May 20, 2005

Días de Fiesta en las Celebraciones de los Días del Estudiante

Por: Paco Zavala

El “tumbaburros” o diccionario no da una definición etimológica sobre el orígen y uso del término “estudiante”, lo único que concretisa es que es una persona que está cursando en una escuela o universidad. En el término que si encontramos una raíz proveniente del latín es en “estudio” =studium-studere= que traducido al español actual quiere decir: aplicarse, esforzarse; de ésta manera podemos deducir que “estudiante” proviene de una aplicación derivada de la pa-labra estudio.

Así los estudiantes son o fuímos personas que nos dedicamos al estudio con aplicación y con esfuerzo, ésta oración se escucha muy hermosa, ojalá así fuera en la práctica, lamentablemente no es así.

De acuerdo con las estadísticas es un gran porcentaje el factor diferencial que pone en desventaja al estudiante mexicano con estudiantes de otros países. Ejemplo: los estudiantes coreanos tienen una cobertura anual de dos mil horas-estudio aproximadamente, los canadienses, australianos, estadounidenses, japoneses y de otros paíes europeos y del mundo redondean más o menos sobre la misma cobertura, mientras que el estudiante mexicano no llega a cubrir 900 horas-estudio al año, éstos factores nos dan una idea de la distancia abismal que existe entre los estudiantes mexicanos y de otros países.

De ésta manera, ¿cuándo dejaremos de ser pobres y de poder soslayar la problemática del crecimiento y desarrollo sustentable, sobre una base de aprovechamiento en las aulas y en el estudio?... Nunca, mientras las cosas no tengan un giro de 180 grados y ésta situación cambie radicalmente.

Razones que proporcionan ésta desventaja son: la falta de presupuesto, la falta de aulas y de maestros con vocación, los sindicatos de maestros, los días festivos nacionales y no nacionales, conquistas sindicales de horas de asueto o descanso, faltas injustificadas de los maestros y sumamos además la celebración del día del niño, día del estudiante técnico, día del estudiante universitario y día del estudiante de secundaria, los periodos vacacionales de semana santa, navidad y las vacaciones largas de fin de cursos.

Por eso en México se dice que quieren disolver todo lo que huela a sindicato, porque más que hacer bien, hacen mal.

¿Por qué tantas celebraciones?, porque allá por los años cincuentas-sesentas aproximadamente, las celebraciones del día del estudiante eran unas fenomenales broncas entre estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México y el Instituto Politécnico Nacional, que optaron por separar las celebraciones, pero creo que se excedieron, son muchos días que los muchachos estudiantes pierden de estudiar por dedicarse a la pachanga y a las celebra-ciones, con la contemplación y el beneplácito de padres de familia y de maestros.

En éste mes de mayo se celebran el 17, el Día del Estudiante Técnico, el próximo 23 de mayo, el Día del Estudiante Universitario y el 28 de mayo Día del Estudiante Secundario, sin sumar el pasado 30 de abril en que se celebró El Día del Niño.

La verdad, si deseamos y estamos de acuerdo en que hay que descansar y de disfrutar del tiempo y de la vida, pero sin lesionar los propios intereses y los de otros, todos estos días festivos, asueto y éstas celebraciones se pueden ajustar y celebrarlos en los días de asueto normal y cambiarlos para los sábados o domingos.

Ojalá, que se realice éste cambio para que los muchachos estudiantes aprovechen mejor el tiempo estudiando y se pueda superar ésta distancia existente entre el trabajo, estudio y aprovechamiento de estudiantes mexicanos con estudiantes de otros países del orbe y un día no muy lejano se pueda remontar y sortear la distancia existente de mejoramiento.

La fuerza, el poder y la influencia del sector estudiantil a través de la historia de México, ha sido demostrada infinidad de veces. Ya en 1892, los hermanos Flores Magón, Ricardo, Jesús y Enrique, participaron en las manifestaciones estudiantiles que se organizaron para protestar en contra de la reelección de Don Porfirio Díaz.

También el sector estudiantil ha sufrido la represión del sector gubernamental. Casos concretos y latentes: la masacre del 2 de octubre de 1968 que no se olvida, ni se olvidará jamás; la matanza del 10 de junio de 1971, es otra cicatríz que tampoco olvidará, tanto el sector estudiantil como el pueblo de México.

El perfil adecuado encaminado hacia la búsqueda de la perfección del estudiante mexicano debía ser: dinámico, responsable, cumplidor del deber, crítico, estudioso, entusiasta, creativo, sociable, investigador, observador, respetuoso de la ley, con espiritú de servicio social y un gran ser humano.

Ojalá, los aspectos que persigue éste perfil algún día no muy lejano se hagan realidad, por el bien del mismo sector estudiantil y de México mismo. ¡Muchas felicidades muchachos!

Return to the Frontpage