May 20, 2005

Corridos Sin Fronteras

Por Teâchcâuh îhuân Tçiccâuh Âmçyaltzitzin

“The clothes make the man” (la ropa hace al hombre), un dicho americano muy conocido. También existe otro dicho de origen americano e igual de conocido que lo contradice «the clothes don’t make the man» (la ropa no hace al hombre). Cualquiera que sea el caso, la ropa, por ser lo que cada quien escoge para cubrir su cuerpo, se considera clave en la definición del individuo.


El Profesor Daniel Alberto Pozos y Garay

La gran mayoría de las personas que nos encontramos en la calle no la llegamos a conocer más allá de la simple vista. Y al ver a aquella persona desconocida, lo primero que notamos es su ropa y por no quedarnos más, inmediatamente formulamos ideas en nuestras mentes acerca de la persona basadas en su vestuario. En unos casos las ideas que nos vienen a la mente respecto a una persona desconocida son tan positivas que nos detenemos a platicar con aquella persona. También sucede lo contrario y hasta le sacamos la vuelta a aquella persona que nos causa mal aspecto con su manera de vestir.

Definitivamente, la ropa no nada más sirve para cubrir y proteger nuestros cuerpos contra los elementos ambientales sino que también sirve para señalar posibles amigos y hasta enemigos. La edad, nacionalidad, valores, creencias, posición social, etc., todas éstas son cosas que nuestra ropa connota en los ojos de los demás. Teniendo todo esto en mente no es ninguna sorpresa que el museo de La Sociedad Histórica de San Diego haya mandado pedir los trajes de las leyendas mexicanas, padre e hijo, Chalino y Adán Sánchez para adornar su actual exhibición «Corridos Sin Fronteras: La Tradición del Corrido en el Nuevo Mundo».

“Corridos Sin Fronteras”, es una exhibición ambulante montada por el Instituto Smithsonian cuya trayectoria desde hace tres años ha recorrido varios estados y ciudades estadounidenses hasta concluir aquí en San Diego, California a fines de este año.

La exhibición reúne los nombres más destacados dentro del mundo de el corrido desde sus inicios en México hace cinco siglos hasta la actualidad incluyendo los más famosos del corrido contemporáneo tales como Los Tigres del Norte, La Familia Rivera y por supuesto Chalino y Adán Sanchez. Estos dos últimos hacen de la gira de Corridos Sin Fronteras una exhibición única ya que es la primera vez que se incluyen trajes de dichos artistas en esta exhibición.

Según el docente oficial de la exhibición aquí en San Diego, el universitario y profesor de lenguas Daniel Alberto Pozos y Garay, la exhibición sería incompleta sin hacer mención de las contribuciones de los Sánchez al corrido contemporáneo. El profesor Pozos actualmente finaliza su maestría en Historia Chicana en La Universidad de San Diego cuya tesis es precisamente la historia del corrido mexicano. “Sí, yo he estado siguiendo muy de cerca esta exhibición desde que empezó hace tres años” explicó el profesor Pozos y Garay. “De hecho, tuve la oportunidad de ver la exhibición en Nuevo México y Texas antes de que llegara a San Diego y la verdad se me hacía tarde que llegara a San Diego para prestar mis conocimientos y ayudar en lo que fuera”.

Amantes de los corridos antiguos y clásicos y contemporáneos también quedarán maravillados con la exhibición Corridos Sin Fronteras. El corrido mexicano, tradición oral mexicana, según los investigadores, tuvo sus inicios en el siglo dieciséis con la invasión española de México. Fue cuando la versificación española, sobretodo «el romance», se mezcló con la versificación autóctona mexicana resultando en lo que hoy se conoce como el corrido.

Los corridos, sencillamente son el periódico hablado del pueblo mexicano cuyos versos narran historias de gran alegría y tristeza muy a la mexicana, divulgando hazañas de personajes y lugares históricos pero no-oficiales; encarnado así la voz del mexicano pobre y humilde pero muy ingenioso y perseverante ante la opresión y la injusticia.

Los corridos más antiguos que han perdurado hasta nuestros tiempos remontan al siglo diecinueve. Pero por ser narrativos del pueblo mexicano oprimido, mestizo (pero más indígena que español) no ha habido mucha indagación académica al respecto lo que hoy en día es causa de especulación y discusión entre historiadores quienes muchas veces han malinterpretado al corrido y su orígen. Frecuentemente, los eruditos resultan ser quienes menos comprenden el corrido.

El profesor Pozos y Garay explicó, “a nivel académico, muchos investigadores han catalogado al corrido como poesía pero están equivocados. Un corrido no es un poema; es una historia del pueblo mexicano que se narra con el propósito de cundirla por todas partes porque los pobres y sus historias son vistos con indiferencia por los medios convencionales de comunicación. Aquí no hay tropo como en la poesía. Si los cantautores de los corridos se valen de la rima, es más para ayudar en la memorización y divulgación del corrido y no por jugar con el lenguaje como se hace con la poesía”.

La tecnología y la industria disquera que generó, se encargó de convertir a los corridos—humilde tradición oral mexicana—en súper éxitos cuya popularidad ha sido fundamental en establecer a la música regional mexicana como la más vendida mundial-mente de la música en lengua española de la actualidad. Mientras más geniales sus rimas y más bailables sus pistas, más memorable se vuelve el corrido y mientras más memorable más exitoso se vuelve el cantautor del corrido también. Pero ninguno más memorable que Chalino y Adán Sanchez.

Rosalino “Chalino” Sánchez se conoce como “El padre del corrido contemporáneo” y aunque su vida le fue quitada por asesinos a la corta edad de treinta y un años, eso no le impidió grabar dieciocho álbumes, cada uno de ellos un éxito rotundo. Además de interpretar temas clásicos del género norteño mexicano tales como “Alma Enamorada”, “Las Nieves de Enero”, y “Nocturno a Rosario” también compuso corridos originales, “El Corrido de El Quitillo”, “El Corrido de El Monano” y “Chuy Luna” entre los más afamados.

Su voz y estilo únicos cautivaron al pueblo mexicano en ambos lados de la frontera. Pero además de su música que galvanizó al género norteño e inspiró a millones de seguidores e imitadores, su presencia, su atuendo norteño, reavivaron el orgullo mexicano y la canción tradicional mexicana de tal manera que miles de mexicanos, la gran mayoría de ellos chicanos de las segundas y hasta terceras generaciones, decidieron vestir botas y tejanas como su ídolo Chalino.

Adán Sánchez, hijo primogénito y único hijo varón de Chalino también vivió la fama de su padre en carne propia no nada más por ser hijo del legendario Chalino Sánchez sino también por su propia cuenta como cantautor de corridos e interprete de música norteña mexicana. A los diecinueve años de edad ya contaba con ocho álbumes, fruto de una carrera musical iniciada a los diez años de edad. Sus fanáticos y admiradoras eran más y más cada día conforme él crecía y maduraba artísticamente y como persona también.

Aunque Adán optó no imitar a su padre—quizás porque ya estaba saturado el mercado con imitaciones de Chalino—su voz y estilo único pronto se impusieron a seguidores de su padre, sobretodo a las mujeres quienes miraban en él un joven muy guapo y amable. Corridos originales como “La Corona de mi Padre” y reinterpreta-ciones de norteñas clásicas como “Nadie es Eterno” y “Prenda del Alma” (éxito que también grabó su padre), y norteñas originales como “Me Cansé de Morir por tu Amor”, y “Bésame Morenita”, (aún se encuentran entre las listas de canciones más pedidas en la radio ha un año de su desa-parición) lo consolidaron como auténtico artista, único y talentoso.

Desgraciadamente, al igual que su padre, también nos fue arrebatado Adán a causa de una muerte trágica: un terrible accidente automovilístico en el sur de Sinaloa (no muy lejos de donde murió su padre) mientras andaba de gira promocionando su álbum más reciente por México. Al sepelio de Adán en la ciudad de Los Ángeles asistieron miles de sus admiradores pero sobretodo miles de jóvenes mexicanos/chicanos que él supo ganarse con su carisma y sencillez como persona orgullosa no sólo del legado de su padre sino también de sus raíces y cultura mexicanas que él llegó a simbolizar entre la juventud.

Volviendo al tema de la ropa y su papel en la definición de la persona, los admiradores de Chalino y Adán Sánchez reconocerán a los trajes en exhibición en el museo de La Sociedad Histórica de San Diego como aquellos que lucieron en las portadas de sus álbumes “Adiós a Chalino” y “La Flor de Dalia” (respectivamente). Estas mismas botas, tejanas y trajes norteños que ellos vistieron en sus apogeos estarán en exhibición hasta la conclusión de la exhibición a inicios de septiembre de este año.

También se exhiben otros vestuarios famosos de otras leyendas artísticas influyentes en el ámbito de el corrido como Los Tigres del Norte y Lydia Mendoza entre otros, pero sin duda alguna, los vestuarios de Chalino y Adán Sánchez son los que se llevan la mayoría de las admiraciones y aunque no recibieron la misma aclamación de los medios de comunicación que sus semejantes Los Tigres del Norte, Los Tucanes de Tijuana, etc., Chalino y Adán Sánchez siempre gozarán de la aclamación del pueblo mexicano, cosa que les interesaba más que nada.

La exhibición “Corridos Sin Fronteras: La Tradición del Corrido en el Nuevo Mundo” del Instituto Smithsonian, estará en el Museo de la Sociedad Histórica de San Diego hasta el cinco de septiembre de 2005, Casa de Balboa, 1649 El Prado, Balboa Park, San Diego, CA 92101; abierto todos los días de las 10:00 horas hasta las 17:00 horas. Para mayores informes llame al (619) 232-6203 o visite las siguientes páginas Internet www.corridos.org y www.sandiegohistory.org.

Return to the Frontpage