May 27, 2005

Corridos Remix: Nuestra historia celebrada y mezclada

Por Luis Alonso Pérez

“Yo soy el corrido” dice la canción, con la que dió inicio un viaje festivo por las baladas del pueblo, esas que cuentan las historias y leyendas de hombres y mujeres valientes, recordadas por aquellos pobres y oprimidos que no tenían otra manera de contar sus historias más que con sus canciones y sus guitarras.

Pero en esta ocasión los corridos son recordados, re-mezclados y resucitados, en un espectáculo lleno de energía que combina la música, el teatro, la opera y la comedia, escrito y dirigido por Kinan y Luis Valdez, el legendario fundador de la compañía El Teatro Campesino, con más de cuarenta años de experiencia teatral y créditos por la dirección de las películas Zoot Suit y La Bamba.

La historia comienza de la misma forma que los buenos momentos familiares: con un baúl lleno de recuerdos. Sólo que en este caso el baúl pertenecía al Dr. Eduardo Gallo (Luis Valdez), un profesor universitario e investigador, o mejor dicho coleccionista, de grabaciones y letras de corridos. Su colección contenía el material invaluable que había compilado a través de toda una vida

Pero El Maestro –como mejor se le conocía– un hombre entrado en años, buscaba heredar su preciada colección a su recientemente encontrada nieta Jenny (Yvette Gonzalez-Nacer). quien, al ignorar la importancia y riqueza de su herencia, se burla y la desprecia, hasta que su abuelo la hace cambiar de opinión al presentarle y explicarle las grandes joyas del corrido, así como la gran diversidad de estilos que abarca.


Yvette Gonzales-Nacer

Uno por uno fueron presentados los corridos. Un talentoso reparto recreó las grandes historias de los corridos, al mismo tiempo que eran interpretadas, re-mezcladas y transformadas en vivo por una banda dirigida por Fred Lanuza.

Cada corrido, una historia popular de victorias y fracasos; de amores y desamores; de fe y sufrimiento; de grandes vidas y trágicas muertes. Las historias de los esclavos, los enamorados, los pobres, los valientes, los oprimidos. Historias que jamás serán encontradas en los libros de historia. Corridos mexicanos, americanos, asiáticos, africanos, portugueses y franceses, algunos separados, otros unidos, todos remezclados.

Al igual que California, la diversidad de estilos fue lo que lo hizo extraordinario. Desde grandes clásicos anteriores a la revolución como el corrido de Modesta Ayala, hasta los nuevos clásicos como Contrabando y Traición, La Tumba Falsa y La Banda del Carro Rojo.

Se incluyeron diversos tipos de corridos como el blues, con The Ballad of John Henry, el Folk, con el clásico de folk De Bob Dylan Rainy Day Woman y el rock con Carry That Weight de los Beatles. Además se interpretaron baladas de inmigrantes chinos como The Appeal of John Chinaman y de los antiguos esclavos africanos con The Devil Came Down to Georgia, con el deseo de explorar las mezclas culturales, ya que para Luis Valdez “La balada es una forma de expresión universal alrededor del mundo”.

Según el propio Valdez “El reto creativo fue encontrar el hilo dramático que uniera a este viaje musical para transformarlo en una experiencia teatral cohesiva. Desde los Tigres del Norte, hasta los Beatles, la imaginación y el golpe sentimental de la balada continúa evolucionando, reflejando las pasiones e ideas contemporáneas de los amantes, de los héroes y de una humanidad enfurecida”.

Yo soy el corrido, todos somos el corrido. No importa el lugar, el idioma, el color. Siempre que exista la pasión, el dolor, la injusticia o el amor, aquellos olvidados que jamás serán escuchados tendrán una voz.

Return to the Frontpage