May 23, 2003

Involucrados Tres Regidores de San Diego en Escandaloso Acto de Corrupción

Por Paco Zavala

La ciudad de San Diego se ha visto sacudida y cimbrada hasta sus cimientos debido al escándalo político suscitado por tres de sus regidores, Ralph Inzunza (8avo. Distrito), Michael Lucchet ( 2do. Distrito) y Charles Lewis ( 4to. Distrito), los cuales están involucrados en un supuesto caso de corrupción, al aceptar ayuda económica para sus campañas políticas a cambio de la concesión de canongías a Michael Galardi, propietario de una empresa que maneja bares nudistas en el área de Clairmont, Meza bajo el nombre de “Cheetah’s” , así también como en la ciudad de Las Vegas, en la que existen bares de su propiedad.

El alcalde de San Diego Dick Murphy, dijo que la investigación a la que están sujetos los regidores no paralizará de ninguna manera las funciones de los servicios públicos de la ciudad.

Ahora bien, todo se inició el pasado miércoles 14 de Mayo, cuando agentes del F.B.I. irrumpieron en el décimo piso del edificio de la ciudad, con una orden de cateo para las oficinas del segundo, cuarto y octavo distritos respectivamente.

A partir de este momento todo se convirtió en caos. Los agentes del F.B.I. se apoderaron de las oficinas y del sistema de cómputo y ya nadie pudo entrar y salir libremente.

Los empleados de la ciudad obtuvieron autorización pero sin poder introducir y sacar objetos de los distritos de referencia. Tampoco se admitieron visitas tal como era de esperarse.

Jan Caldwell, agente del F.B.I. dijo que serían muy rápidos en terminar la investigación, porque no deseaban interferir en las actividades diarias de la ciudad, ni entorpecer de manera alguna todo lo concerniente al funcionamiento del cabildo.

Ninguno de los tres regidores han sido detenidos, ni existe orden de aprehensión; únicamente se están investigando.

Si se llegaran a encontrar evidencias que comprueben la denuncia y la participación de los regidores en este ilícito, estos pudieran ser removidos de sus puestos de representación.

Públicamente, Inzunza y Lewis han reconocido que efectivamente recibieron aportaciones de la empresa de Galardi, pero no lo consideran un delito. Zucchet, niega cualquier acusación, pero sí está dispuesto a cooperar en la investigación.

Posiblemente Galardi pensó que con sus aportaciones podría obtener algunos favores preferenciales. Por esta razón el F.B.I. también visitó las oficinas del “Cheetah’s” en San Diego y en Las Vegas y también detuvieron a Galardi por considerarlo una pieza clave en el desarrollo de esta complicación.

Inzunza, es único representante latino y responsable del área sur de la ciudad; en esta zona existe mucha población de descendencia hispana y la noticia ha caído como bomba.

Inzunza, es un político muy fuerte, de mucho peso, porque además de su posición como regidor es hermano del alcalde de National City, Nick Inzunza y es amigo del asambleísta estatal Juan Vargas.

Esta situación le puede traer severos trastornos y consecuencias a su carrera política.

En caso de presentarse cargos formales en contra de los regidores implicados en este caso, un Jurado Federal lo decidirá.

Se ha establecido una Comisión Especial y ésta es la que resolverá si existen evidencias suficientes para iniciar un juicio en contra de los tres regidores.

Se investiga la relación existente entre los regidores y Michael Galardi.

El Jurado Federal determinará si las aportaciones financieras de Galardi a las campañas electorales de los regidores fueron dolosas.

Así también la Comisión intentará establecer si los regidores implicados favorecieron a Michael Galardi en sus negocios.

El Jurado Federal llamó a Jim Madafler, para que aportara datos a esta investigación que realiza el F.B.I. y comentó que: “Todo esto me ha tomado por sorpresa y la verdad no comprendo que esta ocurriendo”.

Desde el día de la intervención de las oficinas de los distritos los regidores se han mantenido al márgen.

La regidora Tony Atkins, fue requerida por el Jurado para que rindiera testimonio y se negó a hacerlo por consejo de su abogado.

El jurado, ha iniciado su propia investigación sobre los hechos que lesionan la ética de estos representantes públicos como responsables del presunto: “Manejo de influencias”.

Se comenta que el resultado de ésta investigación podría durar algunos meses o tal vez más tiempo, pero se cree que no será así por tratarse de un caso muy especial y único.

Parece ser que varios legisladores están implicados en el trato preferencial hacia Galardi, quien es propietario de una cadena de doce bares.

El F.B.I. reconoció que para realizar esta investigación, tuvieron que colocar en lugares estratégicos micrófonos ocultos, los que podrían servir en caso dado como evidencias.

La comunidad se encuentra consternada en todos sus sectores. La comidilla del día es esta noticia.

La imágen de Ralph Inzunza, líder latino, resultará bastante deteriorada con este escándalo, que aunque sea solucionado favorablemente siempre quedará la duda.

Haciendo mención a los escándalos, suscitados en torno a los gobiernos de la ciudad de San Diego y en los que han sido involucrados prominentes personajes, este escándalo del que hoy día nos ocupamos, obtiene el primerísimo lugar, porque en él se relacionan cinco regidores de ocho que tiene la ciudad. De tal manera que la credibilidad de los regidores aunque salgan airosos de este problema, quedará la evidencia. De esta manera San Diego se coloca a la cabeza del escándalo y de la corrupción.

San Diego, la segunda ciudad más grande del estado de California, está hoy día pasando por un mal momento.

Está investigación de acuerdo con información de altas autoridades del F.B.I. tiene un promedio de dos años que se inició y hasta hoy se han tomado las acciones necesarias del caso.

Todos los regidores se han declarado inocentes, aunque en su mayoría reconocen haber recibido donaciones de la empresa en mención, pero sin adquirir compromisos posteriores a su triunfo electoral.

Ahora bien, en un reciente estudio se encontró una irregularidad del regidor Zucchet, al solicitar la revisión del reglamento de bares nudistas ante la Comisión de Seguridad Pública y Servicios a las Colonias a petición de Tom Waddel, empleado de la empresa “Cheetah’s”, este evento aconteció el pasado 30 de abril.

Ralph Inzunza, declaró que no ha realizado actos indebidos como regidor en la ciudad de San Diego. Ralph, no entiende las razones por las que se está llevando a cabo esta investigación.

Por primera ocasión después de cinco días de iniciada la investigación el regidor Inzunza, aparece ante el público.

Ralph Inzunza, declaró ante un gran número de reporteros que se encontraban frente al edificio de gobierno, que ignoraba de que se trataban las averiguaciones que estaban realizando en contra de él y otros dos regidores. Hablando en los dos idiomas inglés y español, Ralph Inzunza, reiteró su inocencia de cualquier acto de corrupción que favorezca a Michael Galardi. Dice Inzunza, que no tiene idea de que se trate la investigación; de lo único que está seguro es de que no ha hecho nada ilegal.

El alcalde de la ciudad Dick Murphy, ha reiterado que la ciudad de San Diego, no se afectará por esta investigación y por los resultados que de la misma resulten.

El pasado lunes el cabildo sesionó, en un ambiente que no era el de costumbre. La sesión se realizó en un ambiente tenso; los regidores se sentían observados y fueron muy cuidadosos al comentar los asuntos y no delatar su nerviosismo.

Los regidores se concentraron en sus labores a pesar de que pesa sobre de ellos una investigación del F.B.I.

El jurado federal encargado del caso también sesionó a puerta cerrada, para determinar cual es el grado de gravedad que lesiona la ética que deben observar en sus funciones los representantes del pueblo.

Se ignora cuales son sus conclusiones, pero todo mundo reconoce que posiblemente alguno de los regidores pueda ser destituído, al comprobarse su colusión en actos de corrupción.

Desde el viernes pasado comenzaron las declaraciones de algunos de los testigos y de posibles implicados, por lo que se presume que quizá en cualquier momento se pueda saber su conclusión.

Ralph Inzunza es apoyado por su hermano Nick Inzunza, alcalde de National City y por Juan Vargas, asambleísta estatal, los que con sus declaraciones pretenden atenuar los efectos negativos de estos acontecimientos, ya que estos cuentan con muchas simpatías en la comunidad latina, aunque un pequeño sector se encuentra en dudas sobre la inocencia de Inzunza.

Existe cautela en los sectores productivos del octavo distrito, siguiendo muy atentamente el curso de las investigaciones de referencia.

Se pretende continuar con los planes establecidos aún a sabiendas de que todo puede cambiar en el octavo distrito si Ralph Inzunza es destituído.

Hace ya una semana en que reina el desconcierto en este distrito, todo debido a esta investigación, ojalá que muy pronto finalice este asunto.

Seguiremos con detenimiento el curso de esta investigación, hasta que concluya, existiendo la posibilidad de que en cualquier momento se informe de alguna versión de conclución.

Return to the Frontpage