense cubría todos esos gastos...

Algunos de los principales requisitos para convertirse en agente especial del SSD son ser ciudadano estadounidense, tener entre 21 y 36 años, estar dispuesto a viajar y trabajar en cualquier parte del mundo y tener un título universitario de una institución académica acreditada. También se requiere pasar un entrenamiento de seis meses que incluye preparación física, el uso de armas de fuego y otros cursos académicos y de conducción vehicular especializada.

Las misiones en el exterior son una excelente oportunidad para el desarrollo profesional de los agentes del SSD, pues trabajar en las embajadas y consulados estadounidenses  les permite implementar programas de seguridad diseñados para proteger al personal y las instalaciones diplomáticas de la amenaza de terroristas, agentes de inteligencia extranjeros y delincuentes.

Actualmente, los hispanos tienen una excelente oportunidad de entrar a las selectas filas del SSD. No en vano Castellano afirma: “Si uno tiene el deseo de trabajar como agente federal y tiene el deseo de conocer el mundo, este es el mejor momento para hacerlo. Y tener dominio de un segundo idioma ayuda mucho”.

Si estás interesado en con-vertirte en un agente del Servicio de Seguridad Diplomática, comunícate con el Departamento de Estado, entre el 17 de mayo y el 11 de junio: US Department of State, Application Evaluation Branch, 5th floor (Attn: DS Recruitment Office) 2401 E. Street. NW, Washington, DC 22037. Telé-fono: (571) 345-3783. Web: http://www.state.gov/m/ds

Return to the Frontpage