May 26, 2000


Acuerdo establece cooperación entre las universidades del estado y el gobernador Davis

OAKLAND-(UC)—El gobernador Gray Davis, la Universidad de California (UC) y el Sistema Estatal de Universidades de California (CSU) han llegado a un acuerdo sobre una nueva colaboración que proveerá fondos para una inversión y responsabilidad continua en los estudios superiores en los próximos años.

Estipulado en varios acuerdos entre la administración Davis y ambas instituciones, dicha colaboración provee incrementos anuales previsibles a la UC y CSU. Asimismo, compromete a ambos sistemas de estudios universitarios a responsabilizarse por ciertos resultados relacionados al desempeño. Estos acuerdos, en vigor inmediatamente, tendrán vigencia por lo menos hasta el año fiscal 2002-03.

"Esta colaboración es una muestra palpable del compromiso del estado a proveer calidad, accesibilidad y responsabilidad en el sistema de estudios superiores en California", dijo el Presidente de la UC, Richard C. Atkinson. "Es un plan que ayudará drásticamente a que la UC cumpla con la obligación que tiene de dar cabida a los miles de nuevos estudiantes que se presentarán a nuestros planteles en los años venideros".

La meta de la colaboración es facilitar a la UC más recursos económicos en los próximos años para ayudar a la universidad a planear para el futuro, invertir en necesidades esenciales y permitir acceso a estudios de postsecundaria, a un costo razonable y de alta calidad, a los 60,000 estudiantes adicionales que se espera se matricularán en la UC para el año 2010. A su vez, la UC se compromete a graduar a estudiantes sin demora, a aumentar las transferencias de estudiantes de colegios comunitarios a planteles de la UC, a ampliar los programas de entrenamiento para maestros, a colaborar continuamente con escuelas desde el kinder hasta preparatoria y a enfocarse en otros objetivos de importancia para el estado.

La legislatura continuará su revisión anual del presupuesto de la UC. Sin embargo, al establecer esta nueva colaboración, la administración Davis muestra su intención de dar un aumento previsible de un 4 por ciento anualmente a la UC en dinero del Fondo General, así como fondos para cubrir el aumento en inscripciones. La UC recibirá además un aumento del 1 por ciento para mantenimiento de instalaciones, equipo y tecnología educativa y bibliotecas, partidas presupuestales donde hay retraso en la distribución de fondos. Recibirá también fondos adicionales únicos para tales prioridades, cuando lo permitan las condiciones fiscales.

La colaboración también proveerá fondos adicionales para beneficios de pensionados, pagos de préstamos relacionados a gastos de capital y para programas nuevos o la ampliación de programas existentes, tales como el desarrollo de centros de estudio fuera de los planteles, aumento en las actividades de apoyo a escuelas primarias, intermedias, secundarias o a programas especiales de investigación. La colaboración incluye $210 millones anuales para necesidades de las instalaciones de la UC, consistentes con la Propuesta 1A que aprobaran los electores, así como fondos para desarrollo de capital al vencerse la Propuesta 1A al final del año escolar 2001-02.

Asimismo, el acuerdo pide un aumento obligatorio en todas las universidades estatales a la cuota estudiantil anual que no sea mayor que el incremento a los ingresos per cápita en California. El gobernador y la legislatura tendrán la opción de "comprar a las universidades" tales aumentos al dar cantidades equivalentes de dinero del Fondo General, como se ha hecho en años recientes. El año en curso es el quinto año consecutivo sin aumento de cuotas en la UC. De hecho, tales cuotas se han visto reducidas en un 10 por ciento para estudiantes residentes y en un 5 por ciento para estudiantes residentes de posgrado.

Por su parte, la UC se compromete a responsabilizarse de los resultados en ciertos objetivos claves, como asegurar que los estudiantes tengan acceso a la universidad bajo el Plan Maestro Estatal de Estudios Superiores, contar con suficientes profesores para poder ofrecer las clases necesarias para graduaciones sin demora, mantener la competitividad de los salarios del cuerpo académico, y aumentar, en más del doble para el año escolar 2002-03, el número de maestros entrenados en la UC.

El acuerdo también exige que la UC continúe la expansión de programas de apoyo para mejorar el desempeño escolar de estudiantes desde el kinder hasta preparatoria, aumentar el número de estudiantes de colegios comunitarios que continúan sus estudios en una universidad, aumentar las colaboraciones regionales con otras instituciones públicas de estudios superiores, usar al máximo sus instalaciones, continuar con el establecimiento de UC Merced, y continuar educando a estudiantes que suplan las necesidades laborales de California, incluyendo un aumento en inscripciones en ingeniería e informática.

La universidad también aumentará sus esfuerzos de investigación para ayudar a que California se mantenga al frente de la economía moderna, incluyendo la creación de los Institutos de California para la Ciencia e Innovación y la expansión del Programa Cooperativo de Investigación entre la Industria y la Universidad.

Además, la colaboración pide que la UC acumule $50 millones en ahorros al presupuesto interno para el año escolar 2002-03, resultante del aumento en uso de tecnología y mejoras en prácticas administrativas. Tales fondos serían dirigidos a las partidas presupuestales que generalmente no tienen suficientes fondos, tales como mantenimiento de instalaciones, equipo y tecnología educativa y bibliotecas.

"Estamos listos y ansiosos de cumplir con nuestras obligaciones, como lo estipula esta colaboración, para mantener programas académicos de alta calidad, aumentar las oportunidades educativas y ayudar a que California se mantenga al frente de la economía global", dijo Atkinson. "Este acuerdo establece parámetros, tanto para el estado como para la universidad, que nos ayudarán a planear cuidadosamente para el futuro".

Un acuerdo similar entre los dos sistemas de estudios universitarios y el gobernador anterior, Pete Wilson, ayudó a estabilizar la distribución de fondos para estudios superiores después de la recesión del principio de la década de los 90. Tanto el estado como los sistemas universitarios cumplieron con sus responsabilidades y cometido.

Regrese a la Portada