May 26, 2000


La Carga Desigual del Cáncer

Por el doctor Elmer E. Huerta

A algunas personas simplemente les incomoda hablar acerca del cáncer.

Un hombre de 65 años de edad al que se le diagnosticó cáncer de la próstata le reveló a su médico que su hermano había sufrido la misma enfermedad. Cuando el médico le pidió detalles sobre el caso del hermano, el paciente le respondió que no sabía. Los dos hermanos jamás habían hablado del tema.

Hablemos sobre el cáncer. Este es un comienzo.

Durante los últimos 25 años hemos aprendido mucho más acerca de esa temible enfermedad de lo que aprendimos en los 100 años previos. Ahora conocemos más acerca de la causa de los diferentes tipos de cáncer. Sabemos más acerca de cómo prevenir, detectar, diagnosticar y tratar la enfermedad, y en muchos casos, sin perjudicar al paciente. La mejor noticia es que el diagnóstico del cáncer ya no es una sentencia automática de muerte. Hoy en día, sobrevivirá más gente diagnosticada con cáncer de la que morirá por ello.

Sin embargo, todavía queda mucho por aprender. Una de las preguntas más intrigantes en esta época de grandes avances cientificos es ésta: ¿por qué el cáncer afecta a las minorías y a las personas que no tienen acceso adecuado a los servicios de salud en mayor proporción que a los blancos?

Algunas disparidades se deben a diferencias culturales, a la aceptación de la prevención y de los exámenes de detección y a la aceptación del tratamiento. Otras, son resultado de barreras socioeconómicas o falta de seguro médico y acceso al tratamiento, que pueden conducir a diagnósticos tardíos y una baja sobrevivencia. Sin embargo, lo que nos interesa es que en los casos de cáncer del colon, seno, pulmón, cuello del útero y próstata, la mayoría de los estudios realizados hasta hoy indica que un tratamiento igual brinda resultado igual sin que la raza sea una influencia.

¿Cómo podemos eliminar estas brechas? ¿Cómo hacer para que la salud de los grupos minoritarios y de los menos favorecidos se nivele con el mejoramiento general de la salud de sus compatriotas americanos?

En un intento por aliviar el creciente peso del cáncer en las minorías y los menos favorecidos, el Instituto Nacional del Cáncer recientemente anunció concesiones federales por 60 millones de dólares para investigadores de 17 instituciones a lo largo del país. El programa se denomina Redes de Poblaciones Especiales para la Investigación, Entrenamiento y Educación sobre el Cáncer. La estrategia consiste en lograr que la gente hable del cáncer; acerca de los estilos de vida sanos que puedan ayudar a prevenirlo; sobre el reconocimiento temprano de las señales de advertencia que pueden hacer la diferencia con la detección temprana y acerca del por qué los grupos étnicos y minoritarios necesitan participar en los estudios clínicos. Es muy importante la inclusión de personas de todos los antecedentes étnicos en los estudios clínicos porque en estos participan miles de personas que están ayudando a determinar cuál terapia para el cáncer puede ser la mejor para todas las personas.

Las Redes incluirán programas comunitarios para establecer programas para el control, prevención, investigación y entrenamiento para las poblaciones minoritarias y menos favorecidas. Las asociaciones alentarán las actividades de educación acerca del cáncer, apoyarán la participación de los grupos minoritarios en los estudios clínicos y animarán y promoverán el desarrollo de investigadores médicos entre los jóvenes pertenecientes a grupos minoritarios.

Pero antes, necesitamos que todos hablemos acerca del cáncer y de las necesidades de información en las comunidades, de manera que todos los americanos nos beneficiemos de los recientes avances en la prevención, detección, diagnóstico y tratamiento del cáncer.

El doctor Elmer E. Huerta es fundador y director del Centro de Detección y Evaluación del Riesgo del Cáncer, en el Washington Hospital Center, en Washington DC. Recientemente el Presidente Clinton designó al doctor Huerta como miembro del Consejo Nacional Asesor sobre el Cáncer para el Instituto Nacional del Cáncer.

Regrese a la Portada