May 19, 2000


Hispanic Radio Network/La Red Hispana
LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Consuelo Luz

...Y Justicia Para Algunos

Supongamos que tu hijo de 14 años en busca de su identidad, probando su valentía ante sus amigos, o simplemente manifestando la tendencia hacia la travesura de esa edad tan volátil, escribe su nombre en una vereda de concreto fresco. Lo ve un policía y lo arresta. Tu hijo es encontrado culpable de una felonía y condenado a un año en prisión. Porque es hispano, usa pantalones sueltos y ropa de cierto color, igual que dos de sus amigos, usa lenguaje de jerga y tiene una cadena de oro: la policia, lo tacha como miembro de una pandilla. Aunque es menor de edad, su record no es sellado y futuros empleadores y escuelas se podrán informar y crear prejuicios a base de este récord juvenil. Si es detenido otra vez a los 16 años podría recibir una sentencia de vida en una prisión de adultos o hasta la pena de muerte por ciertos crímenes.

En California la Proposición 21 que acaba de pasar hará posible este escenario, haciendo más fácil enjuiciar a niños como adultos e imponiendo castigos más fuertes para crímenes juveniles menos serios. Por ejemplo, la destrucción de propiedad valuada en $400 (como la vereda de concreto) será considerada una felonía (antes, el valor tenía que ser de más de $50,000).

En Florida, donde han estado experimentando con una justicia juvenil más dura, el récord muestra que los jóvenes que son trasladados a la corte adulta tienen tres veces más probabilidad de cometer otros crímenes, que los que son enjuiciados en la corte juvenil.

¿Y, quienes son estos jóvenes? La respuesta es asombrosa. El Consejo Nacional de Crimen y Delincuencia acaba de publicar los resultados de un estudio extenso sobre el sistema judicial juvenil. Comisionado por "Building Blocks for Youth", un proyecto nacional, el reporte afirma que los jóvenes de grupos minoritarios están injustamente sobre-representadas en la población presidiaria.

Los jóvenes que pertenecen a alguna minoría corren más riesgo de ser detenidos, de ser enjuiciados como adultos y de ir a la cárcel que jóvenes de la raza blanca que cometen el mismo tipo de crímenes. Entre jóvenes blancos y jóvenes minoritarios acusados de las mismas ofensas, los jóvenes hispanos son encarcelados tres veces más que los blancos. Y para los jóvenes acusados de crímenes violentos, el promedio de tiempo en la cárcel también parece depender de su raza. Para los blancos es 193 días, para negros 254 y para hispanos 305.

La probabilidad de que un joven sufra violaciones sexuales es cinco veces mayor que la de un joven que esté en una institución juvenil; así mismo es dos veces mayor la probabilidad de que sea golpeado por los guardias; es también más propenso a sufrir un ataque armado, y a suicidarse. Al ser encarcelados, un niño tiene mayores probabilidades de convertirse en criminal de carrera que en un ciudadano productivo.

No es sorpresa entonces que La Conferencia de Liderazgo sobre los Derechos Civiles acaba de publicar un estudio declarando que "...el tratamiento de las minorías en el sistema de justicia criminal es la crisis más profunda que Estados Unidos enfrenta en este nuevo siglo..."

A pesar de que el crimen juvenil y el crimen violento han disminuído en años recientes, legisladores a través del país están apoyando leyes que invocan más castigos y menos rehabilitación. Aunque estudios extensos han probado que programas comunitarios de tratamiento y rehabilitación para jóvenes delincuentes son efectivos para prevenir el crimen juvenil y son la forma más económica de luchar contra el crimen, el énfasis sigue en el castigo. Más prisiones, sentencias más largas, condiciones peligrosas e injustas en prisiones que continúan mayormente ocupadas por africano-americanos, hispanos, nativos estadounidenses y asiáticos.

Entonces, ¿Quién se beneficia? Las Leyes estatales ofrecen beneficios económicos a las compañías que emplean a prisioneros. Esto quiere decir más prisiones, más mano de obra barata. La privatización de las prisiones ofrece grandes lucros a compañías privadas. Esto quiere decir, más prisiones y más ganancias. Los mitos racistas sobre el crimen benefician a los políticos que se aprovechan de temores racistas para sembrar más miedo y más represión.

La Conferencia de Liderazgo Sobre Derechos Civiles tiene una serie de recomendaciones que incluyen reformas de leyes judiciales; entrenamiento para policías y otros trabajadores en el sistema judicial; más diversidad racial en el personal; suspensión de la pena de muerte; rechazo del traslado de jóvenes a las cortes adultas; mejora de la calidad de ayuda legal a indigentes; más programas de tratamiento, educación y prevención y más investigación y esfuerzos para disminuir la demanda de drogas.

El injusto ciclo que lleva hacia la ruina la vida de nuestros jóvenes sólo podrá evitarse, primero, con la concientización del público sobre la presente injusticia y segundo, con un gran esfuerzo para reformar el sistema, para que cumpla lo que promete la constitución de este país: "justicia para todos".

Para informarte sobre tus derechos civiles o sobre cómo luchar para un sistema judicial justo llama a la Red Hispana al 1-800 SURADIO, 1-800-787-2346.

Regrese a la Portada