May 25, 2001

Residentes de Barrio Logan Se Indignan Sobre Reporte de la Calidad del Aire

Por Yvette tenBerge

La audiencia de residentes de Barrio Logan se quedan callados mientras Elena Molina acepta el micrófono que le da un miembro de la Environmental Health Coalition (EHC) y se para enfrente de la gente en el auditorio de Memorial Academy, localizado en 2850 Logan Avenue.



Elena Molina speaks to the audience at May 8th meeting.

La noche del martes, Mayo 8, residentes de la comunidad, la mayoría madres con niños de habla hispana, escuchaban muy atentos a la señora Molina describir como ha sido la vida diaria para ella y su familia desde que sus dos hijas de diez y cuatro años de edad, desarrollaron asma y alergias muy severamente. Hablando firmemente, dirige su historia a los cinco miembros de la California Air Resources Board (ARB), quienes han venido para compartir los resultados preliminares de un estudio ambiental de 18-meses del Barrio Logan llamado "Análisis de Tóxicos en el Aire Reunidos en Barrio Logan, California, desde Octubre 1999 hasta Marzo 2000".

Las madres en la audiencia movían sus cabezas afirmativamente entendiendo que lo que la Sra. Molina decía era que su creencia por lo cual sus hijas desarrollaron estas condiciones de salud no eran por herencia, sino debido a tóxicos en el ambiente en que viven.

"Viviendo en esta comunidad, me siento oprimida, y también me siento muy triste. Mi esposo trabaja muy duro, pero aún así la aseguranza no cubre todo. Existen tres o cuatro medicinas que tengo que surtir para mi hija mayor Stephanie, y cuando ella no está en la máquina, la pequeña es la que está en la máquina," dice la Sra. Molina, quien explica que sus hijas tienen asma tan severa que tienen que pasar horas cada día respirando por medio de un rociador.

La voz de la Sra. Molina se quiebra con emoción al recordar una reciente conversacion con Stephanie. Mi hija se me acerca y me dice, `Mami, yo no soy una niña normal'. Cuando le pregunto por qué dice esto, me contesta, `Porque no puedo tener actividades normales y porque la gente no se acerca a mi', dice la Sra. Molina, antes de sacar un puño de medicinas de su bolso y mostrándolas al aire. "Quiero saber quien es responsable de las condiciones en las que vivimos y quién es responsable por lo que les ha pasado a mis hijas, para mandarle todas estas facturas".

El gentío de los miembros de la comunidad y representantes de Environmental Health Coalition, California Air Resources Board, San Diego County Air Pollution Control District, U.S. Environmental Protection Agency, American Lung Association e Industrial Environmental Association aplaudieron a la Sra. Molina al regresar a su asiento. Mientras se pone los audífonos del traductor, disponibles para todos los presentes, Bob Fletcher, el jefe de Planning and Technical Support Division de ARN, anuncia los "resultados iniciales preliminares" del muy esperado estudio.

Mientras que el Sr. Fletcher reporta que, aunque los niveles tóxicos en Barrio Logan son contra la salud, no son más altos que los niveles medidos en Chula Vista y El Cajon, miradas de sorpresa y confusión se ven por todas partes. De acuerdo a estos resultados la calidad del aire en Barrio Logan es muy similar comparado a todo el estado, pero generalmente más bajo a los niveles medidos en el centro de Los Angeles.

El Air Resources Board obtuvo esta declaración con información de un monitor de aire que se implantó en Memorial Academy por un lapso de 18 meses. Aunque el Sr. Fletcher explicó que estos resultados fueron solamente de los primeros seis meses, y que la información recibida de este monitor de la calidad del aire será solo una porción de un estudio más extenso, la reacción de la audiencia fue tan fuerte que un miembro de EHC tuvo que recordarles que el Sr. Fletcher y la ARB son "los muchachos buenos".

Para todos aquellos que están familiarizados con las condiciones ambientales en la comunidad predominantemente Hispana de Barrio Logan, esta reacción no es sorprendente. Figuras recientemente expuestas por EHC, demuestran que aunque las áreas de Barrio Logan y Logan Heights se consideran que sólo son el tres por ciento de la población del Condado de San Diego, 90 por ciento de emisiones de ciertos componentes ocurren dentro de sus fronteras.



San Diego High School students participate in an EHC-sponsored, diesel truck counting survey in Barrio Logan.

En sí, no se habían hecho lecturas de calidad del aire en el Barrio Logan, antes que ARB aceptara conducir el estudio de monitoreo en Memorial Academy, a pesar del hecho que la comunidad está demasiado cerca a industrias grandes que producen, almacenan y emiten químicos y deshechos tóxicos. Algunos de los principales contribuyentes a la contaminación son industrias grandes como astilleros y la Marina, negocios pequeños como el la laminado de cromo, talleres de carrocería, caminos libres como la autopista I-5 y el puente de Coronado, el tráfico pesado de camiones diesel en calles principales como Harbor y Main.

Jerry Martin, un interlocutor de ARB, describe los esfuerzos de ARB en Barrio Logan como contínuos y "enormes" y promete que su obligación para la comunidad es fuerte. "El control tradicional de monitoreo se puede comparar a volar sobre un área a 10,000 pies. Esto le puede decir cosas sobre un area, pero si busca una sola casa no tendrá exito. Queríamos aumentar esa pantalla visual con un monitor local colocado en el área que esperábamos reflejara mejor el problema de contaminación que los residentes experimentan," dijo el Sr. Martin. Siguió explicando que un equipo de 40 personas no solamente monitorearon el aire para este estudio, sino también condujeron una encuesta de puerta en puerta; además de una encuesta en el conteo de camiones diesel e inspeccionaron a más de 200 locales. El tiene la esperanza que un analisis completo del monitor de aire esté disponible en este verano, y que los resultados de este segundo nivel de pruebas estén disponibles para diciembre. Los resultados de cada una de estas pruebas serán sometidas a una computadora modelo en la cual los científicos creen que proyectará un panorama más exacto de la calidad del aire del área.

"Creo que estuvimos un poco sorprendidos de que no encontramos más contaminantes, y a un nivel más alto. Es probable que no sabíamos que buscar, pero esto es una gran experiencia de aprendizaje para nosotros también", comentó el Sr. Martin, refiriéndose a las medidas de la calidad de aire que fueron tomadas de 38 contaminantes tóxicos, como también materia fina en particular. Los contaminantes tóxicos son sustancias conocidas o sospechosas de causar cáncer u otros efectos secundarios serios, mientras que la materia fina particular son pequeñas partículas en el aire que contribuyen a problemas respiratorios.

Mr. Martin admite que los científicos todavía tienen que entender los efectos de multiples contaminantes en el cuerpo humano. "Es como buscar una aguja en el pajar, y es posible que no comprendamos como es esa aguja. Es muy probable de que no sepamos todas las respuestas en diciembre, pero estamos tratando de urgir a la gente a que espere hasta que tengamos toda la informacion antes de formar conclusiones, de algo que puede o no ser problemático."

No hay duda que la magnitud del estudio ARB es un gran paso en la dirección correcta. La Sra. Molina tal vez pueda esperar otros siete meses para confirmar sus sospechas, pero ¿cuántos años tendrá que esperar para que su hija, Stephanie, pueda caminar fuera de su pequeño hogar y respirar profundamente sin tener que depender de un rociador?

Regresar a la Portada